Una se­rie de he­chos de­lic­ti­vos vol­vió a des­nu­dar el ni­vel de la in­se­gu­ri­dad en Bahía

En su do­mi­ci­lio de 9 de ju­lio al 1700, una mu­jer de 78 años fue asal­ta­da con mu­cha vio­len­cia por tres la­dro­nes. Es­te epi­so­dio se su­mó a otros dos ca­sos ocu­rri­dos en las úl­ti­mas ho­ras, uno en Río Atuel al 1800 y otro en Cas­te­lli al 300.

La Nueva - - PORTADA - RO­BOS EN DIS­TIN­TOS SI­TIOS

Una vez más los an­cia­nos, el gru­po más vul­ne­ra­ble de la so­cie­dad, fue­ron blan­co de de­lin­cuen­tes y en es­ta opor­tu­ni­dad la víc­ti­ma fue una ju­bi­la­da de 78 años con do­mi­ci­lio en el ba­rrio Ki­ló­me­tro 5, don­de tres mal­vi­vien­tes la sor­pren­die­ron mien­tras te­jía y be­bía un té, la ata­ron e in­ten­ta­ron as­fi­xiar­la pa­ra apo­de­rar­se de di­ne­ro, pren­das de ves­tir, un te­le­vi­sor y jo­yas de oro de gran va­lor sen­ti­men­tal.

El epi­so­dio se su­mó a otros dos ca­sos ocu­rri­dos en las úl­ti­mas ho­ras, uno en ca­lle Río Atuel al 1800 y en la zo­na de Cas­te­lli al 300, en una dis­tri­bui­do­ra, don­de un des­co­no­ci­do lo­gró sus­traer un ma­le­tín con 10.000 pe­sos.

La sus­trac­ción en per­jui­cio de la abue­la tu­vo lu­gar apro­xi­ma­da­men­te a las 15.30 de ayer, en la vi­vien­da de 9 de Ju­lio 1738, don­de re­si­de so­la Do­ra Del­ga­do, a quien los la­dro­nes re­du­je­ron atán­do­la de pies y ma­nos, ame­na­za­ron con cor­tar­le un de­do y la de­ja­ron en­ce­rra­da en una de las ha­bi­ta­cio­nes de su ca­sa.

Ye­si­ca Goy­co­chea, nie­ta de la dam­ni­fi­ca­da, ma­ni­fes­tó a Nue­va.” un cro­nis­ta de “La que los mal­he­cho­res in­gre­sa­ron en la fin­ca de su abue­la por la par­te de atrás, don­de se ha­llan el pa­tio y el ga­ra­je, y allí la abor­da­ron.

“La ata­ron de pies y ma­nos y la qui­sie­ron as­fi­xiar. Me­nos mal que mi pa­pá es­ta­ba dur­mien­do, por­que si no los hu­bie­se ma­ta­do. No for­za­ron nin­gu­na puer­ta o ven­ta­na por­que en­tra­ron el ga­ra­je. Los que lo hi­cie­ron ya sa­brían que acá vi­ve so­la una mu­jer de edad avan­za­da”, con­si­de­ró Ye­si­ca.

“Por lo que se dio cuen­ta le ro­ba­ron un LCD de 32 pul­ga­das, al­go de pla­ta, pe­ro no sé cuán­ta; ro­pa y co­sas de oro co­mo un ani­llo que era del abue­lo, por eso es­tá muy do­li­da. Más que na­da pa­ra ella eran re­cuer­dos. Sé que tam­bién ro­ba­ron un bol­so. To­da­vía es­tá to­do ti­ra­do”, aco­tó la jo­ven, in­dig­na­da.

“No sé con qué la ata­ron por­que es­tá en­lo­que­ci­da de los ner­vios y to­da­vía no nos di­jo mu­chas co­sas”, con­ti­nuó di­cien­do.

Los ma­lean­tes ac­tua­ron al pa­re­cer sin ar­mas y con sus ros­tros des­cu­bier­tos.

“Le die­ron vuel­ta to­da la ca­sa. Me co­men­tó que fue­ron tres mu­cha­chos: uno gordito mo­ro­cho, otro ru­bio y el ter­ce­ro no sa­be muy bien có­mo es por­que lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue en­ce­rrar­la en la pie­za. Creo que mi pa­pá, que vi­ve atrás, fue quien la en­con­tró ata­da a mi abue­la”, ex­pre­só la chi­ca.

Per­so­nal sa­ni­ta­rio del ser­vi­cio de emer­gen­cia 911 le brin­dó asis­ten­cia a la abue­la a raíz de una cri­sis de ner­vios, aun­que no fue ne­ce­sa­rio tras­la­dar­la a un cen­tro asis­ten­cial.

Tam­bién tra­ba­jó per­so­nal del Co­man­do de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria (CPC).

“Le di­je a la po­li­cía que vi a dos sos­pe­cho­sos que es­ta­ban en un au­to­mó­vil gran­de de co­lor ne­gro, ti­po un Re­nault Fluen­ce, que es­ta­ba es­ta­cio­na­do en la puer­ta de la ca­sa de Do­ra. Cuan­do pa­sé por ahí, uno de los fla­cos dio vuel­ta la ca­ra co­mo pa­ra que no lo vie­ra”, afir­mó una ve­ci­na de Del­ga­do.

“No les pres­té de­ma­sia­da aten­ción por­que su­pu­se que es­ta­rían en la ca­sa de Do­ra. Fue a ple­na luz del día ¿a vos te pa­re­ce? El hi­jo de ella vi­ve en la vi­vien­da de atrás y en ese mo­men­to es­ta­ba dur­mien­do la sies­ta. Di­jo que no es­cu­chó na­da”, agre­gó.

“Po­bre Do­ra es­tá des­com­pues­ta por­que la ata­ron”, con­clu­yó la mu­jer.

En tan­to, dos su­je­tos ar­ma­dos irrum­pie­ron en un es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral ubi­ca­do en el ki­ló­me­tro 630 de la ex­ru­ta na­cio­nal 3 y lue­go de ma­nia­tar a dos em­plea­dos, es­ca­pa­ron con di­ne­ro y un par de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res.

Apa­ren­te­men­te los de­lin­cuen­tes lle­ga­ron al lu­gar con da­tos in­co­rrec­tos, pe­ro aún así lo­gra­ron sus­traer apro­xi­ma­da­men­te 3.000 pe­sos en efec­ti­vo.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

La nie­ta

de la dam­ni­fi­ca­da ad­mi­tió que “ten­go ga­nas de en­con­trar­los y ha­cer jus­ti­cia”.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Bea­triz Cue­vas co­men­tó de­ta­lles del ro­bo que su­frió su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.