La amis­tad, el don su­pre­mo

La Nueva - - SOCIEDAD -

VA­LOR ESEN­CIAL. Uno de los de­seos más im­por­tan­tes de los hom­bres es te­ner ami­gos y dis­fru­tar de su tra­to.

Ese vi­vir es afec­to pu­ro y de­sin­te­re­sa­do con las per­so­nas que sien­ten una mu­tua es­ti­ma­ción y simpatía. Pe­que­ños y ma­yo­res, hom­bres y mu­je­res quie­ren te­ner ami­gos con quien ha­blar, ma­ni­fes­tar las preo­cu­pa­cio­nes y re­ci­bir el con­se­jo acer­ta­do. La amis­tad es uno de los va­lo­res más no­bles de la vi­da hu­ma­na y uno de los go­ces más elevados.

El bien de la amis­tad tien­de a cre­cer, a bus­car nue­vos ami­gos, ya sea en el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, en­tre los ve­ci­nos o en los via­jes. Pue­de ocu­rrir que mu­chas per­so­nas se be­ne­fi­cien del tra­ba­jo or­di­na­rio pro­pio, ya sea per­so­nal­men­te o por me­dio de las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo el co­reo elec­tró­ni­co, los men­sa­jes, las con­ver­sa­cio­nes con mó­vi­les o a tra­vés de las re­des so­cia­les.

En to­dos los ca­sos ha­brá ma­yor amis­tad cuan­to más amor se ha­ya pues­to en el tra­ba­jo y en las pa­la­bras pa­ra con el otro.

Ar­tu­ro Ra­mo

Te­ruel, Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.