Die­go di­ce que Clau­dia ter­mi­na­rá en la cár­cel

“Si hi­zo lo que no­so­tros te­ne­mos, la­men­ta­ble­men­te van a ser tres los que van a ir pre­sos”, agre­gó el 10.

La Nueva - - SOCIEDAD -

“TO­DOS ME QUE­RÍAN VER MUER­TO” En me­dio de la cau­sa ju­di­cial en la que se in­ves­ti­ga un su­pues­to fal­tan­te mi­llo­na­rio de di­ne­ro que Die­go Ma­ra­do­na le re­cla­ma a Clau­dia Vi­lla­fa­ñe, el 10 ha­bló y di­jo que si su ex­mu­jer no le de­vuel­ve el di­ne­ro que le re­cla­ma, ten­drá que pa­gar con la cár­cel.

"Si Clau­dia hi­zo lo que no­so­tros te­ne­mos, la­men­ta­ble­men­te van a ser 3 los que van a ir pre­sos", di­jo Ma­ra­do­na al re­fe­rir­se a Vi­lla­fa­ñe; a la ex­so­cia de Clau­dia, Cecilia Er­gue­ta, y al exes­po­so de Er­gue­ta.

Ade­más, Ma­ra­do­na vol­vió des­li­zar que to­do su entorno, me­nos sus hi­jas, que­ría ver­lo muer­to.

En diá­lo­go con el pro­gra­ma "In­tru­sos", Ma­ra­do­na res­pon­dió al con­duc­tor Jor­ge Rial, quien le pre­gun­tó si es ver­dad que cre­yó en al­gún mo­men­to que en su fa­mi­lia y entorno qui­sie­ron ver­lo muer­to.

"La­men­ta­ble­men­te ten­go que de­cir que sí. Las úni­cas que que­rían ver­me vi­vo eran Gian­ni­ni­ta y Dal­ma. Pe­ro to­dos, sa­can­do a mi vie­ja, que es­ta­ba des­con­so­la­da, to­dos los de­más pen­sa­ban: 'es­te pi­ra y nos de­ja el ca­mino li­bre a Mar del Pla­ta'".

En tan­to su abo­ga­do, Ma­tías Mor­la, di­jo que "no hay te­mor de que pue­da cam­biar el rum­bo de la in­ves­ti­ga­ción", an­te el ru­mor de que Clau­dia pe­di­ría una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca pa­ra el pa­dre de sus hi­jas si es­te per­sis­te en su re­cla­mo de una deu­da mi­llo­na­ria.

De a po­co Clau­dia co­mien­za a mos­trar sus car­tas, con el co­rrer de los días su abo­ga­do, Fer­nan­do Bur­lan­do, es­tá im­po­nien­do su es­tra­te­gia y se­gún sa­lió en la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta "Gen­te" si el 10 de­ci­de ir a fon­do con las de­nun­cias, del la­do de Clau­dia ju­ga­rán una car­ta fuer­te y de la que di­fí­cil­men­te pue­da ha­ber re­torno.

"Clau­dia tie­ne pen­sa­do pe­dir­le una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca pa­ra de­cla­rar la in­sa­nía de Ma­ra­do­na", di­ce la re­vis­ta.

Del la­do de Die­go ya se anoti­cia­ron de es­te ru­mor y ellos se man­tie­nen con su es­tra­te­gia.

"Por más que quie­ran, la au­di­to­ría no la hi­zo Ma­ra­do­na. Los au­di­to­res son con­ta­do­res, hay una em­pre­sa atrás de to­do es­to y fue­ron ellos los en­car­ga­dos de re­vi­sar ca­da uno de los mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos. Es­to cla­ra­men­te es par­te de una es­tra­te­gia, no­so­tros se­gui­mos con­ven­ci­dos de lo que pre­sen­ta­mos y no hay te­mor de que pue­da cam­biar el rum­bo de la in­ves­ti­ga­ción", le di­jo el abo­ga­do de Die­go a “Dia­rio Po­pu­lar”.

Lo que sien­ten en el entorno del as­tro es que és­ta es una ju­ga­da de Bur­lan­do pa­ra tra­tar de des­viar el fo­co de aten­ción, al­go que se­gu­ra­men­te que­da­rá de­ve­la­do en el trans­cur­so de los días ya que hay 2 per­so­nas in­vo­lu­cra­das en la au­di­to­ría ci­ta­das a de­cla­rar. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com “Clau­dia hi­zo bien”. Omar Suá­rez con­tó que fue tes­ti­go de la com­pra de los de­par­ta­men­tos de Mia­mi, un ne­go­cio que le acer­ca­ron a Ma­ra­do­na y que es­tá en el ojo de la tor­men­ta. "No ten­go prue­bas de na­da, pe­ro si Clau­dia ven­dió y pu­so a nom­bre de sus hi­jas sin avi­sar, hi­zo bien. Era una épo­ca muy com­pli­ca­da de Die­go, ha­bía gen­te al­re­de­dor que to­do el tiem­po le sa­ca­ba gui­ta, él no es­ta­ba bien y si ella de­ci­dió cui­dar los bie­nes de esa ma­ne­ra no me pa­re­ce mal", co­men­tó.

Se­gún la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta “Clau­dia tie­ne pen­sa­do pe­dir­le una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca pa­ra de­cla­rar la in­sa­nía de Ma­ra­do­na.

Una va­li­ja de dro­ga. Suá­rez agre­gó que Ma­ra­do­na no te­nía gen­te bue­na a su la­do. “Re­cién se ha­bía pe­lea­do con (Gui­ller­mo) Cóp­po­la y to­dos que­rían acer­car­le ne­go­cios. Una vez le con­si­guen una re­pre­sen­ta­ción en Bo­li­via, cuan­do lle­ga pa­ra ha­cer lo que te­nían pac­ta­do le pa­gan con una va­li­ja de dro­ga. Ob­via­men­te que no acep­tó", con­tó co­mo anéc­do­ta.

REUTERS

Los bue­nos mo­men­tos en­tre Die­go y Clau­dia que­da­ron muy atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.