El ca­so Pe­ra: una decisión de pe­so

El con­ce­jal ex­pul­sa­do es­ta­ba acu­sa­do de ha­ber agre­di­do a los edi­les Gus­ta­vo Man­da­rá y Ser­gio Mas­sa­re­lla.

La Nueva - - OPINIÓN -

EN UNA se­sión ma­ra­tó­ni­ca, a sie­te me­ses de ocu­rri­dos los he­chos, y por 16 vo­tos po­si­ti­vos con­tra sie­te por la ne­ga­ti­va, el Con­ce­jo De­li­be­ran­te de­ci­dió la re­mo­ción del con­ce­jal ofi­cia­lis­ta Ri­car­do Pe­ra, acu­sa­do de pro­ta­go­ni­zar he­chos de vio­len­cia den­tro del cuer­po le­gis­la­ti­vo, fal­ta a la que los edi­les ca­li­fi­ca­ron de “gra­ví­si­ma”.

PE­RA ES­TA­BA acu­sa­do de ha­ber agre­di­do fí­si­ca­men­te a los con­ce­ja­les Gus­ta­vo Man­da­rá y Ser­gio Mas­sa­re­lla, a quie­nes pro­vo­có le­sio­nes le­ves, de acuer­do con las pe­ri­cias mé­di­cas rea­li­za­das por la Jus­ti­cia a par­tir de la de­nun­cia rea­li­za­da por los agre­di­dos.

TAM­BIÉN SE con­si­de­ra­ron agre­sio­nes ver­ba­les a otro edil y a un ve­cino que ha­bía con­cu­rri­do al re­cin­to pa­ra rea­li­zar al­gu­nos re­cla­mos.

EL DE­BA­TE se cen­tró en un úni­co des­pa­cho, el cual, en su pun­to sie­te, con­si­de­ra­ba la des­ti­tu­ción de Pe­ra, aten­to a que, se­gún ex­pli­ca­ron al­gu­nos de los ex­po­si­to­res, la nor­ma­ti­va exis­ten­te no dis­po­ne de otras al­ter­na­ti­vas an­te ese ti­po de con­duc­tas, sal­vo la apli­ca­ción de una mul­ta eco­nó­mi­ca, la que se con­si­de­ró inade­cua­da an­te la gra­ve­dad de los he­chos que se con­si­de­ra­ban y la in­ves­ti­du­ra del res­pon­sa­ble.

HU­BO, AL ini­cio de la dis­cu­sión, una muy ex­ten­sa ex­po­si­ción del abo­ga­do de Pe­ra, Car­los An­dreuc­ci, que se to­mó cua­tro ho­ras inin­te­rrum­pi­das pa­ra en­sa­yar una de­fen­sa del con­ce­jal, mi­ni­mi­zar los he­chos, des­car­tar otros, cues­tio­nar las for­mas y otras pro­pues­tas pro­pias de quien asu­me una de­fen­sa.

LA DECISIÓN final del cuer­po le­gis­la­ti­vo no de­ja de ser ejem­pli­fi­ca­do­ra si se con­si­de­ra que las agre­sio­nes ocu­rrie­ron, se­gún que­dó de­mos­tra­do en to­do lo tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos me­ses, que las con­duc­tas pa­to­te­ri­les del des­ti­tui­do edil fue­ron ve­ri­fi­ca­das por va­rios tes­ti­gos, y que re­sul­ta inacep­ta­ble que en un es­pa­cio tan sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo es el Con­ce­jo De­li­be­ran­te se de­ba con­vi­vir con per­so­nas que ha­cen del ame­dren­ta­mien­to fí­si­co una de sus he­rra­mien­tas de prác­ti­ca.

SI BIEN el ca­so tie­ne nom­bre y ape­lli­do, lo im­por­tan­te es con­si­de­rar que hu­bo una per­so­na, cual­quie­ra que fue­ra, un con­ce­jal ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar al pue­blo y aten­der sus ne­ce­si­da­des, que dio por sen­ta­do que po­día sos­te­ner com­por­ta­mien­tos agre­si­vos, pa­to­te­ri­les, pro­pios de ma­to­nes y de tiem­pos que ha cos­ta­do de­ma­sia­do tiem­po, su­fri­mien­to y do­lor su­pe­rar.

PO­DRÁ AD­MI­TIR­SE que la po­lí­ti­ca ju­gó su pa­pel en la dis­cu­sión del te­ma, pe­ro tam­bién que la cues­tión no ad­mi­tía una pos­tu­ra de in­di­fe­ren­cia, y mu­cho me­nos de mi­rar pa­ra e cos­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.