Be­lla Vis­ta: más es­tu­por an­te otro ca­so de abu­so se­xual

Lue­go que se die­ra a co­no­cer el epi­so­dio su­fri­do por una ni­ña de ocho años, la ma­dre de otra me­nor de­cla­ró que su hi­ja fue víc­ti­ma de una si­tua­ción pa­re­ci­da.

La Nueva - - PORTADA - A UNA CLÍ­NI­CA PSI­QUIÁ­TRI­CA Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

La re­per­cu­sión que al­can­zó, de­bi­do a la al­ta ten­sión ge­ne­ra­da en Be­lla Vis­ta por el su­pues­to abu­so se­xual a una me­nor, hi­zo que otra mu­jer de­nun­cia­ra un he­cho ca­si si­mi­lar en el que tam­bién es­ta­ría in­vo­lu­cra­do el mis­mo in­di­vi­duo, y que ha­bría ocu­rri­do ha­ce un par de años en una can­cha de fút­bol en ca­lle Rin­cón al 500.

“No­so­tros pa­sa­mos por al- go si­mi­lar ha­ce unos años, cuan­do nos en­te­ra­mos que a nues­tra hi­ja le ha­bía ocu­rri­do al­go con es­te abu­sa­dor. La to­có en la can­cha del club Be­lla Vis­ta, aun­que no al ni­vel de lo que pa­de­ció es­ta ne­na”, sos­tu­vo Ma­ría Ro­sa.

Y acla­ró que su hi­ja “ha­bía acom­pa­ña­do a su pa­pá a ju­gar un par­ti­do y en un des­cui­do es­te hom­bre la to­có. Ella no se atre­vió a con­tar­me, pe­ro se lo di­jo a su her­ma­na y des­pués de un año y me­dio me en­te­ré yo”.

La de­nun­cian­te di­jo que en aque­lla oca­sión su hi­ja te­nía la mis­ma edad que hoy tie­ne la su­pues­ta víc­ti­ma de Ju­lio Ver­dino (68).

El hom­bre –quien al to­mar­se co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción re­ci­bió un ba­la­zo en un pie- se en­tre­gó es­pon­tá­nea­men­te an­te la po­li­cía y lue­go de per­ma­ne­cer alo­ja­do en la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, ayer a la tar­de, des­de la fis­ca­lía del doc­tor Mau­ri­cio Del Ce­ro se de­ci­dió tras­la­dar­lo a una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca “por un po- si­ble cua­dro de de­men­cia”, in­di­ca­ron fuen­tes ju­di­cia­les.

Co­mo se in­for­mó, du­ran­te la no­che del lu­nes y en me­dio de aca­lo­ra­dos es­ta­dos de áni­mos, fa­mi­lia­res y alle­ga­dos a la ni­ña pre­sun­ta­men­te abu­sa­da el sá­ba­do rea­li­za­ron una mar­cha exi­gien­do jus­ti­cia. En ese es­ce­na­rio, el pa­dre de la víc­ti­ma pin­tó con gra­fi­tis el fren­te de la ca­sa de Ya­pe­yú 1074, don­de vi­ve el sos­pe­cho­so, y un quin­cho del do­mi­ci­lio de Car­los Adrián Fer­nán­dez, si­tua­do al la­do, re­sul­tó da­ña­do por un in­cen­dio al pa­re­cer in­ten­cio­nal.

“Si la jus­ti­cia no ac­túa, lo voy a ha­cer yo. No quie­ro lle­gar a esa si­tua­ción, pe­ro ten­go que de­fen­der a mi hi­ja que es­tá atra­ve­san­do una pe­sa­di­lla”, afir­mó en ese mo­men­to Ema­nuel, pa­dre de la ne­na.

Por su par­te, Ma­ría Ro­sa, aco­tó que “es­to fue ha­ce dos años, cuan­do mi hi­ja te­nía ocho años. Fue te­rri­ble por­que la ne­na no que­ría pa­sar por ese sec­tor y has­ta hoy se mues­tra ate­mo­ri­za­da”.

Ad­mi­tió la mu­jer que “sin­ce­ra­men­te no­so­tros te­nía­mos mu­chí­si­mo mie­do y no sa­bía­mos qué ha­cer, por­que no que­ría­mos que la ne­na tu­vie­ra que vol­ver a pa­sar por to­do eso”.

Y ase­gu­ró que la in­va­de la preo­cu­pa­ción por lo trau­má­ti­co que pu­do re­sul­tar el epi­so­dio a su hi­ja.

“Qui­si­mos tra­tar que eso pa­sa­ra al ol­vi­do. Ha­bla­mos con ella y le di­ji­mos que la­men­ta­ble­men­te ese ti­po de de­ge­ne­ra­dos exis­te”, re­la­tó la mu­jer y men­cio­nó que en aque­lla oca­sión con­si­de­ró más res­guar­dar a su ni­ña evi­tán­do­le cier­ta ex­po­si­ción.

“Aho­ra va­mos a ha­cer la de­nun­cia que no hi­ci­mos en aquel mo­men­to; vien­do que es­to sa­le a la luz por otro ca­so va­mos a apo­yar­lo. Ha­ce po­co que es­toy en el ba­rrio y ni si­quie­ra sa­bía quién era (el sos­pe­cho­so”, aña­dió.

La de­nun­cian­te sos­tu­vo que “se­gu­ra­men­te hay otros ca­sos, por­que es­te hom­bre aten­día la can­ti­na del club Be­lla Vis­ta. El día que fui a ha­blar con él le di­je bas­tan­tes co­sas ca­ra a ca­ra, e in­clu­so a la gen­te que es­ta­ba ahí le co­men­té que 'es­te ti­po es un abu­sa­dor. Ten­gan cui­da­do, no de­jen so­los a sus hi­jos', que es lo que me pa­só a mi”.

Por úl­ti­mo, Ma­ría Ro­sa pi­dió una con­de­na pú­bli­ca pa­ra el impu­tado.

“Quie­ro que se en­te­re to­do Bahía Blan­ca, no so­lo el ba­rrio sino to­dos aque­llos que man­dan a sus hi­jos a ju­gar a Be­lla Vis­ta. Pa­re­ce una per­so­na ami­ga­ble y sim­pá­ti­ca. Con­ver­sa­ba con mis otras hi­jas y les ha­bla­ba de sus hi­jos”.

Pe­ri­tos de la fis­ca­lía Nº 14 rea­li­za­rán a Ju­lio Ver­dino una se­rie de es­tu­dios psi­co­diag­nós­ti­cos, con el fin de de­ter­mi­nar su es­ta­do men­tal.

FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

Ma­ría Ro­sa (iz­quier­da)

ex­pu­so otro ca­so de su­pues­to abu­so en Be­lla Vis­ta. Jun­to a ella, la ma­dre de la ni­ña que pa­de­ció una si­tua­ción si­mi­lar el sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.