Días di­fí­ci­les pa­ra Ae­ro­lí­neas

La Nueva - - OPINIÓN. -

La em­pre­sa se vio des­bor­da­da por la can­ti­dad de pa­sa­jes que se ocu­pó de ven­der con an­ti­ci­pa­ción y en el si­tio de em­bar­que.

“ES TRE­MEN­DA

la can­ti­dad de pa­sa­je­ros que se van de va­ca­cio­nes en avión”, re­fle­xio­nó el pre­si­den­te de Ae­ro­lí­neas Argentinas, Ma­riano Re­cal­de, en un en­sa­yo de ser gra­cio­so que in­clu­yó su im­pre­sión de que, por la can­ti­dad de gen­te agol­pa­da, el ae­ro­puer­to por­te­ño se pa­re­cía na­da me­nos que a la can­cha de Bo­ca Ju­niors.

POR SU

par­te, el mi­nis­tro de Economía, Axel Ki­ci­llof, ce­le­bró que ha­ya “un cien por cien­to de ocu­pa­ción de los vue­los” y que mu­cha gen­te “pue­da ir­se de va­ca­cio­nes”, más allá de la “ten­sión” que, re­co­no­ció, hu­bo en el ae­ro­par­que y en mu­chas ter­mi­na­les del país, de­bi­do a la can­ce­la­ción que su­frie­ron de­ce­nas de ser­vi­cios.

ES QUE,

en lo que re­pre­sen­ta una mues­tra to­tal de im­pro­vi­sa­ción o irres­pon­sa­bi­li­dad, la em­pre­sa es­ta­tal se vio com­ple­ta­men­te des­bor­da­da por la can­ti­dad de pa­sa­jes que se ocu­pó de ven­der, tan­to con an­ti­ci­pa­ción co­mo en el mis­mo si­tio de em­bar­que, sin pro­gra­mar una aten­ción ade­cua­da y, lo más se­rio, sin dis­po­ner de la can­ti­dad su­fi­cien­te de má­qui­nas y pi­lo­tos pa­ra cum­plir con una ofer­ta que ex­ce­dió lar­ga­men­te su ca­pa­ci­dad de cum­plir el ser­vi­cio.

UNAS 15

mil per­so­nas re­sul­ta­ron afec­ta­das por la si­tua­ción. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, más de cien vue­los fue­ron can­ce­la­dos los pri­me­ros días de las va­ca­cio­nes, con des­ti­nos tan di­sí­mi­les y va­ria­dos co­mo Mar del Pla­ta, Bahía Blan­ca, Men­do­za, San Luis, Sal­ta, Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, Po­sa­das, San­ta Fe y Tu­cu­mán.

SI BIEN

Re­cal­de re­cha­zó las de­nun­cias de los afec­ta­dos por su­pues­tas so­bre­ven­tas de pa­sa­jes y la ofer­ta de ser­vi­cios inexis­ten­tes, es cla­ro que al­go (o más bien mu­cho) de eso ocu­rrió efec­ti­va­men­te.

POR CIER­TO,

no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar de­ma­sia­das ma­nio­bras pa­ra ve­ri­fi­car esos he­chos, ya que el pro­pio ae­ro­par­que me­tro­po­li­tano mos­tró, con ab­so­lu­ta cer­te­za, las con­se­cuen­cias que sue­len aca­rrear es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias.

ES CIER­TO

que en la ac­tua­li­dad es más gen­te la que uti­li­za el avión co­mo me­dio de trans­por­te, en par­te por la im­por­tan­te ba­ja en el va­lor de los pa­sa­jes, que en mu­chos ca­sos se equi­pa­ran con los de las em­pre­sas de óm­ni­bus.

PE­RO TAM­BIÉN

es­tá cla­ro que una cla­ve pa­ra sos­te­ner es­ta de­man­da es ofre­cer un ser­vi­cio acor­de y efi­cien­te, de­mos­tran­do que la em­pre­sa en ma­nos del Es­ta­do pue­de al­can­zar un gra­do de de­sa­rro­llo si­mi­lar a las ope­ra­das por pri­va­dos, con el adi­cio­nal de aten­der ru­tas con men­ta­li­dad so­cial an­tes que em­pre­sa­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.