Exa­men pre­nup­cial

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Ha­ce 80 años, en ju­lio de 1935, se es­ta­ble­ció en el país la obli­ga­ción de rea­li­zar un exa­men pre­nup­cial, cu­ya im­ple­men­ta­ción se­ría sol­ven­ta­da con un no­ve­do­so “im­pues­to a los sol­te­ros”.

Fue la co­mi­sión de Hi­gie­ne y Asis­ten­cia So­cial la en­car­ga­da de ge­ne­rar un des­pa­cho re­fe­ri­do a pro­fi­la­xis de en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas y cer­ti­fi­ca­do pre­nup­cial. En el pri­mer ca­so, y pa­ra una ma­yor di­vul­ga­ción de la educación se­xual, se dic­ta­rían cur­sos en es­cue­las pri­ma­rias, se­cun­da­rias, nor­ma­les y es­pe­cia­les, así co­mo en los acan­to­na­mien­tos na­va­les y mi­li­ta­res.

La otra pro­pues­ta era la ne­ce­si­da del cer­ti­fi­ca­do mé­di­co pre­nup­cial, obli­ga­to­rio al con­traer ma­tri­mo­nio ci­vil. La re­vi­sa­ción, se di­jo, se rea­li­za­ría en dis­pen­sa­rios abier­tos pa­ra el ca­so, “re­gla­men­ta- dos por una dis­po­si­ción opor­tu­na”. En ri­gor, los hom­bres se­rían so­me­ti­dos a “una se­re­na re­vi­sa­ción”, mien­tras que pa­ra las mu­je­res era su­fi­cien­te “una de­nun­cia de pa­de­cer de en­fer­me­da­des es­pe­cí­fi­cas”. Co­mo he­cho adi­cio­nal, cu­rio­so, los gas­tos pa­ra sol­ven­tar es­tas re­vi­sa­cio­nes se sal­va­rían con un im­pues­to apli­ca­do a los sol­te­ros, co­mo un ca­mino ade­más pa­ra alen­tar el ma­tri­mo­nio y evi­tar el ce­li­ba­to.

En 1940, un Con­gre­so de Po­bla­ción plan­teó la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer la ra­za ar­gen­ti­na, pa­ra lo cual se ha­cía im­pres­cin­di­ble prohi­bir el ma­tri­mo­nio pa­ra to­da en­fer­me­dad cró­ni­ca, con­ta­gio­sa o he­re­di­ta­ria. Por otra par­te, se cues­tio­nó el im­pues­to a los sol­te­ros, ar­gu­men­tan­do que al im­po­ner una san­ción eco­nó­mi­ca a quie­nes no se re­pro­du­cían se per­dían las ra­zo­nes y cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res (es­te­ri­li­dad na­tu­ral, cau­sas eco­nó­mi­cas u otras) en aras de es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co.

El exa­men pre­nup­cial si­gue te­nien­do vi­gen­cia, mien­tras que la sol­te­ría -no gra­va­da- se con­so­li­da co­mo una de los es­ta­dos más ape­te­ci­dos por hom­bres y mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.