Un muer­to y tres he­ri­dos por ex­plo­sión

Juan Luis Ma­ca­lu­so, quien su­fría tras­tor­nos de­pre­si­vos, fue ha­lla­do muer­to lue­go de que com­bus­tio­na­ra el gas acu­mu­la­do en la vi­vien­da. Tres fa­mi­lia­res he­ri­dos.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Un hom­bre fa­lle­ci­do y tres fa­mi­lia­res con sig­nos de que­ma­du­ras fue el te­rri­ble sal­do de una ex­plo­sión, re­gis­tra­da so­bre el me­dio­día de la vís­pe­ra en uno de los cua­tro de­par­ta­men­tos del com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal ubi­ca­do en Tu­cu­mán 1762, en el ba­rrio Ki­ló­me­tro Cin­co, pre­sun­ta­men­te ori­gi­na­da co­mo con­se­cuen­cia del gas acu­mu­la­do en el lu­gar.

La víc­ti­ma fa­tal de he­cho fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Juan Luis Ma­ca­lu­so (48 años), quien re­si­día en el in­mue­ble in­terno Nº 2, ubi­ca­do en la plan­ta ba­ja.

Del mis­mo mo­do, re­sul­ta­ron con que­ma­du­ras le­ves su pa­dre, Juan Jo­sé (70), y sus tíos Ali­des Fa­bro­ni (61) y Jor­ge Luis Qui­ro­ga (65), quie­nes ha­bían lle­ga­do al lu­gar en su bús­que­da.

El trá­gi­co su­ce­so se re­gis­tró po­cos an­tes de las 12.15, cuan­do los fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma fa­tal ac­cio­na­ron el tim­bre, pro­du­cien­do la reac­ción quí­mi­ca, que hi­zo eclo­sión.

“Fue tal la ex­plo­sión que ro­pa que lle­va­ba la tía (su­pues­ta­men­te en la mano) que­dó pe­ga­da en el por­tón (de ac­ce­so)”, di­jo más tar­de un ami­go de la víc­ti­ma fa­tal.

Se­gún tras­cen­dió los fa­mi­lia­res del fa­lle­ci­do que lle­ga­ron al lu­gar ha­brían men­cio­na­do que des­de el ex­te­rior se ad­ver­tía “un fuer­te olor a gas”, pe­ro “ins­tin­ti­va­men­te uno ac­cio­na el sis­te­ma eléc­tri­co que, lue­go en frío, sa­be que no tie­ne que ha­cer”, co­men­tó uno de los cin­co ope­ra­rios de la em­pre­sa Ca­muz­zi, quie­nes al­re­de­dor de las 16 de la vís­pe­ra rea­li­za­ron el con­trol de los me­di­do­res ubi­ca­dos en el ex­te­rior, y an­te la pre­sen­cia de una es­cri­ba­na.

La ex­plo­sión pro­du­jo la des­truc­ción to­tal del con­te­ni­do del de­par­ta­men­to que cuen­ta con ba­ño, co­ci­na-co­me­dor, li­ving, dos ha­bi­ta­cio­nes y un pa­si­llo.

Una do­ta­ción del cuar­tel Cen­tral de bom­be­ros acu­dió a la emer­gen­cia y per­ma­ne­ció en el lu­gar has­ta las 14.30, cuan­do ya es­ta­ban tra­ba­jan­do pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca.

“No­so­tros re­ci­bi­mos el lla­ma­do a las 12.15 y cuan­do lle­ga­mos, en la ve­re­da, ha­bía al­gu­nas per­so­nas con que­ma­du­ras di­fe­ren­tes. El fue­go es­ta­ba de­cla­ra­do en una ha­bi­ta­ción, y re­cién cuan­do lo ex­tin­gui­mos pu­di­mos ver el cuer­po de una per­so­na. Es­ta­ba ti­ra­da so­bre el pi­so, en una po­si­ción si­mi­lar a la que to­ma cual­quie­ra mien­tras es­tá dur­mien­do”, di­jo un vo­ce­ro con­sul­ta­do.

A las 13.30, una ho­ra an­tes que fue­ra re­ti­ra­do el ca­dá­ver pa­ra ser tras­la­da­do a la mor­gue a los fi­nes au­top­sia­les, los fa­mi­lia­res in­vo­lu­cra­dos en el epi­so­dio in­gre­sa­ron al Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal de Agu­dos Doc­tor Leó­ni­das Lu­ce­ro, des­de don­de se in­for­mó que el más afec­ta­do por el su­ce­so fue Qui­ro­ga, quien “tie­ne que­ma­du­ras en dis­tin­tas par­te del cuer­po”.

Mien­tras tan­to, el pa­dre de la víc­ti­ma fa­tal y Fa­bro­ni fue­ron asis­ti­dos en el sec­tor de guar­dia.

Juan Luis Ma­ca­lu­so pa­de­cía cua­dros de­pre­si­vos y ac­tual­men­te se desem­pe­ña­ba co­mo cho­fer del clea­ring del Ban­co de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en­ti­dad a la que es­tu­vo vin­cu­la­do en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, aun­que lle­va­ba un tiem­po sin tra­ba­jar por pro­ble­mas en una ro­di­lla.

“Ha­cía trein­ta años que lo co­no­cía y vein­te mil ve­ces me lo di­jo: 'ya es­toy po­dri­do'... Siem­pre fue me­dio de­pre­si­vo. Ha­bía pe­río­dos en que es­ta­ba bien y otros en que no, pe­ro siem­pre con al­gún pro­ble­ma nue­vo”, di­jo el mis­mo ami­go que se acer­có al lu­gar lue­go de en­te­rar­se so­bre lo su­ce­di­do.

La víc­ti­ma era pa­dre de tres hi­jos (de 24, 22 y 15 años de edad) pro­duc­to del víncu­lo con su pri­me­ra mu­jer.

“Aho­ra es­ta­ba en pa­re­ja con la chi­ca (re­fi­rién­do­se a una mu­jer con un avan­za­do em­ba­ra­zo, que pre­fi­rió no re­fe­rir­se al trá­gi­co su­ce­so)... Se ha­bían pe­lea­do, y tal vez a raíz de eso to­mó la de­ter­mi­na­ción... Ella no es­ta­ba acá, sino en Mé­da­nos, de don­de es. Ha­cía cin­co o seis que ellos es­ta­ban jun­tos”, fi­na­li­zó di­cien­do.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Un ami­go de la víc­ti­ma no pu­do ocul­tar su do­lor. Per­so­nal de Ca­muz­zi se pre­sen­tó en el lu­gar pa­ra eva­luar la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.