Di­cen que el jue­go sin con­trol adul­to es me­jor pa­ra los chi­cos

La Nueva - - SALUD. -

JU­GAR CO­MO LO HA­CÍA­MOS AN­TES En tiem­pos de in­se­gu­ri­dad, épo­cas en que son tan ubi­cuas ame­na­zas co­mo el bull­ying, son po­cos los pa­dres que se sien­ten có­mo­dos de­jan­do a sus hi­jos ju­gar fue­ra de su mi­ra­da o de la mi­ra­da de al­gún adul­to a car­go.

Sin em­bar­go, mu­chos es­pe­cia­lis­tas que re­co­mien­dan que los chi­cos dis­pon­gan de tiem­po pa­ra ju­gar con sus pa­res fue­ra de la su­per­vi­sión de los adul­tos.

Tal es así que un re­cien­te es­tu­dio ca­na­dien­se con­clu­yó que los chi­cos que jue­gan con sus pa­res sin adul­tos a la vis­ta se be­ne­fi­cian so­cial y fí­si­ca­men­te al dis­po­ner de esa li­ber­tad de ac­ción. Un fac­tor im­por­tan­te que des­ta­ca el es­tu­dio, un me­taa­ná­li­sis de otros es­tu­dios cu­yas con­clu­sio­nes fue­ron pu­bli­ca­das en la re­vis­ta In­ter­na­tio­nal Jour­nal of En­vi­ron­men­tal Re­search and Pu­blic Health, es que el jue­go no só­lo sea fue­ra de la su­per­vi­sión de los adul­tos, sino que sea al ai­re li­bre. Cuan­do se per­mi­te a los chi­cos que jue­guen de for­mas que con­lle­ven cier­ta sen­sa­ción de ries­go, co­mo su­bir­se a los ár­bo­les o re­co­rrer el ba­rrio, es­to pa­re­ce be­ne­fi­ciar a su de­sa­rro­llo, se­ña­la­ron los in­ves­ti­ga­do­res. Ade­más, cuan­to más “aven­tu­re­ros” eran los jue­gos, ma­yor la cuo­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

"Eso tie­ne sen­ti­do. Los ni­ños que es­tán al ai­re li­bre con más fre­cuen­cia sim­ple­men­te son más ac­ti­vos de for­ma na­tu­ral", se­ña­ló la in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del es­tu­dio, la doc­to­ra Ma­ria­na Brus­so­ni, pro­fe­so­ra asis­ten­te de la Fa­cul­tad de Sa­lud de la Po­bla­ción y Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca en Van­cou­ver, Ca- na­dá. Brus­so­ni agre­gó que un jue­go más aven­tu­re­ro no só­lo con­lle­va be­ne­fi­cios en tér­mi­nos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, sino que tam­bién “pue­de ayu­dar a los ni­ños a dar pa­sos im­por­tan­tes en su de­sa­rro­llo so­cial”. "Ju­gar de for­ma ru­da es dis­tin­to de pe­lear o aco­sar”, co­men­tó la doc­to­ra Brus­so­ni. Agre­gó: “No se tra­ta de que un ni­ño in­ten­te do­mi­nar a otro. Hay una ne­go­cia­ción. Uno ajus­ta la con­duc­ta y la fuer­za a las del otro ni­ño".

Cuan­do no hay un adul­to a car­go, agre­gó, "los ni­ños apren­den a ne­go­ciar en­tre sí, a lle­var­se bien, y a ha­cer sus pro­pias re­glas".

Re­bec­ca Berry, del Cen­tro de Es­tu­dios In­fan­ti­les del Cen­tro Mé­di­co Lan­go­ne de Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos, co­men­tó: "Hay mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes bue­nas que mues­tran el va­lor del jue­go no in­te­rrum­pi­do. El jue­go con el gru­po de pa­res es muy im­por­tan­te. Así es co­mo los ni­ños apren­den a to­mar tur­nos y ave­ri­guan que no siem­pre pue­den ser los pri­me­ros. Apren­den a ma­ne­jar sus emo­cio­nes y afron­tar las de­cep­cio­nes". Por “jue­go no in­te­rrum­pi­do”, acla­ró Berry, de­be en­ten­der­se aquél en el cual los pa­dres (o los adul­tos a car­go) no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán au­sen­tes, sino que en to­do ca­so no in­ter­vie­nen, sino que de­jan que sus hi­jos al ju­gar se en- su­cien, tre­pen por los apa­ra­tos del par­que, o sal­gan ellos mis­mos de un pro­ble­ma me­nor. “Si los adul­tos siem­pre di­ri­gen el jue­go y les dan re­glas a los ni­ños, los ni­ños po­drían co­men­zar a de­pen­der de esa fuen­te ex­ter­na, en lu­gar de ob­te­ner con­fian­za en sí mis­mos”, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta.

Pe­ro, ¿cuál es el rol de los pa­dres en es­tos jue­gos no in­te­rrum­pi­dos? En to­do ca­so, coin­ci­die­ron Berry y Brus­so­ni, “los pa­dres de­ben ase­gu­rar­se de que sus hi­jos es­tén en un am­bien­te se­gu­ro". Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.