Jue­ces, pe­ri­tos, ro­les y di­fe­ren­cias: el ca­so Ho­te­sur

La Nueva - - OPINIÓN. - Os­car Hu­go Páez es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co. Fue pe­ri­to oficial en el De­par­ta­men­to Ju­di­cial Bahía Blan­ca. por Os­car Hu­go Páez

Sin en­trar a opi­nar so­bre las con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas que pro­du­jo el apar­ta­mien­to, por par­te de la Cá­ma­ra Fe­de­ral, del juez de ins­truc­ción Dr. Clau­dio Bo­na­dio en la cau­sa co­no­ci­da co­mo “Ho­te­sur”, el au­tor ana­li­za los ro­les de los jue­ces y de los pe­ri­tos y sus di­fe­ren­cias, pa­ra lle­gar a las con­clu­sio­nes usa­das por los ca­ma­ris­tas en sus fa­llos pa­ra re­sol­ver so­bre di­cha cues­tión.

Co­men­ce­mos por ex­pre­sar que en el Fue­ro Fe­de­ral, el juez de ins­truc­ción es el que in­ves­ti­ga so­bre de­nun­cias de he­chos de ca­rác­ter fe­de­ral; re­cor­de­mos que in­ves­ti­gar ju­di­cial­men­te sig­ni­fi­ca “bus­car, in­da­gar, co­lec­tar da­tos y/o do­cu­men­ta­ción que ha­gan o se re­fie­ran a los he­chos mo­ti­vos de la in­ves­ti­ga­ción; des­pués de bus­car da­tos y/o do­cu­men­ta­ción, le co­rres­pon­de al juez ci­tar a tes­ti­gos y tam­bién de­sig­nar pe­ri­tos pa­ra que, es­tu­dian­do la do­cu­men­ta­ción co­lec­ta­da y obran­te en el ex­pe­dien­te, se ex­pi­da res­pec­to a los pun­tos pe­ri­cia­les que el juez ha es­ta­ble­ci­do, con to­do ello una vez pro­du­ci­do, el ma­gis­tra­do re­suel­ve impu­tar, ci­tar a in­da­ga­to­ria y/o ele­var a jui­cio, se­gún co­rres­pon­da.”

De he­cho, las in­ves­ti­ga­cio­nes a las que es­ta­ba abo­ca­do el juez sue­len ser com­ple­jas y com­pli­ca­das, las pri­me­ras por­que los su­pues­tos de­li­tos que se ha­brían co­me­ti­dos pu­die­ron ha­ber si­do efec­tua­dos con di­ver­sos ele­men­tos que ha­cen con­fu­sa la cau­sa, y la in­ves­ti­ga­ción es com­pli­ca­da por­que los he­chos a in­ves­ti­gar son en­re­da­dos, de di­fí­cil com­pren­sión.

Des­ta­que­mos tam­bién que la fun­ción de los pe­ri­tos es cla­ra y pre­ci­sa cual­quie­ra sea el fue­ro don­de ac­túan. Siem­pre que los pe­ri­tos ofi­cia­les son con­vo­ca­dos, sus ta­reas son pe­ri­cia­les y sus in­for­mes son dic­tá­me­nes que de­ben es­tar fun­da­men­ta­dos se­gún sea la es­pe­cia­li­dad de los mis­mos, aun cuan­do ellos ha­yan si­do con­vo­ca­dos ba­jo otra de­no­mi­na­ción.

Es sa­bi­do por to­dos aque­llos que co­no­cen los pro­ce­sos ju­di­cia­les que los pe­ri­tos, y con más ra­zón los ofi­cia­les, es­tán su­bor­di­na­dos a las de­ci­sio­nes de los ma­gis­tra­dos, es de­cir, no pue­den des­co­no­cer o mo­di­fi­car la re­so­lu­ción que los de­sig­na, aun cuan­do la mis­ma sea ma­ni­fies­ta­men­te in­co­rrec­ta; por tan­to, en el ca­so que nos ocu­pa, de­bie­ron ac­tuar se­gún lo que re­sol­vió el juez de ins­truc­ción, por­que es­te es su su­pe­rior je­rár­qui­co en el pro­ce­so ju­di­cial y es el úni­co res­pon­sa­ble de las re­so­lu­cio­nes.

So­bre la ba­se de las no­ti­cias pe­rio­dís­ti­cas co­no­ci­das, el au­tor es­ta­ble­ce que los pe­ri­tos ofi­cia­les de la Cor­te Su­pre­ma fue­ron con­vo­ca­dos por el Juez Dr. Bo­na­dio pa­ra que co­la­bo­ra­ran con él en el aná­li­sis e in­ves­ti­ga­ción so­bre as­pec­tos téc­ni­cos en la ma­te­ria; es­to, que pa­re­ce­ría una cues­tión ló­gi­ca, por­que el in­ves­ti­ga­dor es­tá pi­dien­do ase­so­ra­mien­to en su tra­ba­jo, en lo pro­ce­sal es un grue­so error, por­que el juez es­tá obli­gan­do a los pe­ri­tos ofi­cia­les con­ta­bles a ac­tuar co­mo in­ves­ti­ga­do­res, cuan­do esa no es su fun­ción.

Si, en cam­bio, fue­ron de­sig­na­dos co­mo pe­ri­tos, la de­sig­na­ción de­bió ha­ber si­do con pun­tos pe­ri­cia­les es­ta­ble­ci­dos pre­via­men­te por el juez y, ade­más, se le de­bió ha­ber da­do tras­la­do a las dis­tin­tas de­fen­sas que in­ter­vie­nen en el ex­pe­dien­te, pa­ra que es­tas pu­die­ran pro­po­ner otros pun­tos pe­ri­cia­les y la de­sig­na­ción de otros pe­ri­tos de par­te; sin em­bar­go, el Dr. Bo­na­dio no cum­plió con ese re­qui­si­to pro­ce­sal y ade­más de­ci­dió nom­brar co­mo ta­les a los mis­mos pe­ri­tos que ac­tua­ron pa­ra ase­so­rar­lo, ha­cien­do que, de he­cho, las per­so­nas que le di­je­ron al juez qué da­tos o qué do­cu­men­ta­ción ha­bía que bus­car en las em­pre­sas in­ves­ti­ga­das re­sul­tan ser las mis­mas que eva­lua­rán esos da­tos o do­cu­men­tos: es­to es un cra­so error, es un error inacep­ta­ble.

Hay que te­ner en cuen­ta que la de­fen­sa tie­ne el de­re­cho pro­ce­sal de ha­cer el con­trol de las prue­bas, ya sea tes­ti­mo­nial y/o pe­ri­cial; se­gún la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca, hu­bo de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les de las que las de­fen­sas no fue­ron no­ti­fi­ca­das y las pe­ri­cia­les tam­po­co, co­mo se in­di­có más arri­ba. Por tan­to no pu­die­ron con­tro­lar­las.

Ade­más de los erro­res in­di­ca­dos pre­ce­den­te­men­te, hay que agre­gar otros co­mo la ne­ga­ti­va a pro­por­cio­nar au­to­ri­za­ción pa­ra ex­traer fo­to­co­pias de la cau­sa, co­mo si en la mis­ma hu­bie­se do­cu­men­ta­ción que las res­pec­ti­vas de­fen­sas no de­bie­ran co­no­cer, cuan­do en reali­dad es­tas tie­nen el de­re­cho pro­ce­sal de ha­cer­lo, pa­ra la ade­cua­da de­fen­sa de sus clien­tes.

En con­clu­sión, fue el com­por­ta­mien­to del Dr. Bo­na­dio el cau­san­te de su apar­ta­mien­to que la Cá­ma­ra Fe­de­ral de­ci­dió por ma­yo­ría. Aho­ra bien, ¿es co­rrec­ta es­ta re­so­lu­ción? Se­gún los me­dios, hu­bo dos opi­nio­nes que re­sol­vie­ron anu­lar lo re­suel­to por el Juez Bo­na­dío y des­pla­zar al mis­mo de la cau­sa; la ter­ce­ra opi­nión se in­cli­nó por la anu­la­ción de la con­vo­ca­to­ria a los pe­ri­tos, tal co­mo lo pi­dió la de­fen­sa, pe­ro no so­bre el apar­ta­mien­to del juez por­que es­ta cues­tión no ha­bía si­do plan­tea­da; por es­to úl­ti­mo sur­ge la pre­gun­ta arri­ba ex­pues­ta, por­que el des­pla­zar al juez po­dría ser con­si­de­ra­do un ex­ce­so de la Cá­ma­ra, de­bi­do a que se ha­bría vio­la­do el prin­ci­pio de con­gruen­cia, to­da vez que la Cá­ma­ra re­sol­vió so­bre una cues­tión no plan­tea­da por la de­fen­sa, es­to es, que no hay con­gruen­cia en­tre lo re­suel­to y lo pe­di­do.

Un aná­li­sis de los ro­les de los jue­ces, de los pe­ri­tos y de sus di­fe­ren­cias, más las con­clu­sio­nes a que lle­ga­ron los ca­ma­ris­tas pa­ra re­sol­ver so­bre una cues­tión po­lé­mi­ca.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.