Las elec­cio­nes de 2015

La Nueva - - OPINIÓN - por Car­los R. Bae­za Car­los R. Bae­za es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Re­si­de en Bahía Blan­ca.

Pa­ra fi­na­li­zar es­ta se­rie de ar­tícu­los so­bre los con­cep­tosy pro­ce­di­mien­tos me­dian­te los cua­les se lle­va­rán a ca­bo las pró­xi­mas elec­cio­nes, y te­nien­do en cuen­ta que los dipu­tados na­cio­na­les y los re­pre­sen­tan­tes del Par­la­sur se­rán elec­tos me­dian­te el sis­te­ma D’Hondt, mien­tras que los se­na­do­res pro­vin­cia­les, con­ce­ja­les mu­ni­ci­pa­les y con­se­je­ros es­co­la­res se ele­gi­rán a tra­vés del sis­te­ma de cuo­cien­te, ana­li­za­re­mos am­bos me­ca­nis­mos elec­to­ra­les, cu­yos re­sul­ta­dos di­fie­ren sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

a) Sis­te­ma de cuo­cien­te. Cons­ta de 3 pa­sos: 1° se di­vi­de el to­tal de vo­tos vá­li­dos por el nú­me­ro de car­gos a cu­brir; 2° el cuo­cien­te así ob­te­ni­do se di­vi­de por los vo­tos de ca­da par­ti­do, se­ña­lán­do­se que las agru­pa­cio­nes que no al­can­cen di­cho cuo­cien­te ca­re­cen de re­pre­sen­ta­ción; 3° los nue­vos cuo­cien­tes in­di­can los car­gos que co­rres­pon­den a ca­da lis­ta; si aún que­dan va­can­tes y da­do que nun­ca di­chos cuo­cien­tes se­rán nú­me­ros en­te­ros, se ad­ju­di­ca­rán aque­llas a los ma­yo­res re­si­duos; fi­nal­men­te, si to­da­vía no se cu­brie­ran to­dos los car­gos, los fal­tan­tes se ad­ju­di­ca­rán al par­ti­do más vo­ta­do (art. 109 ley 5.109 t.o).

b) Sis­te­ma D’Hondt. El me­ca­nis­mo, que fue uti­li­za­do por pri­me­ra vez en nues­tro país en el año 1957, pa­ra la elec­ción de con­ven­cio­na­les cons­ti­tu­yen­tes, es el si­guien­te: 1° se di­vi­de el nú­me­ro de vo­tos de ca­da par­ti­do por la can­ti­dad de car­gos a cu­brir, par­tien­do des­de la uni­dad has­ta el nú­me­ro que re­pre­sen­ta el to­tal de di­chos car­gos; 2° se or­de­nan los re­sul­ta­dos así ob­te­ni­dos en for­ma de­cre­cien­te, sin con­si­de­ra­ción a la lis­ta de la que pro­ven­gan, has­ta lle­gar al nú­me­ro que coin­ci­da con el del úl­ti­mo car­go a ocu­par; y 3° es­ta úl­ti­ma se­rá la ci­fra re­par­ti­do­ra que di­vi­di­da por el to­tal de vo­tos de ca­da par­ti­do arro­ja­rá los car­gos que a ellos co­rres­pon­dan (art. 161 ley 19.945 t.o.).

Pa­ra ad­ver­tir el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de cuo­cien­te, to­ma­re­mos los re­sul­ta­dos de la elec­ción mu­ni­ci­pal de 1985 en nues­tra ciu­dad, en la que se re­no­va­ban 12 con­ce­ja­les.

Es­ta vo­ta­ción, so­bre un to­tal de 128.142 vo­tos vá­li­dos, arro­jó 58.389 pa­ra la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal; 33.751 pa­ra el Jus­ti­cia­lis­mo y 10.637 pa­ra el Par­ti­do In­tran­si­gen­te, y ac­to se­gui­do lo com­pa­ra­re­mos con lo que hu­bie­ra su­ce­di­do de adop­tar­se en su lu­gar el sis­te­ma D’Hondt.

Así pues, el cuo­cien­te se ob­tie­ne me­dian­te la si­guien­te ope­ra­ción: vo­tos vá­li­dos/car­gos = 128.142/12 = 10.678. En el ca­so de la vo­ta­ción que ana­li­za­mos, es­te es el nú­me­ro que se uti­li­zó pa­ra de­ter­mi­nar el nú­me­ro de car­gos ob­te­ni­do por ca­da par­ti­do, con es­tos re­sul­ta­dos.

UCR: 58.389/10.678 = 5,46 PJ: 33.751/ 10.678 = 3,16 PI: 10.637/ 10.678 = 0,99

En con­se­cuen­cia, y to­man­do el cuo­cien­te directo, co­rres­pon­die­ron 5 con­ce­ja­les a la U.C.R y 3 al Jus­ti­cia­lis­mo, en tan­to el P.I. que­dó sin re­pre­sen­ta­ción -por só­lo 45 vo­tos- al no ha­ber al­can­za­do la uni­dad. Lue­go, se ad­ju­di­ca­ron los car­gos va­can­tes a los ma­yo­res re­si­duos, dan­do una ban­ca más a ca­da uno de los dos pri­me­ros; y al que­dar aún 2 ban­cas sin cu­brir, co­rres­pon­die­ron al par­ti­do más vo­ta­do. En sín­te­sis: la U.C.R lo­gró 8 con­ce­ja­les (5 por cuo­cien­te; 1 por re­si­duo y 2 por el res­to); y el Jus­ti­cia­lis­mo los 4 res­tan­tes (3 por cuo­cien­te y 1 por re­si­duo).

En cam­bio, de ha­ber­se adop­ta­do el sis­te­ma D’Hondt, los gua­ris­mos se­rían otros. En pri­mer lu­gar, se di­vi­den los vo­tos de ca­da par­ti­do des­de la uni­dad has­ta el to­tal de car­gos en dispu­ta (12). A con­ti­nua­ción, se or­de­nan las ci­fras ob­te­ni­das de ma­yor a me­nor, has­ta la co­rres­pon­dien­te al úl­ti­mo car­go a ele­gir. La ci- fra re­par­ti­do­ra pro­duc­to de es­ta ope­ra­ción -en el ca­so de la men­cio­na­da elec­ción de 1985- es 8.341, sen­si­ble­men­te me­nor que el cuo­cien­te del otro sis­te­ma.

Fi­nal­men­te, se di­vi­den los vo­tos vá­li­dos de ca­da par­ti­do por la ci­fra re­par­ti­do­ra y ello per­mi­te dis­tri­buir los car­gos en dispu­ta.

De es­te mo­do se ad­vier­te que con los mis­mos re­sul­ta­dos, de ha­ber­se uti­li­za­do el sis­te­ma D’Hondt en lu­gar del de cuo­cien­te, la dis­tri­bu­ción de las ban­cas hu­bie­ra re­fle­ja­do me­jor y en for­ma más equi­ta­ti­va el cau­dal de ca­da par­ti­do, a pun­to tal que con la adop­ción de ese sis­te­ma el PI hu­bie­ra ob­te­ni­do un con­ce­jal.

UCR: 58.389/8.341 = 7 PJ: 33.751/8.341 = 4 PI: 10.637/8.341 = 1

Al po­ner en vi­gen­cia la ley elec­to­ral que se co­no­ce­ría con su nom­bre, de­cía el en­ton­ces pre­si­den­te Ro­que Saenz Pe­ña: “Quie­ra mi país es­cu­char la pa­la­bra y el con­se­jo de su Pri­mer Man­da­ta­rio. Quie­ra vo­tar...”.

Hoy, por el con­tra­rio, una in­ten­sa cam­pa­ña pro­po­ne no ejer­cer es­te de­re­cho, re­cu­rrien­do a di­ver­sas téc­ni­cas que el sis­te­ma vi­gen­te per­mi­te, si bien con­fun­dien­do las vías elec­to­ra­les a ta­les fi­nes.

En la so­le­dad del cuar­to os­cu­ro, el ciu­da­dano de un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, es el ti­tu­lar de su de­re­cho al su­fra­gio uni­ver­sal y se­cre­to sin ol­vi­dar que du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de nues­tra his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal, re­cla­má­ba­mos po­der ejer­cer nues­tros de­re­chos cí­vi­cos, fren­te a re­gí­me­nes que a tra­vés del frau­de fal­sea­ban la vo­lun­tad po­pu­lar, u otros que li­sa y lla­na­men­te los im­pe­dían. Hay con­sen­so en que es me­nes­ter in­tro­du­cir re­for­mas al ré­gi­men elec­to­ral y de par­ti­dos po­lí­ti­cos -en­tre otros- ta­les co­mo su­pri­mir la obli­ga­to­rie­dad del su­fra­gio; per­mi­tir la pre­sen­ta­ción de can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes; adop­tar el ré­gi­men de cir­cuns­crip­cio­nes uni­no­mi­na­les en una pri­me­ra eta­pa pa­ra car­gos mu­ni­ci­pa­les, o el sis­te­ma ale­mán pa­ra le­gis­la­do­res na­cio­na­les; pe­ro ta­les mo­di­fi­ca­cio­nes de­ben lo­grar­se den­tro del sis­te­ma y no fue­ra de él.

Se ofre­ce en es­ta no­ta un aná­li­sis de los dis­pa­res me­ca­nis­mos me­dian­te los cua­les se de­ter­mi­na el nú­me­ro de car­gos ob­te­ni­dos por los par­ti­dos po­lí­ti­cos: el sis­te­ma de cuo­cien­te y el sis­te­ma D’Hondt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.