Un tren chino rum­bo a Bahía

La Nueva - - OPINIÓN -

MU­CHO SE ha ju­ga­do con la ex­pre­sión de es­tar fren­te a “un cuen­to chino” por la pro­me­sa del mi­nis­tro del In­te­rior, Flo­ren­cio Ran­daz­zo, de ha­cer co­rrer un tren -pre­ci­sa­men­te de ori­gen chino- en­tre nues­tra ciu­dad y Pla­za Cons­ti­tu­ción, pa­ra lo cual, cuan­do to­da­vía el fun­cio­na­rio so­ña­ba con lan­zar su can­di­da­tu­ra a pre­si­den­te, reali­zó un via­je de prue­ba ca­lu­ro­sa­men­te ce­le­bra­do. UN CUEN­TO chino por­que, se­gún define la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la, esa ex­pre­sión re­fie­re a un em­bus­te, una men­ti­ra dis­fra­za­da de ar­ti­fi­cios, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que no se tra­ta de un en­ga­ño sim­ple o evi­den­te, sino di­si­mu­la­do, in­ge­nio­so, en­ca­ja­do den­tro de una his­to­ria fan­tás­ti­ca o de du­do­sa ve­ra­ci­dad. LA EX­PRE­SIÓN pa­re­ce te­ner ori­gen en un li­bro de Mar­co Po­lo que na­rra con fas­ci­na­ción los des­cu­bri­mien­tos que hi­zo en ese país, pe­ro tam­bién enu­me­ra la exis­ten­cia de ani­ma­les ra­ros, es­pe­cias de sa­bo­res ex­tra­ños, flo­res exó­ti­cas y un des­co­mu­nal pa­la­cio de oro, lo que hi­zo que esa na­rra­ción re­sul­ta­ra po­co creí­ble o irreal. LAS DU­DAS so­bre la pues­ta en ope­ra­ti­vi­dad de un ser­vi­cio re­gu­lar con es­tas nue­vas for­ma­cio­nes res­pon­de en par­te a ser un anun­cio pro­pio de tiem­pos elec­to­ra­les -don­de pu­lu­lan, por cier­to, las pro­me­sas, los ver­sos y los en­ga­ños-, y por­que ade­más los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ra­ron que, por el mal es­ta­do de los rie­les, es im­po­si­ble cum­plir con la pres­ta­ción. SIN EM­BAR­GO, el mi­nis­te­rio de Ran­daz­zo ha con­fir­ma­do su apues­ta, y se­ña­ló que a par­tir del pró­xi­mo 16 de sep­tiem­bre, an­ti­ci­pan­do la pri­ma­ve­ra, ha­brá un re­co­rri­do se­ma­nal me­dian­te es­tos va­go­nes de má­xi­mo con­fort, ce­rra­dos, ca­le­fac­cio­na­dos y pro­vis­tos de ca­ma­ro­tes. LA NO­TI­CIA es alen­ta­do­ra pa­ra un ser­vi­cio que se vie­ne cum­plien­do des­de 1884, que ha sa­bi­do de bue­nos mo­men­tos, que ha si­do aban­do­na­do a su suer­te a par­tir de la dé­ca­da del 60 y que, a pe­sar de to­do, si­gue te­nien­do un po­ten­cial úni­co. SE­RÍA MUY va­lio­so, na­die lo du­da, que se con­fir­ma­ra y for­ta­le­cie­ra la pues­ta en mar­cha de es­te con­voy. TAM­BIÉN SE­RÍA su­ma­men­te im­por­tan­te que, en ca­so de que no fue­ra via­ble, por cir­cuns­tan­cias téc­ni­cas, el Es­ta­do se ocu­pa­ra de re­pa­rar los va­go­nes exis­ten­tes, hoy con ven­ta­nas tra­ba­das, vi­drios ro­tos, sin ca­le­fac­ción, con ba­ños que des­com­po­nen, asien­tos ta­jea­dos, sin lu­ces y con la me­ra es­pe­ran­za de que no fa­lle el mo­tor de una lo­co­mo­to­ra con más de 60 años de mar­cha.

Las du­das so­bre el su­pues­to me­jo­ra­mien­to del ser­vi­cio se de­ben a que el anun­cio se hi­zo épo­ca elec­to­ral, con to­do lo que es­to im­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.