Un in­dig­nan­te tran­ce pa­de­ce el Ta­ller Pro­te­gi­do de Da­rre­guei­ra

La en­ti­dad trans­fi­rió $ 55.000 a una em­pre­sa ro­sa­ri­na pa­ra la com­pra de un jue­go pa­ra la en­ti­dad. La fir­ma no so­lo nun­ca cum­plió, sino que sus ti­tu­la­res no res­pon­den los lla­ma­dos.

La Nueva - - LA REGIÓN -

gar a la en­ti­dad, en ma­yo úl­ti­mo, un jue­go de 75.000 pe­sos que, has­ta el mo­men­to, no fue re­ci­bi­do y por el que se en­tre­gó una se­ña de $ 55 mil.

“El pla­zo de en­tre­ga del jue­go, con­sis­ten­te en una ca­ma elás­ti­ca mon­ta­da so­bre un trai­ler, era de en­tre 30 y 60 días. De­bía­mos re­ci­bir­lo en ma­yo, co­mo fe­cha lí­mi­te, al­go que nun­ca ocu­rrió”, di­jo ayer Gui­ller­mo Fu­na­ro, coor­di­na­dor del ta­ller.

“Nos co­mu­ni­ca­mos va­rias ve­ces con los due­ños de la em­pre­sa y siem­pre se dis­cul­pa­ron por la de­mo­ra, has­ta que un día de­ja­ron de aten­der­nos el te­lé­fono y no pu­di­mos lo­ca­li­zar­los más”, di­jo.

Lue­go de un tiem­po, el due­ño de la fir­ma se co­mu­ni­có y ale­gó ha­ber te­ni­do in­con­ve­nien­tes de sa­lud.

“Tam­bién nos di­jo que le ha­bían ce­rra­do la fá­bri­ca por un tiem­po, pe­ro que nues­tro jue­go es­ta­ba cons­trui­do en un 50% y que, ni bien lo ter­mi­na­ran, lo iban a en­viar”, ex­pre­só.

“Lue­go de eso, no vol­vi­mos a te­ner más no­ti­cias ni pu­di­mos co­mu­ni­car­nos más, por lo que de­ci­di­mos dar a co­no­cer lo que nos es­ta­ba pa­san­do a la co­mu­ni­dad, que siem­pre nos ayu­da tan­to e ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les”, aña­dió.

La co­mi­sión di­rec­ti­va del Ta­ller Pro­te­gi­do ha­bía de­ci­di­do ad­qui­rir es­te equi­pa­mien­to pa­ra ofre­cer una al­ter­na­ti­va más al pe­que­ño par­que de di­ver­sio­nes que los ope­ra­rios atien­den en un pre­dio cén­tri­co, ce­di­do en co­mo­da­to por la co­mu­na de Puan, en el mar­co de un pro­yec­to pro­duc­ti­vo que apun­ta a pro­mo­ver la in­clu­sión la­bo­ral de las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

El es­pa­cio cuen­ta con ca­le­si­tas, ca­mas elás­ti­cas, in­fla­bles, aten­ción de un kios­co, can­ti­na y ela­bo­ra­ción y ven­ta de po­cho­clos.

“Ja­más pen­sa­mos que iban a es­ta­far al Ta­ller Pro­te­gi­do", ma­ni­fes­tó Fu­na­ro.

“Ca­da vez que lla­má­ba­mos pa­ra re­cla­mar, nos aten­dían y nos de­cían : `La se­ma­na que vie­ne coor­di­na­mos la en­tre­ga'”, ex­pli­có Fu­na­ro.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

AGEN­CIA DA­RRE­GUEI­RA

La se­de de una de las ins­ti­tu­cio­nes

más re­pre­sen­ta­ti­vas de la lo­ca­li­dad de Da­rre­guei­ra, en ca­lle Con­gre­so 184.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.