Las vai­ve­nes del dó­lar fre­nan el le­ve re­pun­te del mercado in­mo­bi­lia­rio en Bahía

IN­FOR­ME ES­PE­CIAL

La Nueva - - PORTADA - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Tras me­ses de es­tan­ca­mien­to, las ope­ra­cio­nes de in­mue­bles en la ciu­dad ha­bían co­men­za­do a mo­ver­se en ma­yo y ju­nio pa­sa­dos. Sin em­bar­go, los úl­ti­mos sal­tos de la di­vi­sa vol­vie­ron a con­ge­lar un sec­tor cla­ve de la economía bahien­se.

LA ECONOMÍA DE LA CIU­DAD An­tes es­ta­ble, aho­ra ines­ta­ble, las os­ci­la­cio­nes en el bi­lle­te ver­de sue­len pa­ra­li­zar o apun­ta­lar la com­pra-ven­ta de in­mue­bles. Y si bien al­gu­nos ope­ra­do­res ase­gu­ran que se ha vuel­to me­nos “do­lar-de­pen­dien­te” en com­pa­ra­ción con otros años, la fal­ta de pre­vi­si­bi­li­dad en la co­ti­za­ción a fu­tu­ro de la di­vi­sa otra vez hi­zo re­tro­ce­der al in­ci­pien­te re­ver­de­cer que vi­vió, el bi­mes­tre pa­sa­do, el mercado in­mo­bi­lia­rio de la ciu­dad.

Así, la in­cer­ti­dum­bre con re­la­ción a la co­ti­za­ción a fu­tu­ro del dó­lar li­bre o “blue”, que vol­vió a la zo­na de los 15 pe­sos en los úl­ti­mos días, re­tra­só las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias aún no con­cer­ta­das.

El da­to to­ma re­le­van­cia en vir­tud de que se pro­du­jo en un con­tex­to de tí­mi­do, pe­ro es­pe­ran­za­dor re­pun­te, en el lap­so ma­yo-ju­nio pa­ra el mercado in­mo­bi­lia­rio bahien­se, tal co­mo se ase­gu­ró en un in­for­me el Cen­tro Re­gio­nal de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de Bahía Blan­ca-Ar­gen­ti­na (CREEBBA).

Tex­tual

Ha­ce so­lo un mes el CREEBBA de­cía: “Si bien el re­pun­te (ma­yo-ju­nio) de las transac­cio­nes de com­pra y ven­ta de vi­vien­das de­be ser con­tex­tua­li­za­do y re­la­ti­vi­za­do, te­nien­do en cuen­ta el ba­jo ni­vel de ac­ti­vi­dad que ca­rac­te­ri­za a la pla­za in­mo­bi­lia­ria en los úl­ti­mos años, re­pre­sen­ta un as­pec­to alen­ta­dor den­tro de la co­yun­tu­ra ge­ne­ral que va­le la pe­na des­ta­car. Se­gún al­gu­nos ana­lis­tas el le­ve re­tro­ce­so en el dó­lar a co­mien­zos del pe­río­do – que lue­go se re­vir­tió- y una ma­yor fa­ci­li­dad de ac­ce­so a él me­jo­ra­ron en cier­to mo­do las ex­pec­ta­ti­vas y pu­die­ron alen­tar el cie­rre de ope­ra­cio­nes en tra­ta­ti­vas”.

Es­to se di­jo en el In­for­me Eco­nó­mi­co Re­gio­nal (IER) nú­me­ro 71 que ela­bo­ró ese cen­tro de es­tu­dios.

Sin em­bar­go, el ai­re fres­co que en­tu­sias­mó a mu­chos agen­tes bahien­ses se trans- for­mó en vien­to de fren­te, tra­yen­do de nue­vo una pa­ra­li­za­ción no só­lo de las ven­tas, sino tam­bién de las con­sul­tas.

“To­tal­men­te ame­se­ta­do. Has­ta ju­nio nos en­tu­sias­ma­mos mu­cho con el nú­me­ro de ope­ra­cio­nes con­cer­ta­das, pe­ro aho­ra, ni si­quie­ra hay con­sul­tas”, ad­mi­tió el ti­tu­lar de Do­ria-Ro­drí­guez Hur­ta­do Ne­go­cios In­mo­bi­lia­rios, Er­nes­to Do­ria.

Pa­ra uno de los ti­tu­la­res del news­let­ter Re­por­te In­mo­bi­lia­rio, Jo­sé Ro­za­dos, el im­pac­to de las vo­la­ti­li­dad en los pre­cios de la di­vi­sa en el mercado li­bre afec­tan, so­bre to­do, a aque­llas ope­ra­cio­nes aún no ce­rra­das.

“A pe­sar de que en el lar­go pla­zo, la suba en el va­lor del me­tro cua­dra­do su­peró am­plia­men­te a los de la di­vi­sa de EE.UU., los rui­dos con el dó­lar mo­les­tan, por­que si bien es­tá de­mos­tra­do que las pro­pie­da­des con­ser­van los aho­rros, na­die quie­re pa­gar de más”, ma­ni­fes­tó Ro­za­dos.

Has­ta ju­nio ha­bía en­tu­sias­mo por el al­to nú­me­ro de ope­ra­cio­nes con­cer­ta­das, pe­ro aho­ra ni si­quie­ra hay con­sul­tas en el mercado in­mo­bi­lia­rio, co­mo con­se­cuen­cia de los vai­ve­nes del dó­lar".

ARCHIVO LA NUE­VA.

La in­ver­sión

in­mo­bi­lia­ria le vie­ne ga­nan­do al dó­lar; sin em­bar­go, son po­cos los que hoy por hoy se arries­gan a ope­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.