Asal­ta­do, gol­pea­do y que­ma­do fren­te a la je­fa­tu­ra de po­li­cía

Vio­len­to asal­to a un ma­tri­mo­nio en su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do fren­te a la Je­fa­tu­ra De­par­ta­men­tal de Po­li­cía. La víc­ti­ma fue tras­la­da­da a un hos­pi­tal pa­ra ser aten­di­da de las le­sio­nes que le pro­vo­ca­ron con una plan­cha.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

EN UNA CA­SA DE ALEM AL 800

“Ha­ce 25 años que mis pa­dres vi­ven acá, aho­ra mi ma­má es­tá shoc­kea­da y se quie­re ir. A mi pa­pá lo gol­pea­ron y que­ma­ron con una plan­cha. Le pe­dían los dó­la­res... Es­ta­mos fren­te a la po­li­cía y uno su­po­ne que vas a es­tar pro­te­gi­do”.

Así se ex­pre­só ayer una mu­jer al re­fe­rir­se a la vio­len­ta ex­pe­rien­cia que vi­vie­ron sus pa­dres, de 75 y 73 años de edad, quie­nes fue­ron víc­ti­mas de un asal­to per­pe­tra­do por un gru­po de en­tre seis y ocho de­lin­cuen­tes.

Juan Car­los Mo­li­na y su es­po­sa El­sa vi­ven fren­te al edi­fi­cio de la Je­fa­tu­ra De­par­ta­men­tal Sur, en ave­ni­da Alem 811, cuan­do, al­re­de­dor de las 6 de la ma­ña­na de la vís­pe­ra, fue­ron sor­pren­di­dos por los la­dro­nes mien­tras dor­mían.

“Mis pa­dres es­ta­ban des­can­san­do. A mi pa­pá lo gol­pea­ron y le que­ma­ron la co­la con una plan­cha exi­gién­do­le una su­ma de di­ne­ro que no te­nían, lo úni­co que tie­ne son los pa­pe­les de la ofi­ci­na”, sos­tu­vo San­dra en diá­lo­go

Nue­va. con un cro­nis­ta de La

Pro­duc­to de la agre­sión su- fri­da por los des­co­no­ci­dos, el dam­ni­fi­ca­do fue tras­la­da­do por sus pro­pios fa­mi­lia­res a la guar­dia de un hos­pi­tal pa­ra ser aten­di­do.

Agre­gó la vo­ce­ra que los in­di­vi­duos ac­ce­die­ron por la par­te tra­se­ra del in­mue­ble, a la que pre­sun­ta­men­te lle­ga- ron a tra­vés de un edi­fi­cio que se es­tá cons­tru­yen­do al la­do.

“Eran un mon­tón”

“Es­tas per­so­nas tra­je­ron una te­na­za con la que cor­ta­ron las re­jas y lo­gra­ron en­trar. Mi ma­dre con­si­de­ra que eran per­so­nas jó­ve­nes por la voz que te­nían. Los sa­ca­ron de la ca­ma abrup­ta­men­te. Me de­cía que eran un mon­tón”, agre­gó la mu­jer.

Y di­jo que, co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis su­fri­da, sus pa­dres no lo­gra­ron es­ti­mar el tiem­po que los mal­he- cho­res per­ma­ne­cie­ron en la vi­vien­da.

“Se mos­tra­ron muy vio­len­tos, de­ma­sia­do. Mi ma­má me di­jo que só­lo uno de ellos le de­cía:'cál­me­se, se­ño­ra'. El res­to fue agre­si­vo”.

Si bien los dam­ni­fi­ca­dos in­ten­ta­ban de­ter­mi­nar en la vís­pe­ra lo que po­drían ha­ber sus­traí­do los su­je­tos, tras­cen­dió que lo­gra­ron es­ca­par con un te­le­vi­sor, al­gu­nas al­ha­jas de va­lor, che­que­ras y tar­je­tas de cré­di­to.

San­dra tam­bién des­ta­có la osa­día con la que se ma­ne­ja­ron los asal­tan­tes al ro­bar fren­te a la se­de de la má­xi­ma re­par­ti­ción po­li­cial de la ciu­dad.

“Vi­vi­mos en un país así. No te po­nen a sal­vo las re­jas ni na­da. Es­ta­mos fren­te a la Je­fa­tu­ra De­par­ta­men­tal y uno su­po­ne que vas a es­tar pro­te­gi­do, pe­ro acá to­do va­le, no les im­por­ta ab­so­lu­ta­men­te na­da”, reite­ró.

El he­cho es investigado por per­so­nal de la co­mi­sa­ría Se­gun­da.

Se su­po que los de­lin­cuen­tes ten­drían unos 30 años y ac­tua­ron con ca­pu­chas.

FOTO GENTILEZA: FA­BIO LA­TO­RRE

FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

La hi­ja de la pa­re­ja

dam­ni­fi­ca­da di­jo que los la­dro­nes ac­ce­die­ron por el pa­tio de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.