Una al­fom­bra ro­ja ha­cia el éxi­to

Axel Kus­che­vatzky es el pro­duc­tor de tan­ques de la ta­qui­lla na­cio­nal co­mo El se­cre­to de sus ojos y Re­la­tos sal­va­jes.

La Nueva - - EL MUNDO. - EN­TRE­VIS­TA

Re­co­no­ci­do guio­nis­ta, pro­duc­tor y pe­rio­dis­ta, Axel Kus­che­vatzky es­tá de­trás de al­gu­nos de los ma­yo­res éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos ar­gen­ti­nos de los úl­ti­mos años co­mo El se­cre­to de sus ojos y Re­la­tos sal­va­jes, ade­más de con­ver­tir­se en uno de los con­duc­to­res te­le­vi­si­vos más ver­sá­ti­les del mo­men­to, lo­gros que atri­bu­ye -con humildad- a ha­ber­se de­di­ca­do con per­se­ve­ran­cia du­ran­te to­do es­te tiem­po a lo mis­mo.

“En al­gún pun­to uno lo úni­co que tra­ta es de de­di­car­se con­se­cuen­te­men­te a la mis­ma ac­ti­vi­dad. Me cui­dé mu­cho de no des­viar­me del uni­ver­so del ci­ne, por­que siem­pre co­rrí ries­gos muy gran­des de apar­tar­me”, afir­mó Kus­che­vatzky, ac­tual en­car­ga­do del área de ci­ne de Te­le­fé, que al­gu­na vez to­mó la di­fí­cil decisión de de­cir que no a una ofer­ta pa­ra con­du­cir el pro­gra­ma TVR.

“Iró­ni­ca­men­te, no qui­se acep­tar por­que sa­bía que era un pro­duc­to al que le iba a ir muy bien, que iba a ser el pro­gra­ma exi­to­so que es hoy en día, pe­ro es­ta­ba se­gu­ro de que si de­cía que sí no vol­ve­ría más al mun­do del ci­ne”.

Li­ga­do co­mo pro­duc­tor aso­cia­do a Re­la­tos sal­va­jes (que aca­ba de ga­nar en Es­pa­ña ocho Pre­mios Pla­tino al ci­ne ibe­roa­me­ri­cano), El se­cre­to de sus ojos (con la que ga­nó un Os­car en 2010), El úl­ti­mo El­vis, Co­ra­zón de León, Me­te­gol y Wakolda, Axel se­ña­ló que ad­mi­ra mu­cho a los di­rec­to­res, “pe­ro nun­ca se­ría uno”.

En­car­ga­do des­de 2009 del área ci­ne de Te­le­fé, don­de tra­ba­jó des­de 2000 co­mo con­duc­tor de pro­gra­mas y co­mo guio­nis­ta y adap­ta­dor de las sit­coms La ni­ñe­ra, Ca­sa­dos con hi­jos y ¿Quién es el je­fe?, Axel Kus­che­vatzky sien­te a la pro­duc­ción “co­mo un to­do” y di­jo que pa­ra él “no es muy di­fe­ren­te es­tar en la al­fom­bra ro­ja que pre­sen­tar un pro­yec­to pa­ra pro­du­cir­lo”.

“El del ci­ne es un mun­do de re­la­cio­nes per­so­na­les, don­de te­nés que en­ten­der la mi­ra­da del otro y ayu­dar a cons­truir­la. El rol del pro­duc­tor no es só­lo con­se­guir fi­nan­cia­ción sino en­con­trar las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar la me­jor ver­sión de ca­da pe­lí­cu­la. So­mos par­te del pro­ce­so crea­ti­vo y tam­bién pen­sa­mos mu­cho có­mo co­mu­ni­car me­jor una pe­lí­cu­la”.

En el ca­so de su tra­ba­jo co­mo ras­trea­dor de fu­tu­ros pro­yec­tos, Kus­che­vatzky sos­tu­vo que “de­ben ser pe­lí­cu­las que sean úti­les a la cons­truc­ción co­mu­ni­ca­cio­nal de Te­le­fé, aun­que tam­bién char­la­mos mu­cho de bus­car pe­lí­cu­las que asu­man un mar­gen más de ries­go”, co­mo el ca­so de la nue­va ver­sión de La pa­to­ta, la pe­lí­cu­la de San­tia­go Mi­tre pro­ta­go­ni­za­da por Do­lo­res Fon­zi y pre­mia­da en Can­nes.

“Des­pués se im­po­ne la eva­lua­ción de mu­chos fac­to­res que ha­cen a la pe­lí­cu­la co­mo un to­do. No só­lo el guión, sino la po­si­bi­li­dad de co­pro­duc­ción que tie­ne, la co­mu­ni­ca­ción fu­tu­ra del fil­me y tam­bién un ele­men­to crí­ti­co, los ac­to­res pro­ta­gó­ni­cos, que se­rán los em­ba­ja­do­res de la pe­lí­cu­la en el mun­do”, des­ta­có el pro­duc­tor, que ac­tual­men- te es­tá in­vo­lu­cra­do en El Clan, de Pa­blo Tra­pe­ro, una co­pro­duc­ción con Es­pa­ña.

Kus­che­vatzky, quien tam­bién tra­ba­jó en la pro­duc­ción de los úl­ti­mos fil­mes de los es­pa­ño­les Ale­jan­dro Ame­ná­bar y Alex De la Igle­sia, y tie­ne por de­lan­te un to­tal de 20 co­pro­duc­cio­nes en­tre Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña, en re­la- ción con su tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta y con­duc­tor te­le­vi­si­vo (des­de 2004 es el en­car­ga­do del "pre-show" de la en­tre­ga de los Os­cars pa­ra TNT) tu­vo opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar per­so­nal­men­te a di­rec­to­res y ac­to­res de la ta­lla de Mar­tin Scor­se­se, Woody Allen, Clint East­wood, Ja­mes Ca­me­ron, Geor­ge Lu­cas, Ni­co­las Ca­ge, Ant­hony Hopkins y Vig­go Mor­ten­sen.

“Lo pri­me­ro que des­cu­brí co­mo pe­rio­dis­ta es que no hay for­ma de sa­car una bue­na en­tre­vis­ta por las ma­las, no hay ma­ne­ra de sa­car al­go in­tere­san­te de al­guien que es­tá a la de­fen­si­va”, ma­ni­fes­tó Kus­che­vatzky, quien pa­re­ce sen­tir­se más có­mo­do en el mun­do de la pro­duc­ción, don­de le cues­ta me­nos “en­ten­der los pro­ce­sos, las ob­se­sio­nes y preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te que tra­ba­ja en ci­ne y en te­le­vi­sión”.

Axel Kus­che­vatzky na­ció en el ba­rrio de Al­ma­gro de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, el 28 oc­tu­bre de 1972. Tie­ne las ciu­da­da­nías ar­gen­ti­na y po­la­ca.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Axel Kus­che­vatzky, un abo­na­do a la ce­re­mo­nia de los Os­car en sus

ro­les co­mo con­duc­tor (pa­ra TNT)

y pro­duc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.