Có­mo pre­ve­nir la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar en la mu­jer

Es el prin­ci­pal pro­ble­ma de sa­lud tan­to por su fre­cuen­cia co­mo por su gra­ve­dad. Acon­se­jan rea­li­zar es­tu­dios car­dio­ló­gi­cos a par­tir de los 40 años pa­ra iden­ti­fi­car los fac­to­res de ries­go.

La Nueva - - SOCIEDAD. - Agen­cia NA

PRI­ME­RA CAU­SA DE MUER­TE La en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar (CV), in­clu­yen­do el in­far­to de mio­car­dio, la in­su­fi­cien­cia car­día­ca y el ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar, cons­ti­tu­ye la pri­me­ra cau­sa de muer­te y dis­ca­pa­ci­dad en­tre las mu­je­res.

Sin em­bar­go la mu­jer se preo­cu­pa ha­bi­tual­men­te por rea­li­zar la con­sul­ta al gi­ne­có­lo­go, por su te­mor al cán­cer gi­ne­co­ló­gi­co, a pe­sar que las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que exis­ten más muer­tes por cau­sas car­dio­vas­cu­la­res, que las ocu­rri­das por cán­ce­res to­ta­les, ac­ci­den­tes, o por en­fer­me­da­des gi­ne­co­ló­gi­cas.

Con­si­de­ra­bles evi­den­cias in­di­can que las hor­mo­nas se­xua­les tie­nen in­fluen­cia en la fi­sio­pa­to­lo­gía de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res pe­ro no son ex­clu­si­vas.

La car­dió­lo­ga Ju­dith Zil­ber­man, miem­bro de la sec­ción Hi­per­ten­sión Ar­te­rial del Ser­vi­cio de Pre­ven­ción Car­dio­vas­cu­lar del Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar Bue­nos Ai­res (ICBA), ex­pli­có que “exis­ten con­di­cio­nes vas­cu­la­res úni­cas en la mu­jer pa­ra el ries­go car­dio­vas­cu­lar ( edad tem­pra­na de me­no­pau­sia, dia­be­tes ges­ta­cio­nal, hi­per­ten­sión du­ran­te el em­ba­ra­zo, sín­dro­me de ova­rio po­li­quís­ti­co e hi­poes­tro­ge­nis­mo hi­po­ta­lá­mi­co) y fac­to­res de dis­fun­ción vas­cu­lar que son más fre­cuen­tes en la mu­jer que en hom­bre (mi­gra­ñas, es­pas­mo co­ro­na­rio, vas­cu­li­tis o Fe­nó­meno Ray­naud)”.

Zil­ber­man di­jo que “la ex- pec­ta­ti­va de vi­da de la mu­jer se ha pro­lon­ga­do y la edad pro­me­dio de la me­no­pau­sia es al­re­de­dor de los 53 años, con lo cual el ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar es ma­yor”.

“La dia­be­tes por ejem­plo cua­dri­pli­ca el ries­go de in­far­to en las mu­je­res. Otro da­to a des­ta­car al mo­men­to del diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, es que só­lo una de ca­da tres mu­je­res tie­ne los sín­to­mas tí­pi­cos de do­lor de pe­cho que tie­ne el hom­bre. Con lo cual un ter­cio de las mu­je­res pre­sen­tan sín­to­mas “atí­pi­cos” co­mo: gran can­san­cio, fal­ta de ai­re, pal­pi­ta­cio­nes o do­lor de ab­do­men”, aña­dió la pro­fe­sio­nal. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Una de ca­da tres mu­je­res tie­ne los sín­to­mas tí­pi­cos de do­lor de pe­cho que tie­ne el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.