No im­por­ta la can­cha ni el ri­val, lo de San­si­ne­na si­gue sien­do de 10

El de Ce­rri si­gue des­pa­chan­do ri­va­les. Ayer le sa­có el in­vic­to a Kim­ber­ley y es­ti­ró a 6 pun­tos su ven­ta­ja al fren­te de las po­si­cio­nes del gru­po 2 del tor­neo Fe­de­ral B.

La Nueva - - FÚTBOL - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

¿QUIÉN LE PO­NE EL CAS­CA­BEL AL GA­TO?

Te­ner men­ta­li­dad ga­na­do­ra es es­tar va­rios pa­sos ade­lan­te de tu con­trin­can­te. De na­da ser­vi­rá eje­cu­tar nues­tro fun­cio­na­mien­to téc­ni­co-tác­ti­co si no lo ha­ce­mos con au­to­es­ti­ma y con­fian­za en sí mis­mos. Na­die de­be de­jar de ha­cer lo que es ca­paz de ha­cer".

El frag­men­to, ex­traí­do del li­bro "Un sen­ti­mien­to... Ser ar­que­ro", es­cri­to por el ac­tual en­tre­na­dor uru­gua­yo Ma­rio Ro­ber­to Vie­ra, co­bra ma­yor va­li­dez cuan­do se lo re­la­cio­na con un plan­tel, equi­po o gru­po que cuen­ta con la ca­pa­ci­dad de ta­par con éxi­tos cual­quier ti­po de fra­ca­so.

No es tan fá­cil ex­pli­car con pa­la­bras to­do lo que ge­ne­ra San­si­ne­na, el có­mo­do lí­der de la zo­na 2 del Fe­de­ral B.

Ayer, en Ce­rri, el al­bi­rro­jo afron­tó el com­pro­mi­so más "pe­lu­do" y com­pli­ca­do de lo que va del cam­peo­na­to, y lo sa­có ade­lan­te por la mís­ti­ca con la que se creó y se crió es­te con­jun­to orien­ta­do por Mar­cos González. Por­que más allá de los nom­bres, de los sa­la­rios --one­ro­sos o no, ¡que im­por­ta!-- de ca­da ju­ga­dor y de es­tar "on fi­re" en lo fí­si­co y en lo fut­bo­lís­ti­co, es­te equi­po jue­ga co­mo pien­sa, con la gran­de­za de no sen­tir­se in­fe­rior nun­ca, ni de lo­cal, ni de vi­si­tan­te, ni con­tra el úl­ti­mo, ni con­tra el que le vie­ne co­mien­do los ta­lo­nes atrás.

Ayer, Kim­ber­ley lo fas­ti­dió bas­tan­te, no lo hi­zo sen­tir tan có­mo­do co­mo si lo es­tu­vo an­te otros ri­va­les. El de Mar del Pla­ta le pe­leó el par­ti­do, lo pre­peó, lo las­ti­mó con lle­ga­das cons­tan­tes en el ini­cio de los dos tiem­pos, pe­ro si a San­si­ne­na lo aga­rrás del cue­llo, cor­ta­le la yu­gu­lar. Por­que sino...

Y sí, su­ce­dió lo que ca­si to­dos pre­su­mían que po­día su­ce­der. Ir a bus­car con mu­cha gen­te en una pe­lo­ta pa­ra­da y la je­rar­quía de Sche­fer y Mc Cou­brey per­mi­tie­ron que el due­ño de ca­sa se pon­ga 2-0 arri­ba en un ra­ti­to, cuan­do los ner­vios se acre­cen­ta­ban y la so­li­dez del ad­ver­sa­rio pa­re­cía in­que­bran­ta­ble.

Pe­ro ga­nó, fren­te a un opo­nen­te con cri­te­rio y aguan­te y tra­tan­do de in­ter­pre­tar, en to­do mo­men­to, un ar­bi­tra­je ce­lo­so y par­ti­cu­lar, don­de las tar­je­tas pre­do­mi­na­ron so­bre cual­quier diá­lo­go.

San­si­ne­na, 23 par­ti­dos in­vic­to y so­li­ta­rio pun­te­ro de su gru­po con 6 pun­tos de ven­ta­ja so­bre su es­col­ta. La pre­gun­ta sur­ge al ins­tan­te: ¿Quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to?

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Que pa­se el que si­gue...

Mc Cou­brey con­vir­tió el 2-0 y Scal­co, Li­na­res y Sche­fer lo van a sa­lu­dar. San­si­ne­na si­gue arra­san­do en la zo­na 2 del Fe­de­ral B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.