El ini­cio del fin de las re­ten­cio­nes

La Nueva - - EL PAÍS -

Na­cie­ron en 2002,lue­go de la me­ga­de­va­lua­ción. En aquel mo­men­to las re­ten­cio­nes fue­ron un ele­men­to cen­tral pa­ra re­cu­pe­rar a las ex­haus­tas ar­cas pú­bli­cas y apro­piar­se de par­te de los ex­ce­den­tes de las ex­por­ta­cio­nes del sec­tor agro­pe­cua­rio.

Se­gún cálcu­los de la So­cie­dad Ru­ral, el Es­ta­do re­cau­dó por es­te con­cep­to na­da me­nos que el equi­va­len­te a 84.000 mi­llo­nes de dó­la­res. “¿Dón­de fue to­do ese di­ne­ro?”, se pre­gun­ta­ba des­pués de las inun­da­cio­nes el ti­tu­lar de la en­ti­dad, Luis Et­che­vehe­re.

Pe­ro con el pa­so de los años las re­ten­cio­nes fue­ron re­pre­sen­tan­do una por­ción más ba­ja de la re­cau­da­ción y al mis­mo tiem­po un gran pe­so pa­ra el cam­po.

El dó­lar oficial a 9,20 pe­sos re­pre­sen­ta en reali­dad un ti­po de cam­bio in­fe­rior a 6 pe­sos pa­ra los pro­duc­to­res, lo que vuel­ve in­sos­te­ni­ble la pro­duc­ción.

La fuer­te caí­da de las ma­te­rias pri­mas –es­pe­cí­fi­ca­men­te de la so­ja- es el gol­pe de gra­cia que le ter­mi­na qui­tan­do la po­ca ren­ta­bi­li­dad que aún con­ser­va­ban los sec­to­res más pro­duc­ti­vos.

Los prin­ci­pa­les can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ya es­ta­ble­cie­ron co­mo una de las prio­ri­da­des en el arran­que de su ges­tión la ne­ce­si­dad de re­vi­sar to­do el es­que­ma de re­ten­cio­nes.

Las pri­me­ras en ser eli­mi­na­das se­rían las que se apli­can a las eco­no­mías re­gio­na­les.

“No tie­ne sen­ti­do so­me­ter a mi­les de pro­duc­to­res por un in­gre­so anual de ape­nas 600 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el fis­co”, re­co­no­ció Mi­guel Bein, el economista de ca­be­ce­ra de Da­niel Scio­li. El res­to tam­bién se ma­ni­fes­tó en la mis­ma di­rec­ción.

En su pre­sen­ta­ción en el even­to or­ga­ni­za­do por la Fe­de­ra­ción Agraria, Scio­li se com­pro­me­tió con el sec­tor a ir a un es­que­ma im­po­si­ti­vo “seg­men­ta­do”.

Sus pro­me­sas se su­man a las de­cla­ra­cio­nes for­mu­la­das a prin­ci­pios del mes pa­sa­do por el mi­nis­tro de Asun­tos Agra­rios de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Ale­jan­dro "To­po" Ro­drí­guez, quien sos­tu­vo que en ca­so de que Da­niel Scio­li ga­ne la pre­si­den­cia se "eli­mi­na­rán las re­ten­cio­nes a las eco­no­mías re­gio­na­les", re­du­ci­rán los de­re­chos a la ex­por­ta­ción del trigo y se re­mo­ve­rán "to­dos los obs­tácu­los que im­pi­den la ex­por­ta­ción".

Ma­cri, por su par­te, ade­lan­tó la eli­mi­na­ción de to­das las re­ten­cio­nes, sal­vo pa­ra la so­ja. En el ca­so de la oleaginosa, la re­duc­ción se­ría de cin­co pun­tos por año.

En el fon­do, la apues­ta es con­se­guir una me­jo­ra des­de el pun­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro sin po­ner to­do el pe­so en el ti­po de cam­bio.

La apues­ta es con­se­guir una me­jo­ra des­de el pun­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro sin po­ner to­do el pe­so en el ti­po de cam­bio.

En el ca­so del sec­tor agro­pe­cua­rio, el “mix” inevi­ta­ble pa­sa por una mez­cla de me­nor pre­sión tri­bu­ta­ria, pe­ro al mis­mo tiem­po acom­pa­ña­da por una suba real en el pre­cio del dó­lar.

Con los cos­tos a ra­ya

Cla­ro que una de­va­lua­ción só­lo tie­ne sen­ti­do si no es acom­pa­ña­da por una suba de los pre­cios que eli­mi­ne esa ven­ta­ja con­se­gui­da.

De otra for­ma, la suba de cos­tos pos­te­rior a la de­va­lua­ción ali­men­ta­ría la in­fla­ción, de for­ma que se es­ta­ría an­te un se­rio ries­go de te­ner que vol­ver a de­va­luar pa­ra re­to­mar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da. Y de es­to, abun­dan ejem­plos de la his­to­ria eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na re­cien­te: en los años del Ro­dri­ga­zo, se apli­có una de­va­lua­ción de más de un 150% del pe­so en re­la­ción al dó­lar co­mer­cial que lle­vó a la in­fla­ción a los tres dí­gi­tos anua­les.

La tur­bu­len­cia de los mer­ca­dos mun­dia­les, la caí­da del pre­cio de la so­ja, y la re­ce­sión bra­si­le­ña obli­ga­rán al nue­vo Go­bierno a to­mar me­di­das in­me­dia­tas. Re­sul­ta im­po­si­ble ya que­dar­se quie­to, al­go que hoy só­lo se ex­pli­ca por las ur­gen­cias elec­to­ra­les, pe­ro que re­sul­ta­rá in­sos­te­ni­ble des­pués del 10 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.