Viet­nam quie­re atraer la in­ver­sión ex­tran­je­ra

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na an­te las Na­cio­nes Uni­das.

Quie­nes de pron­to tra­tan de ima­gi­nar có­mo se­rá ma­ña­na el fu­tu­ro de Cu­ba -aho­ra que es­tá me­ri­dia­na­men­te cla­ro que la re­ce­ta del co­lec­ti­vis­mo ter­mi­nó en un ro­tun­do fra­ca­so, su­mien­do a su pue­blo en el atraso re­la­ti­vo- su­po­nen que el “mo­de­lo” qui­zás más pro­ba­ble de aque­llos que hoy exis­ten pue­de qui­zás ser el de Viet­nam.

Es­to es, un país don­de el mo­no­po­lio de la po­lí­ti­ca que­de en ma­nos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, con una economía con ca­da vez me­nos in­efi­cien­tes em­pre­sas pú­bli­cas y ca­da vez más ac­ti­vi­dad pri­va­da, di­na­mi­zan­do el cre­ci­mien­to y crean­do las opor­tu­ni­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra la ju­ven­tud de una na­ción que ya tie­ne 90 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

No es im­po­si­ble que efec­ti­va­men­te esa sea la ilu­sión.

Viet­nam, a lo lar­go del tiem­po, qui­zás por su vie­ja ri­va­li­dad con Chi­na y los con­flic­tos de so­be­ra­nía que aún man­tie­ne con ella, se ha ido re­cos­tan­do ca­da vez más, pau­la­ti­na­men­te, en el res­to del mun­do. Abrién­do­se, en­ton­ces.

Es­te pro­ce­so aca­ba de ace­le­rar­se sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, con la decisión de per­mi­tir que los in­ver­so­res ex­tran­je­ros pue­dan te­ner el 100 por cien­to de la pro­pie­dad en la que in­vier­ten en Viet­nam.

Es­to, con muy po­cas ex­cep­cio­nes, co­mo es la del sec­tor fi­nan­cie­ro, que per­ma­ne­ce­rá con re­glas es­pe­cia­les que per­mi­ten una li­mi­ta­da par­ti­ci­pa­ción ex­ter­na.

La idea es di­na­mi­zar la pri­va­ti­za­ción de su economía, que es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te empantanada.

Y la de ce­le­brar con­ve­nios de li­bre co­mer­cio con los Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea, es­tra­te­gia que re­que­ría pro­fun­di­zar aún más el pro­ce­so de aper­tu­ra de su economía.

To­do ello, an­tes de ce­le­brar el con­gre­so quin­que­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que ten­drá lu­gar el año que vie­ne.

Has­ta aho­ra, las par­ti­ci­pa­cio­nes de los in­ver­so­res ex­ter­nos de­bían li­mi­tar­se a no más del 49 por cien­to del ca­pi­tal de las dis­tin­tas em­pre­sas “re­cep­to­ras” de la in­ver­sión.

Pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ese te­cho era me­nor: del 30% por cien­to. Por de­cre­to, el te­cho ge­ne­ral se ha eli­mi­na­do. El es­pe­cial no.

Hay tam­bién res­tric­cio­nes a las in­ver­sio­nes de los ex­tran­je­ros en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio que, por aho­ra, se mantendrán. Es­tán es­tu­dián­do­se aho­ra me­di­das pa­ra abrir la Bol­sa de Va­lo­res lo­cal, que por aho­ra es pe­que­ña. Apun­tan­do a tra­tar de com­pe­tir con la di­ná­mi­ca Bol­sa de Bang­kok.

Por aho­ra el mo­vi­mien­to es­pe­ra­do no ha co­men­za­do, aun­que ya se han con­cre­ta­do unas po­cas in­ver­sio­nes nue­vas en el área de los “shop­ping cen­ters”.

Se espera que el flu­jo au­men­te pro­gre­si­va­men­te. Y pa­so a pa­so. A rit­mo orien­tal y ca­den­cia fir­me.

“Viet­nam, a lo lar­go del tiem­po, se ha ido re­cos­tan­do ca­da vez más, pau­la­ti­na­men­te, en lo que su­ce­de en el res­to del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.