De di­chos po­pu­la­res

La Nueva - - APLAUSOS -

odos co­no­ce­mos al­gu­na ora­ción po­pu­lar, que en for­ma de gran ver­dad, vie­ne a re­su­mir­nos y pre­sen­tar­nos una en­se­ñan­za es­con­di­da tras el dis­fraz de pa­la­bras que no ex­pre­san su sen­ti­do li­te­ral.

Los di­chos o re­fra­nes se pa­san de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, se re­sig­ni­fi­can y per­ma­ne­cen co­mo he­ren­cia fa­mi­liar y le­ga­do de ori­gen, re­fle­jo de mo­dos de vi­da y cos­tum­bres de an­ta­ño.

La co­ci­na, la be­bi­da y la co­mi­da, han si­do siem­pre una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa en es­te afán de ejem­pli­fi­car con me­tá­fo­ras, pe­ro, ¿de dón­de vie­nen es­tos di­chos que re­pe­ti­mos dia­ria­men­te, qué sig­ni­fi­can? Al­gu­nos for­man par­te de la li­te­ra­tu­ra e ima­gi­na­rio po­pu­lar, otros pro­vie­nen de his­to­rias curiosas y mu­chos in­clu­si­ve de­ri­van de pro­ce­sos cu­li­na­rios. Aquí de­jo al­gu­nos que se­gu­ra­men­te en­con­tra­rán fa­mi­lia­res:

T“La chan­cha y los vein­te”

Ex­pre­sión crio­lla que na­ció a fi­nes del si­glo pa­sa­do y de­no­ta a la per­so­na co­di­cio­sa que bus­ca ob­te­ner, no só­lo lo jus­to sino ma­yo­res ven­ta­jas. Es con­den­sa­ción de otro di­cho más lar­go, “el chan­cho, la chan­cha y los vein­te le­cho­nes”, que agre­ga al abu­so, una exa­ge­ra­ción: la cría de una cer­da a tra­vés de su vi­da fér­til ra­ra vez lle­ga a la vein­te­na. Por con­ci­sión, la idea que­dó abre­via­da en su for­ma ac­tual: “Que­rer la chan­cha y los vein­te…”. Pe­ro a la pi­car­día po­pu­lar no le pa­re­ció su­fi­cien­te. Eran tiem­pos del au­ge de los fri­go­rí­fi­cos y de la ex­plo­ta­ción de to­do lo que se pu­die­ra sa­car de un ani­mal. Así, se com­ple­ta la fra­se en su má­xi­mo po­ten­cial “La chan­cha, los vein­te y la má­qui­na de ha­cer cho­ri­zos”. Ese agre­ga­do tec­no­ló­gi­co ele­va la ra­pa­ci­dad al col­mo. Mues­tra el afán des­afo­ra­do de que­dar­se con to­do. Y con al­go más, de ser po­si­ble.

“Dar ga­to por lie­bre”

Sur­ge de la ma­la fa­ma que te­nían las fon­das y po­sa­das an­ti­guas en la ca­li­dad de sus co­mi­das. Era tan­to el des­cré­di­to de es­tos lu­ga­res, que lle­go a ha­cer­se usual en­tre los co­men­sa­les la prác­ti­ca de un conjuro, pre­vio a la de­gus­ta­ción, en el que los co­men­sa­les, pa­ra­dos fren­te a la car­ne re­cién asa­da, re­ci­ta­ban: "si eres ca­bri­to, man­ten­te fri­to; si eres ga­to, sal­ta al pla­to".

Es­to dio ori­gen a la ex­pre­sión dar ga­to por lie­bre, que con el tiem­po se in­cor­po­ró al len­gua­je po­pu­lar co­mo equi­va­len­te de en­ga­ño ma­li­cio­so por el que se

La co­ci­na, la be­bi­da y la co­mi­da han si­do siem­pre una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa en es­te afán de ejem­pli­fi­car con me­tá­fo­ras.

da una co­sa de in­fe­rior ca­li­dad.

“Ni chi­cha ni li­mo­ná”

Equi­va­le a de­cir no va­le pa­ra na­da, o cuan­do al­go no es ni una co­sa ni la otra. La chi­cha es una be­bi­da al­cohó­li­ca que re­sul­ta de la fer­men­ta­ción del maíz en agua azu­ca­ra­da. De es­te li­cor, muy co­mún en Cen­troa­mé­ri­ca y Su­da­mé­ri­ca, na­ce el di­cho "ni chi­cha ni li­mo­ná", es de­cir, que no hay o no que­dan ni be­bi­das al­cohó­li­cas ni re­fres­can­tes.

Y me des­pi­do con una que se es­cu­cha en to­dos la­dos es­tos días.

“El horno no es­tá pa­ra bo­llos”

Una fra­se que in­vo­lu­cra el co­rrec­to pro­ce­so de coc­ción del pan. Alu­de a que una si­tua­ción o una per­so­na de­ter­mi­na­da no ad­mi­te más ten­sión de la que tie­ne acu­mu­la­da. Cuan­do un horno se ca­len­tó de­ma­sia­do no es re­co­men­da­ble co­lo­car en su in­te­rior los bo­llos pa­ra ha­cer un ti­po es­pe­cial de pan, pues la ma­sa se que­ma­rá por fue­ra y el in­te­rior que­da­rá cru­do. Me­jor es­pe­rar una oca­sión me­jor, es­pe­re­mos sea pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.