El Oba­mi­ta de Ke­nia jue­ga y quie­re ser mé­di­co

“Oba­ma es un hé­roe en su país y en el nues­tro. Quie­ro que mi hi­jo ten­ga ese mis­mo es­pí­ri­tu. Por eso de­ci­dí lla­mar­lo así”, di­ce el pa­dre del chi­co de 8 años.

La Nueva - - SOCIEDAD. - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

LE DI­CEN “MR. PRE­SI­DENT”

En el pe­que­ño pue­blo de Nyang'oma Ko­ge­lo (Ke­nia), per­di­do en me­dio de las ver­des co­li­nas que ro­dean el la­go Vic­to­ria, hay un ni­ño que so­bre­sa­le por en­ci­ma de los de­más. No por su cu­rrí­cu­lum aca­dé­mi­co ni por su fí­si­co, pues só­lo tie­ne 8 años, sino por su nom­bre: Ba­rack Oba­ma Okoth.

Su nom­bre, mu­cho me­nos ha­bi­tual de lo que ca­bría es­pe­rar en la al­dea na­tal del pa­dre del ac­tual pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, le da una sin­gu­la­ri­dad ar­ti­fi­cial que se ba­sa más en el de­seo pa­terno de in­fun­dir­le am­bi­ción que en una dis­tin­ción real, pues Ba­rack es un ni­ño co­rrien­te en to­dos los sen­ti­dos.

"Oba­ma -que el pró­xi­mo fin de se­ma­na vi­si­ta Ke­niaes un hé­roe en su país y en el nues­tro. Quie­ro que mi hi­jo ten­ga ese mis­mo es­pí­ri­tu pa­ra que en el fu­tu­ro sea un hé­roe. Por eso de­ci­dí lla­mar­lo Ba­rack Oba­ma", ex­pli­ca Ed­win Okoth, un pa­dre de fa­mi­lia con 2 es­po­sas y 9 hi­jos.

"Mr. pre­si­dent", co­mo le apo­dan al­gu­nos en ca­sa y en la es­cue­la en una mez­cla de re­ve­ren­cia y bur­la ca­ri­ño­sa, an­da siem­pre con el ce­ño me­dio frun­ci­do, aun­que pa­re­ce más una ex­pre­sión in­vo­lun­ta­ria que in­va­de su ca­ra cuan­do ana­li­za lo que ocu- rre a su al­re­de­dor que una mues­tra real de en­fa­do.

Sin ser del to­do cons­cien­te de por­qué sus­ci­ta tan­to in­te­rés que com­par­ta nom­bre con uno de los hom­bres más po­de­ro­sos del pla­ne­ta, Ba­rack Oba­ma Okoth es­tá in­có­mo­do y re­sig­na­do a par­tes igua­les an­te las cá­ma­ras y la pre­gun­tas un tan­to ab­sur­das de los pe­rio­dis­tas.

-¿Qué que­rés ser cuan­do seas gran­de?

-Mé­di­co -res­pon­de Oba­ma.

Con­tes­ta con una voz ca­si inau­di­ble tras la ines­ti­ma­ble ayu­da de su pa­dre, que lo ani­ma a su­pe­rar la ti­mi­dez con un ca­ri­ño­so cho­que de hom­bros.

En la es­cue­la pri­ma­ria Se­na­dor Oba­ma es­tán acos­tum­bra­dos a las vi­si­tas de la prensa y se pres­tan a se­guir el jue­go por­que son gen­te hos­pi­ta­la­ria.

"Aquí siem­pre son bien­ve­ni­dos, pe­ro te­nés que es­pe- rar al re­creo, si no los chi­cos se des­con­tro­lan de­ma­sia­do", di­ce el di­rec­tor del cen­tro, Ma­nas­seh Oyu­cho.

Tras el re­creo, Oba­ma Okoth se sien­ta jun­to a 2 com­pa­ñe­ros, uno de los cua­les es el otro Oba­ma que hay en la es­cue­la, y se dis­po­nen a re­to­mar la cla­se. In­glés, sua­ji­li y ma­te­má­ti­cas ocu­pa­rán el res­to de su día an­tes de vol­ver a ca­sa, don­de lo espera una de sus gran­des pa­sio­nes: ayu­dar a su pa­dre en el cam­po.

El pe­que­ño Oba­ma, que só­lo pien­sa en ju­gar con sus ami­gos y en re­gar las ver­du­ras del huer­to, siem­pre ten­drá un nom­bre que to­do el mun­do re­cor­da­rá y po­drá con­tar un sin­fín de his­to­rias.

A pe­sar de la su­pers­ti­ción ge­ne­ra­li­za­da que vin­cu­la el fa­mo­so nom­bre del chi­co con un bri­llan­te por­ve­nir, por aho­ra los Okoth a du­ras pe­nas pue­den cos­tear la educación de sus 9 hi­jos, por lo que pa­re­ce im­pen­sa­ble que al­gún día pue­dan pa­gar los mi­llo­nes de che­li­nes que cues­ta la ca­rre­ra de me­di­ci­na.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Ba­rack Oba­ma Okoth se re­sig­na an­te las cá­ma­ras y las pre­gun­tas un tan­to ab­sur­das de los pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.