Una se­ma­na de cam­bios

La Nueva - - OPINIÓN. - por Hu­go E. Gri­mal­di Hu­go E. Gri­mal­di es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

Lo que le da un po­co de di­ná­mi­ca al ac­tual cru­ce elec­to­ral es que es­tá cla­ro que tan­to Da­niel Scio­li co­mo Mau­ri­cio Ma­cri tie­nen pro­ble­mas con sus res­pec­ti­vos “círcu­los ro­jos”, los más po­li­ti­za­dos e ideo­ló­gi­ca­men­te más ce­rra­dos de ca­da fuer­za. Por eso es­tán vien­do có­mo ha­cer pa­ra po­ner la mis­ma en­jun­dia en el equi­li­brio de ges­tos.

Al go­ber­na­dor bo­nae­ren­se le cues­ta con­ven­cer al cris­ti­cam­po­ris­mo más fu­rio­so de que, aun­que le mues­tra son­ri­sas al com­pás de los aplau­sos de su je­fa, o por más que se di­ga que Car­los Zan­ni­ni es su­fi­cien­te pa­ra “con­te­ner” a to­do el es­pa­cio kirch­ne­ris­ta, aun no pa­re­ce con­ven­ci­do del to­do en vo­tar­lo, mien­tras que el je­fe de go­bierno por­te­ño ha co­men­za­do a ti­rar el do­min­go pa­sa­do el las­tre de las ex­pre­sio­nes más du­ras de sus se­gui­do­res an­ti­es­ta­tis­tas, a quie­nes es pro­ba­ble que tra­te de re­cu­pe­rar ha­blán­do­le de cues­tio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que tam­bién les im­por­tan.

Jus­to es re­co­no­cer que la ex­pe­rien­cia de Scio­li en flo­tar siem­pre le ga­na por el mo­men­to a la re­cien­te con­mo­ción in­ter­na que pro­vo­có el can­di­da­to del Pro cuan­do di­jo que man­ten­drá la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo, Ae­ro­lí­neas Argentinas e YPF den­tro de la ór­bi­ta es­ta­tal y las ju­bi­la­cio­nes en ma­nos de la ANSeS, aun­que den­tro de pa­rá­me­tros di­fe­ren­tes en cuan­to a efi­cien­cia y con­tro­les.

En pri­me­ra ins­tan­cia, al je­fe de go­bierno por­te­ño le sa­lió el ti­ro por la cu­la­ta, por­que el dis­cur­so ofi­cia­lis­ta ins­ta­ló de in­me­dia­to que lo que es­ta­ba ha­cien­do era un re­co­no­ci­mien­to a las po­lí­ti­cas es­ta­tis­tas que se ha­bían im­plan­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos años y así lo di­je­ron to­dos, has­ta la pro­pia pre­si­den­ta de la Na­ción y así lo com­pra­ron los me­dios, aún los más re­frac­ta­rios al Go­bierno.

No le fal­ta ra­zón a Ma­cri cuan­do di­ce que el kirch­ne­ris­mo es un cam­peón pa­ra dar vuel­ta los ar­gu­men­tos, ya que lo cri­ti­ca­ba an­tes cuan­do lo pre­sen­ta­ba co­mo un mons­truo de la de­re­cha no­ven­tis­ta (y él no se re­sis­tía), co­mo aho­ra cuan­do el in­ge­nie­ro tra­ta de com­pe­tir­les en el te­rreno del po­pu­lis­mo y lo acu­san de ve­le­ta. Sin em­bar­go, él tam­po­co ha en­fa­ti­za­do de­ma­sia­do en que si hay quien ha cam­bia­do de pos­tu­ras mil y una ve­ces ha si­do el Go­bierno y más pro­pia­men­te Scio­li o los Kirch­ner.

Y per­dió tam­bién una ex­ce­len­te oca- sión de mos­trar sus di­fe­ren­cias en el ca­so de Ae­ro­lí­neas, ya que la im­per­do­na­ble pro­gra­ma­ción de vue­los de la com­pa­ñía de ban­de­ra, que de­jó a mi­les de per­so­nas sin via­je en avión en ple­nas va­ca­cio­nes de in­vierno, fue una sin­fo­nía de im­pro­vi­sa­ción, irres­pon­sa­bi­li­dad e inope­ran­cia.

Es muy pro­ba­ble que la ra­zón de tan­to ma­len­ten­di­do so­bre lo que di­jo Ma­cri ha­ya si­do el mal mo­men­to que eli­gió pa­ra di­fun­dir esas no­ve­da­des de cam­pa­ña y el mo­do bas­tan­te errá­ti­co en que lo hi­zo, ya que ha­ber ga­na­do el ba­lo­ta­je por­te­ño por tres pun­tos y me­dio de­jó muy con­mo­cio­na­do al Pro en su con­jun­to. Por lo que fue­re, él se man­dó con su dis­cur­so el mis­mo do­min­go por la no­che y ter­mi­nó pi­san­do en fal­so, tan­to que tu­vo que sa­lir a ex­pli­car in­ter­na­men­te va­rias co­sas que hu­bie­sen si­do ob­vias, si las hu­bie­se di­cho con una pre­sen­ta­ción más ela­bo­ra­da y en cir­cuns­tan­cias me­nos trau­má­ti­cas.

Aun­que con pa­so más fir­me por es­tos días, el bo­nae­ren­se tam­po­co se la es­tá vien­do fá­cil a la ho­ra de ju­gar sus car­tas den­tro del es­pec­tro fren­tis­ta re­bau­ti­za­do “Scio­li pa­ra la Vic­to­ria”. A la iz­quier­da, le ofre­ció su vi­si­ta a Cu­ba, ges­tio­na­da por alle­ga­dos a la Can­ci­lle­ría a pe­di­do de la pre­si­den­ta y pro­ba­ble­men­te con un gui­ño del Pa­pa Fran­cis­co y a la or­to­do­xia pe­ro­nis­ta, el ac­to en Par­que Nor­te pa­ra mos­trar uni­dad con los go­ber­na­do­res. Bien a su es­ti­lo, una de cal y otra de are­na, aun­que la pre­sen­cia de Ama­do Bou­dou allí lo de­jó de­ma­sia­do ex­pues­to.

En tan­to, la si­tua­ción en San­ta Cruz, que in­ten­tó en­de­re­zar la vi­si­ta y las pro­me­sas de obras que hi­zo la pre­si­den­ta el jue­ves, ha mos­tra­do una de­bi­li­dad vi­tal del kirch­ne­ris­mo más or­to­do­xo, jus­ta­men­te en su pa­tria chi­ca. Los abu­cheos al go­ber­na­dor Da­niel Pe­ral­ta y la re­nun­cia del in­ten­den­te de Río Ga­lle­gos, Raúl Can­tín han caí­do ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta de Má­xi­mo Kirch­ner, quien de­be­rá ju­gar aho­ra to­do su pres­ti­gio.

En tan­to, co­mo cu­ña, Ser­gio Massa ha co­men­za­do a apro­ve­char to­dos esos vai­ve­nes de par­te de sus ri­va­les, pa­ra ver si pue­de arri­mar­se otra vez al dúo de van­guar­dia des­de un dis­cur­so más pe­ro­ni­za­do. En ese as­pec­to, la pre­sen­cia de Fe­li­pe So­lá lo ayu­da mu­cho en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Por su par­te, Er­nes­to Sanz en la in­ter­na de Cam­bie­mos y Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer su­po­nen que bien po­drían ser fa­vo­re­ci­dos con un sal­to ha­cia sus can­di­da­tu­ras de par­te de los más ul­tras que se han enoja­do con el Pro, mien­tras que la iz­quier­da cree que le pue­den lle­gar vo­tos des­de el de­sen­can­to del kirch­ne­ris­mo no pe­ro­nis­ta.

“Ser­gio Massa ha co­men­za­do a apro­ve­char los vai­ve­nes de sus fu­tu­ros ri­va­les pa­ra ver si pue­de arri­mar­se otra vez al dúo de van­guar­dia, des­de un dis­cur­so más pe­ro­ni­za­do”.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.