Vi­lla Sol­da­ti: ata­ron de pies y ma­nos a una jo­ven

Al me­nos cin­co in­di­vi­duos ar­ma­dos in­gre­sa­ron en un do­mi­ci­lio de Mat­heu al 300, don­de re­du­je­ron a Mi­cae­la González (21) y se al­za­ron con di­ver­sos efec­tos y jo­yas.

La Nueva - - SEGURIDAD. - AL PA­RE­CER POR UNA SU­PUES­TA DEU­DA Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Un vio­len­to ro­bo, su­pues­ta­men­te mo­ti­va­do por una deu­da de uno de los dam­ni­fi­ca­dos, se per­pe­tró en una vi­vien­da de Vi­lla Sol­da­ti, en don­de al me­nos cin­co su­je­tos irrum­pie­ron lue­go de vio­len­tar el por­tón de ca­lle y abrir a pa­ta­das una ven­ta­na, en­ca­ño­nar y atar de pies y ma­nos a la hi­ja del due­ño del lu­gar, pa­ra lle­var­se ar­tícu­los elec­tró­ni­cos y jo­yas y huir al pa­re­cer en un au­to.

El asal­to se co­me­tió apro­xi­ma­da­men­te a las 9.30 de ayer, en el in­mue­ble de ca­lle Mat­heu 359, don­de re­sul­tó víc­ti­ma Mi­cae­la González, de 21 años, quien en ese mo­men­to se ha­lla­ba so­la des­can­san­do en su ca­sa.

“Pa­tea­ron to­do y en­tra­ron. Yo es­ta­ba dur­mien­do. Cuan­do reac­cio­né pa­ra aga­rrar el ce­lu­lar, la puer­ta de mi pie­za es­ta­ba ce­rra­da con lla­ve y em­pe­za­ron a pa­tear­la. Ti­ra­ron aba­jo la puer­ta, me ta­pé con la fra­za­da y me apun­ta­ron di­rec­ta­men­te con un ar- ma; me di­je­ron que no me mo­vie­ra, por eso no me mo­ví y ni si­quie­ra al­can­cé a ta­par­me”, re­la­tó la mu­cha­cha, en me­dio de una cri­sis de ner­vios y llan­to.

“En­ton­ces em­pe­cé a sa­car­me los ani­llos que te­nía pues­tos y mien­tras me es­ta- ba po­nien­do el jean, por­que no te­nía pues­to na­da, uno me di­jo que me que­da­ra tran­qui­la y me apun­ta­ba con el ar­ma”, ex­pli­có Mi­cae­la y acla­ró que “acá es­tu­vie­ron dos ho­ras y me ata­ron de pies y ma­nos con ti­ras de man­ta po­lar y otra te­la anaran­ja­das y ne­gras”.

“A mi pie­za pri­me­ro en­tra­ron dos la­dro­nes, des­pués tres y afue­ra ha­bía cin­co más. Es­cu­ché que de­cían 'chi­leno uno, chi­leno dos, el h... es­te, h... el otro'. No pu­de ver si se fue­ron en un au­to por­que uno me di­jo 'si te mo­vés, te c... a ti­ros'”, agre­gó la víc­ti­ma al ser con­sul­ta­da por

Nue­va." un cro­nis­ta de "La

Os­val­do González, pa­dre de la mu­cha­cha, que tra­ba­ja co­mo pu­bli­cis­ta, de­ta­lló que los mal­vi­vien­tes se apo­de­ra­ron de compu­tado­ras, un te- lé­fono ce­lu­lar nue­vo de su hi­ja y una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, en­tre otros efec­tos de va­lor y al­ha­jas.

“Me ro­ba­ron un mon­tón de co­sas y aho­ra ten­go que mi­rar si me fal­ta di­ne­ro, por­que al­go te­nía guar­da­do por ahí. A mi hi­ja le di­je­ron que me co­no­cen, pe­ro es to­do ver­so. Aho­ra con mi mu­jer va­mos a re­vi­sar to­do, pe­ro si subís a la plan­ta al­ta de la ca­sa no po­dés ca­mi­nar de la can­ti­dad de ro­pa que hay ti­ra­da”, de­ta­lló el hom­bre.

“Sa­ca­ron to­do lo que ha­bía en el ro­pe­ro; pro­ba­ble­men­te se ha­yan lle­va­do gui­ta”, ex­pre­só el dam­ni­fi­ca­do, quien ad­mi­tió que la fin­ca es­tá ase­gu­ra­da.

“Me au­sen­té una ho­ra que es­tu­ve en la ofi­ci­na, des­pués pa­sé por acá y me pa­re­ció ra­ro que el por­tón es­tu­vie­ra abier­to por­que yo lo ha­bía ce­rra­do. En­ton­ces di la vuel­ta a la man­za­na pa­ra ce­rrar­lo y vi la ven­ta­na abier­ta; la pa­tea­ron y en­tra­ron por ahí ”, men­cio­nó.

“Dos (de los in­tru­sos) es­ta­ban ar­ma­dos y otros tres apa­ren­te­men­te vi­nie­ron en un au­to, pe­ro no sé qué mar­ca ni mo­de­lo es. A mi hi­ja le apun­ta­ron a la ca­be­za”, co­men­tó el vo­ce­ro.

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

“Ti­ra­ron aba­jo la puer­ta y me apun­ta­ron di­rec­ta­men­te con un ar­ma” sos­tu­vo Mi­cae­la, víc­ti­ma del vio­len­to asal­to co­me­ti­do en la vi­vien­da de Mat­heu 359 por cin­co de­lin­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.