“Es co­mo si tu­vie­ra dos hi­jos per­di­dos”

Lo di­jo la ma­dre de Gus­ta­vo Mar­tí­nez, ma­ri­do de An­drea Es­nao­la, quien des­apa­re­ció en Pehuen Co.

La Nueva - - SEGURIDAD -

CON­TI­NÚA LA BÚS­QUE­DA “En es­te mo­men­to es co­mo si tu­vie­ra dos hi­jos per­di­dos, por­que Gus­ta­vo no es­tá to­tal­men­te cons­cien­te y si­gue in­ter­na­do, to­da­vía sin re­cor­dar na­da de lo que pa­só, y de mi nue­ra no sa­be­mos na­da”.

Esas fue­ron las pa­la­bras de la ma­dre de Gus­ta­vo Mar­tí­nez Ipucha, de 44 años de edad, quien es asis­ti­do en el Hos­pi­tal Pri­va­do Doc­tor Raúl Ma­te­ra lue­go de su­frir una he­ri­da de ba­la en el ar­co su­per­ci­liar del ojo de­re­cho du­ran­te un pre­sun­to in­ten­to de sui­ci­dio.

Mar­ta Ipucha se re­fi­rió al es­ta­do de su hi­jo y tam­bién res­pec­to de Ma­ría An­drea Es­nao­la (47), quien ha­ce más de dos se­ma­nas des­apa­re­ció de Pehuen Co, don­de el ma­tri­mo­nio re­si­día. En diá­lo­go con

la mu­jer de­jó en cla­ro que Gus­ta­vo no re­ci­bi­rá el al­ta mé­di­ca du­ran­te los pró­xi­mos días.

“Mi hi­jo con­ti­núa in­ter­na­do y va me­jo­ran­do, pe­ro to­da­vía no es­tá en con­di­cio­nes de aban­do­nar el hos­pi­tal. He oí­do en (los ca­na­les de te­le­vi­sión) Cró­ni­ca y Amé­ri­ca de­cir que Gus­ta­vo es­ta­ba a pun­to de re­ci­bir el al­ta, pe­ro esa información no es ver­da­de­ra”, acla­ró.

“Es­to no va a su­ce­der por­que por mo­men­tos no tie­ne me­mo­ria y por mo­men­tos sí. To­da­vía no se sa­be cuán­do mi hi­jo va a sa­lir de la clí­ni­ca, por­que pri­me­ro los mé­di­cos es­ti­ma­ron el pla­zo en más o me­nos un mes, pe­ro aún le tie­nen que ha­cer un mon­tón

va.”,

“La Nue-

de es­tu­dios”, agre­gó.

Del mis­mo mo­do, sos­tu­vo que “es­tá con vi­gi­lan­cia de con­trol en el hos­pi­tal y por eso no pue­de en­trar a ver­lo na­die que sea ajeno a nues­tra fa­mi­lia”.

Más ade­lan­te, Ipucha co­men­tó que la le­sión le pro­vo­có a su hi­jo la pér­di­da de la vi­sión en el ojo.

“Lo tie­ne pe­ro no le fun­cio­na ni le va a fun­cio­nar. Por mo­men­tos es­tá lú­ci­do y por otros no; no en­tien­de ni se acuer­da ab­so­lu­ta­men­te de na­da de lo que pa­só. Mez­cla to­dos los he­chos”.

Lue­go di­jo que Mar­tí­nez Ipucha pre­gun­ta cons­tan­te­men­te por su mu­jer, de quien no se tie­ne no­ve­da­des des­de el pa­sa­do miér­co­les 15 del co­rrien­te.

“Quie­re que la lle­ve (al hos­pi­tal) y me di­ce `de­ci­le que ven­ga´, por­que por ahí des­va­ría y se va al dia­blo. Yo es­toy co­mo pue­do. A An­drea la con­si­de­ro una hi­ja, no una nue­ra, por­que la co­noz­co de chi­qui­ta. Son 21 años de con­vi­ven­cia y tres me­ses de ca­sa­dos. Si es­cu­cha­ras las con­ver­sa­cio­nes que con­ti­nua­men­te te­nía con ella por te­lé­fono, te da­rías cuen­ta de cuán­to la quie­ro”, con­clu­yó la mu­jer. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

MAR­TA IPUCHA MA­DRE DEL HOM­BRE HE­RI­DO

FO­TOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Efec­ti­vos po­li­cia­les

y pe­rros adies­tra­dos par­ti­ci­pan de las ta­reas que se desa­rro­llan en la ve­ci­na lo­ca­li­dad bal­nea­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.