Vi­vos, un co­le­gio, un par­que y... los muer­tos

Un ce­men­te­rio con ras­gos par­ti­cu­la­res fun­cio­na­ba has­ta ha­ce días en la pro­vin­cia pe­rua­na del Ca­llao.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

To­dos los días al sa­lir de ca­sa, Ma­nuel Gar­cía se to­pa en su puer­ta con el mis­mo pai­sa­je: una pa­red de ni­chos, tum­bas pro­fa­na­das y mos­cas al­re­de­dor de un en­tie­rro fres­co. Vi­ve jun­to al cen­te­na­rio ce­men­te­rio San­ta Ro­sa, en una zo­na po­bre cer­ca de Li­ma.

El cam­po­san­to, que fun­cio­na irre­gu­lar­men­te des­de ha­ce más de un si­glo, se ubi­ca en la pro­vin­cia del Ca­llao, co­lin­dan­te con la ca­pi­tal pe­rua­na, en­tre 2 asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, y es­tá mi­me­ti­za­do con las pre­ca­rias ca­sas y edi­fi­cios del lu­gar. Allí vi­ven 2.000 fa­mi­lias que tie­nen a es­te ce­men­te­rio de 27.000 me­tros cua­dra­dos com­par­tien­do es­pa­cios con un co­le­gio y un par­que don­de jue­gan los ni­ños en las tar­des.

Con­si­de­ra­do co­mo un pe­li­gro pa­ra la sa­lud pú­bli­ca, la mu­ni­ci­pa­li­dad del Ca­llao aca­ba de clau­su­rar­lo. Pe­ro el al­cal­de aho­ra no sa­be qué ha­cer con las 20.000 tum­bas que al­ber­ga el ce­men­te­rio, y tam­po­co tie­ne el pre­su­pues­to pa­ra cer­car­lo y evi­tar nue­vos se­pe­lios.

"Es una ame­na­za pa­ra la sa­lud pú­bli­ca y las per­so­nas co­rren ries­go de una epi­de­mia", sos­tie­ne Al­do La­ma, di­rec­tor Re­gio­nal de Sa­lud del Ca­llao, or­ga­nis­mo que en 1998 or­de­nó el cie­rre del San­ta Ro­sa por no cum­plir con las con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad y se­gu­ri­dad. 17 años des­pués, le hi­cie­ron ca­so.

Pe­ro la po­bla­ción ya se acos­tum­bró a to­par­se con las tum­bas a dia­rio. Se las en­cuen­tran al ir a com­prar el pan, al sa­lir a to­mar el óm­ni­bus pa­ra el tra­ba­jo, al ir a co- le­gio. La tum­ba de Ze­no­bio Zea, por ejem­plo, fa­lle­ci­do el 26 de enero de 1979, es­tá en me­dio de las es­ca­le­ras de ac­ce­so al asen­ta­mien­to de los vi­vos.

Mien­tras al­gu­nos en la cos­te­ña Li­ma, de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, tie­nen ca­sas con vis­ta al mar, la ven­ta­na de Ma­nuel da a los ni­chos. Lle­va dos años vi­vien­do a cin­co me­tros del ce­men­te­rio ile­gal.

"No te­ne­mos mie­do, pe­ro aún no nos acos­tum­bra­mos al fuer­te olor ni a las mos­qui­tos que se me­ten has­ta la co­ci­na", di­jo a la AFP.

"Trafican con los muer­tos, los ven­den a las uni­ver­si­da­des", di­ce una ven­de­do­ra de go­lo­si­nas de los al­re­de­do­res.

"No me pre­gun­tes mi nom­bre, acá na­die pue­de ha­blar, to­dos tie­nen mie­do a los al­ba­ñi­les (que fa­bri­can las tum­bas) y se­pul­tu­re­ros", agre­ga, mi­ran­do te­me­ro­sa a uno y otro la­do.

Los pa­be­llo­nes son de has­ta 10 pi­sos y pa­re­cen ca­jo­ne­ras gi­gan­tes o in­men­sos pa­na­les cua­dra­dos. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Des­de 1912. El ce­men­te­rio na­ció en 1912 en el ce­rro La Regla. Con el cre­ci­mien­to de la ciu­dad, los te­rre­nos bal­díos de sus al­re­de­do­res co­men­za­ron a ser in­va­di­dos de for­ma des­or­de­na­da. Una in­mo­bi­lia­ria ami­ga. Pa­ra los fa­mi­lia­res de los se­pul­ta­dos, es el úl­ti­mo des­can­so de los po­bres. En un ce­men­te­rio pri­va­do una se­pul­tu­ra cues­ta has­ta 5.000 dó­la­res, mien­tras que en los mu­ni­ci­pa­les el cos­to pue­de lle­gar a 1.000 dó­la­res. En el San­ta Ro­sa ha­bría una su­pues­ta in­mo­bi­lia­ria le­van­ta los ni­chos por has­ta 250 dó­la­res.

ARCHIVO LA NUE­VA.

La po­bla­ción de la pro­vin­cia pe­rua­na del Ca­llao se acos­tum­bró a to­par­se con las tum­bas a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.