El Go­bierno y un re­la­to que ya no pue­de sos­te­ner­se

La Nueva - - SOCIEDAD -

MEN­TI­RAS. “Mien­te, mien­te, mien­te que al­go que­da­rá, cuan­to más gran­de sea una men­ti­ra más gen­te la cree­rá” fue el la­ti­gui­llo del me­siá­ni­co na­zi J.Goeb­bels.

Lo que “que­da­rá” re­sul­tó ser la muer­te de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos y la de­vas­ta­ción de gran par­te de Eu­ro­pa.

En nues­tro país, du­ran­te más de una dé­ca­da, ese la­ti­gui­llo se lla­ma “re­la­to” y sus efec­tos son ca­tas­tró­fi­cos.

La cons­tan­te de­vas­ta­ción de la Re­pú­bli­ca, me­dian­te la de­gra­da­ción de ins­ti­tu­cio­nes co­mo los po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial; la co­rrup­ción de los go­ber­nan­tes; la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca; la educación in­con­sis­ten­te; la en­de­ble se­gu­ri­dad fí­si­ca de sus ha­bi­tan­tes; los prin­ci­pios del res­pe­to al se­me­jan­te de­gra­da­dos; el aco­so ha­cia quie­nes no res­pon­den a los in­tere­ses de la fac­ción po­lí­ti­ca en­tro­ni­za­da en el po­der; el de­te­rio­ro de la ca­li­dad de vi­da; la cre­cien­te po­bre­za e in­di­gen­cia; la in­fla­ción, son al­gu­nos de los efec­tos de la reali­dad no re­la­ta­da y sus­ti­tui­da con men­ti­ras. Y qué de­cir del des­em­pleo cre­cien­te por fal­ta de crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo ge­ne­ra­do­res de ri­que­za, pe­ro con go­ber­nan­tes en­ri­que­ci­dos ro­ban­do re­cur­sos del Es­ta­do.

En los ac­tua­les tiem­pos elec­to­ra­les, cuan­do se enun­cian las co­sas bue­nas que hi­zo el kirch­ne­ris­mo en do­ce años, só­lo se men­cio­nan la asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo y Ae­ro­lí­neas e YPF en ma­nos del Es­ta­do, irre­le­van­tes fren­te a los gra­ves pro­ble­mas pre­ci­ta­dos y otros. En el pró­xi­mo mes de agos­to, los ciu­da­da­nos te­ne­mos por fin la opor­tu­ni­dad de dar el pri­mer pa­so, pa­ra ce­rrar en oc­tu­bre es­ta dé­ca­da os­cu­ra y de­ni­gran­te.

Emi­lio Zuc­ca­lá

Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.