“¿Qué sen­tí? Fue co­mo un re­ga­lo que ca­yó des­de el cie­lo”

Eze­quiel Par­ni­sa­ri, an­te Vé­lez, mar­có su pri­mer gol con la ca­mi­se­ta de Olim­po en el pro­fe­sio­na­lis­mo. El sá­ba­do ju­gó su par­ti­do nú­me­ro 50.

La Nueva - - AFA - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

¿Cuán­tos go­les hi­ce en Pri­me­ra? El del sá­ba­do an­te Vé­lez fue el pri­me­ro". La son­ri­sa con la que acom­pa­ñó la res­pues­ta de­mos­tró que es­ta­ba se­gu­ro de sí mis­mo. Que nin­gu­na pre­gun­ta lo iba a me­ter en una en­cru­ci­ja­da. Eze­quiel Par­ni­sa­ri, quien el sá­ba­do pa­sa­do, co­mo él se­ña­ló, ini­ció el ca­mino de la vic­to­ria de Olim­po an­te la V en el Amal­fi­ta­ni, de­mos­tró que sus pa­sos co­mo fut­bo­lis­ta ama­teur y pro­fe­sio­nal los tie­ne bien fres­cos en su me­mo­ria.

--A ver, ¿Cuán­tas con­quis­tas su­más en el pro­fe­sio­na­lis­mo?

--Una, por­que en la B Na­cio­nal nun­ca mar­qué go­les. Y cuan­do es­tu­ve un se­mes­tre en Ve­ne­zue­la (De­por­ti­vo An­zoa­te­gui, sos­tu­vo 28 co­te­jos, en­tre ellos 5 por la Co­pa Li­ber­ta­do­res) tam­po­co con­ver­tí.

--Y en la Li­ga del Sur, ¿te­nés al­guno?

--Sí, uno: a Hu­ra­cán de In­ge­nie­ro Whi­te en 2011 (fe­cha 7 del Aper­tu­ra, el au­ri­ne­gro ga­nó 3-1).

--Cla­ro, pa­sa­ron ca­si cua­tro años, ¡có­mo no te vas a acor­dar!

-- Es que pa­ra un de­fen­sor, al me­nos en mi ca­so, es es­pe­cial con­ver­tir. No es lo mis­mo ha­cer un gol acá en la Li­ga que en Pri­me­ra de AFA, pe­ro ca­da uno tu­vo su gus­ti­to. El del sá­ba­do fue co­mo un re­ga­lo del cie­lo, un sue­ño que es­ta­ba es­pe­ran­do. Y ha­cér­se­lo a Vé­lez, en una can­cha con tan­ta his­to­ria, fue muy emo­cio­nan­te.

--Cuan­do Ja­co­bo Man­si­lla lan­za el cen­tro es­ta­bas cla­va­do en el área chi­ca de Vé­lez. ¿Nun­ca pen­sas­te que po­día es­tar ade­lan­ta­do?

--Me di cuen­ta de que es­ta­ba ha­bi­li­ta­do por­que Ya­mil Asad, do­lo­ri­do por un re­bo­te, se que­dó ti­ra­do cer­ca de su ar­co. Por eso me “col­gué” en el área, mi­ra­ba de reojo, que­ría que Ja­co­bo me­ta el cen­tro lo más rá­pi­do po­si­ble. Y, la ver­dad, la pe­lo­ta me ca­yó jus­ta, no tu­ve que ha­cer nin­gún es­fuer­zo por ca­be­cear. --¿Cuál fue la sen­sa­ción? --¡Qué se yo! Te­nía una fe­li­ci­dad... Que­ría abra­zar a to­dos mis com­pa­ñe­ros jun­tos. Me acor­dé de mi fa­mi­lia, de to­do el es­fuer­zo que ven­go ha­cien­do. No sé, no sa­bía que ha­cer, có­mo gri­tar­lo, de que ma­ne­ra fes­te­jar... Cla­ro, era al­go nue­vo pa­ra mí...(ri­sas).

--Ga­na­ron dos en­cuen­tros con­se­cu­ti­vos. ¿Ya no sien­ten la pre­sión de te­ner que mi­rar, aun­que sea de reojo, la ta­bla de pro­me­dios?

-- El plan­tel se ge­ne­ra su pro­pia pre­sión, esa de que­rer ga­nar to­dos los par­ti­dos. Las po­si­cio­nes y los pro­me­dios los mi­rás, el que di­ce que no mien­te, pe­ro no­so­tros que­re­mos re­cu­pe­rar te­rreno por­que sa­be­mos que te­ne­mos equi­po co­mo pa­ra es­tar más arri­ba.

--¿Al­gu­na vez tra­ba­jas­te tan­to en el as­pec­to tác­ti­co, en­fren­tan­do a mu­ñe­cos de hie­rro y cha­pa cla­va­dos en el pi­so si­mu­lan­do que son ju­ga­do­res ri­va­les?

-- Ja, ja, no, nun­ca me ha- bía to­ca­do prac­ti­car fren­te a ju­ga­do­res es­tá­ti­cos. Die­go (Ose­lla) ha­ce mu­cho hin­ca­pié en lo tác­ti­co, ha­bla mu­cho y nos re­cal­ca mo­men­tos y si­tua­cio­nes, gra­cias a eso no­so­tros me­jo­ra­mos co­mo equi­po y en el jue­go. Lo que él nos pide es sim­ple, y que­da des­mos­tra­do que le te­ne­mos que ha­cer ca­so. Gra­cias al or­den tác­ti­co he­mos ga­na­do o em­pa­ta­do. --¿Qué te su­gie­re Ne­well's? --No im­por­ta el ri­val que ten­ga­mos en­fren­te. Sa­li­mos a ga­nar siem­pre.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

A to­do o na­da,

con el al­ma: el pen­sa­mien­to de Par­ni cuan­do tie­ne que lu­char una pe­lo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.