Una atrac­ción tu­rís­ti­ca que ca­si na­die co­no­ce

En ave­ni­da Ca­bre­ra es­tá la ba­rran­ca don­de ha­bi­ta una co­lo­nia de lo­ros úni­ca en su ti­po y que mo­ti­va la vi­si­ta de es­tu­dio­sos de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

La Nueva - - LA CIUDAD - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

PRO­PUES­TA PA­RA PO­NER­LA EN VA­LOR Pe­se a ser una ri­que­za inédita pa­ra un cen­tro ur­bano, es­tar a po­cas cua­dras de la Pla­za Ri­va­da­via y mo­ti­var a es­tu­dio­sos del mun­do a in­tere­sar­se por el si­tio, el 80% de los bahien­ses des­co­no­ce la exis­ten­cia de la ba­rran­ca don­de ha­bi­tan unos 300 lo­ros ba­rran­que­ros que ca­da día ge­ne­ran un es­pec­tácu­lo de co­lor y so­ni­do.

Ese por­cen­ta­je sur­ge de un tra­ba­jo de la li­cen­cia­da en Tu­ris­mo Fa­bia­na Fio­re, el cual desa­rro­lla una pro­pues­ta pa­ra cons­truir ins­ta­la­cio­nes que per­mi­tan el avis­ta­mien­to de la co­lo­nia al tiem­po de ge­ne­rar un pun­to de atrac­ción tu­rís­ti­ca.

En 2013 un de­rrum­be me­nor re­gis­tra­do en es­te si­tio ubi­ca­do en la ave­ni­da Ca­bre­ra al 2000 lle­vó al mu­ni­ci­pio a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer un pa­red con blo­ques de pie­dra y te­ji­do (ga­vio­nes) que, si bien ter­mi­na­ba con ese ries­go, tam­bién po­nía pun­to final a la exis­ten­cia de es­ta co­lo­nia.

La pro­pues­ta ge­ne­ró la reac­ción de con­ser­va­cio­nis­tas y un pro­yec­to de or­de­nan­za de la con­ce­jal ra­di­cal Alo­ma El si­tio. Unas 130 cue­vas se cuen­tan en una ba­rran­ca de 500 me­tros de ex­ten­sión y 10 de al­to. El lu­gar es na­tu­ral pues la co­lo­nia se for­mó sin ser for­za­da por el hom­bre. En ca­da cueva, de un me­tro de pro­fun­di­dad, ha­bi­ta una pa­re­ja de lo­ros, que pue­de po­ner cin­co hue­vos ca­da año. BBC. En 2013 un pro­duc­tor de la BBC de Lon­dres re­sal­tó la im­por­tan­cia. "He vi­si­ta­do po­bla­cio­nes de lo­ros en mu­chas ciu­da­des, pe­ro los de Bahía Blan­ca son úni­cos". má­xi­ma ron­da­rá los 17º y la mí­ni­ma, 11º.

Los días pri­ma­ve­ra­les en pleno in­vierno preanun­cia­ban la lle­ga­da de pre­ci­pi­ta­cio­nes, las cua­les fa­vo­re­cen, en­tre otras co­sas, a la ve­ge­ta­ción, ya que es­pe­cia­lis­tas ex­pli­ca­ron que tan­to los ca­lo­res co­mo los fríos fue­ra de épo­ca afec­tan a di­ver­sas es­pe­cies.

En ca­so de llu­via muy abun­dan­te, los me­nos fa­vo­re­ci­dos se­rán los ba­rrios con ca­lles de tie­rra por los anega­mien­tos. Si el mi­li­me­tra­je es te­nue, en cam­bio, se ve­rán be­ne­fi­cia­dos por­que el vien­to des­pren­de­rá me­nos pol­vo. Sar­tor, ten­dien­te a pre­ser­var esa co­lo­nia úni­ca por su ca­rác­ter ur­bano, ejem­plo de con­vi­ven­cia de la so­cie­dad con la na­tu­ra­le­za.

Sar­tor plan­teó cons­ti­tuir un área de avis­ta­mien­to y ex­pli­ca­ción, me­dian­te el de­sa­rro­llo de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y de con­cien­ti­za­ción am­bien­tal, a par­tir de la con­vo­ca­to­ria de es­pe­cia­lis­tas del De­par­ta­men­to de Bio­lo­gía de la UNS. Des­de en­ton­ces, la pro­pues­ta duer­me en al­gún ca­jón del Eje­cu­ti­vo.

Una idea, un lu­gar

Fio­re su­gie­re, a par­tir de un es­tu­dio in­te­gral, la cons­truc­ción de un cen­tro de ob­ser­va­ción re­crea­ti­vo y edu­ca­ti­vo fren­te a la ba­rran­ca. Se tra­ta de una cons­truc­ción de dos pi­sos, en el su­pe­rior de los cua­les se ubi­ca­ría una sa­la con un gran ven­ta­nal, de mo­do de, a par­tir del uso de lar­ga­vis­tas, ob­ser­var el es­pec­tácu­lo. En la plan­ta ba­ja pro­po­ne el fun­cio­na­mien­to de un cen­tro in­ter­pre­ta­ti­vo que per­mi­ta re­co­no­cer el va­lor del si­tio, com­po­nen­te cla­ve pa­ra su pro­tec­ción y con­ser­va­ción, así co­mo "esen­cial pa­ra fo­men­tar su eva­lua­ción y con­cien­ti­za­ción".

Des­de el pun­to de vis­ta tu­rís­ti­co se­ría par­te del avi­tu­ris­mo, que re­fie­re la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var aves au­tóc­to­nas en su há­bi­tat na­tu­ral.

Es­tos lo­ros --que vi­ven has­ta 30 años-- pre­sen­tan un es­pec­tácu­lo adi­cio­nal a par­tir de su plu­ma­je ver­de oli­va, con plu­mas ro­jo-na­ran­jas en la par­te cen­tral de su ab­do­men y ama­ri­llas en la par­te ba­ja del mis­mo.

Un de­ta­lle cu­rio­so: es­ta ba­rran­ca no exis­te des­de siem­pre, sino que se con­so­li­dó en los '90, a par­tir de la pro­lon­ga­ción de Sar­mien­to. Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por Fio­re en el lu­gar, el 83% de los pa­sean­tes ja­más es­cu­chó ha­blar de la co­lo­nia y un por­cen­ta­je si­mi­lar nun­ca pres­tó aten­ción a su exis­ten­cia. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO-LA NUE­VA.

En más de una oca­sión,

con vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, se rea­li­za­ron re­co­rri­das y char­las. El 80% de los bahien­ses no es­tá en co­no­ci­mien­to de su va­lor.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

Pe­se a los anun­cios, pa­re­ce que es­te año no se­rá tan hú­me­do co­mo 2014. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras tra­je­ron agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.