El Pa­pa lla­mó a la di­rec­to­ra que fue des­pla­za­da

La do­cen­te fue se­pa­ra­da del car­go tras la muer­te de un ne­ne a ma­nos de su pa­dras­tro. “Es­te es un mo­men­to du­rí­si­mo, pe­ro lo acep­to con humildad”, di­jo.

La Nueva - - SOCIEDAD -

TAM­BIÉN ECHA­RON A UNA MAES­TRA El pa­pa Fran­cis­co lla­mó por te­lé­fono a la di­rec­to­ra de un jar­dín de in­fan­tes que fue des­pla­za­da por el mi­nis­te­rio de Educación por­te­ño tras la muer­te de un ne­ne a ma­nos de su pa­dras­tro el pa­sa­do 9 de ju­nio en el ba­rrio por­te­ño de Flo­res.

Se tra­ta de El­sa Vin­co­va, quien jun­to a la maes­tra Ale­jan­dra Be­lli­ni, a car­go de la sa­la a la que iba Agus­tín Ma­rre­ro en el jar­dín de in­fan­tes Nº 2, fue­ron se­pa­ra­das de su car­go.

Vin­co­va le en­tre­gó se­ma­nas atrás al le­gis­la­dor por­te­ño por Bien Co­mún Gus­ta­vo Ve­ra una car­ta pa­ra que le lle­va­ra a Fran­cis­co y lle­gó lo ines­pe­ra­do pa­ra es­ta mu­jer, quien por pri­me­ra vez ha­bló so­bre la si­tua­ción que le to­ca vi­vir .

“Es­te es un mo­men­to du­rí­si­mo, pe­ro lo acep­to con humildad por­que a ve­ces cuan­do pa­san co­sas du­ras son pa­ra que ven­ga un cam­bio, co­sas me­jo­res”, arran­có la di­rec­to­ra en de­cla­ra­cio­nes al pro­gra­ma La Ver­dad Con­cre­ta, que con­du­ce Ve­ra por Ra­dio Co­ne­xión Abier­ta.

Vin­co­va re­ve­ló que al es­cu- char su voz sin­tió “una gran emo­ción” y sos­tu­vo que el Su­mo Pon­tí­fi­ce se pre­sen­tó “só­lo co­mo Fran­cis­co”.

“Fue al­go increíble en mi vi­da y no me voy a ol­vi­dar nun­ca de es­to. En la car­ta pri­me­ro le con­té lo que su­ce­dió con Agus­tín, co­mo fue su muer­te, por qué el Mi­nis­te­rio ha­bía ac­tua­do en for­ma ar­bi­tra­ria y a lo que yo no le en­con­tra­ba ex­pli­ca­ción”, in­di­có.

La do­cen­te ex­pli­có que “las fa­mi­lias com­par­ten las en­tra­das al jar­dín, los ac­tos y otras ac­ti­vi­da­des, y la ma­má de Agus­tín tam­bién lo ha­cía”.

“Le cuen­to eso y le pe­dí una ora­ción por Agus­tín, por­que fue un do­lor muy gran­de pa­ra las do­cen­tes, los pa­dres y los chi­cos. Y le pe­dí que re­za­ra pa­ra que vuel­va la paz al jar­dín. Des­de el día en que el ne­ne fa­lle­ció y des­pués de to­das las ac­cio­nes que hu­bo que ha­cer por la gran in­jus­ti­cia que se dio con Ale­jan­dra y con­mi­go los chi­cos no es­ta­ban bien”, agre­gó.

En ese sen­ti­do, Vin­co­va con­si­de­ró que la se­pa­ra­ción del car­go de la maes­tra pa­ra los pe­que­ños fue co­mo “una do­ble pér­di­da, pri­me­ro por la muer­te de Agus­tín y des- a su hi­jo, en quién nos que­da con­fiar?”.

Agus­tín mu­rió el 9 de ju­nio. La au­top­sia re­ve­ló que ha­bía va­rios trau­ma­tis­mos, tan­tos que su hí­ga­do ha­bía es­ta­lla­do.

Lean­dro Os­val­do Sar­li, fue de­te­ni­do lue­go de que la her­ma­na de Agus­tín con­ta­ra que lo vio pe­gar­le. El 14 de ju­lio, la jue­za de ins­truc­ción Sil­via Ra­mond pro­ce­só a Sar­li por ho­mi­ci­dio agra­va­do por ale­vo­sía y a la ma­dre por omi­sión de cui­da­do por no ha­ber evi­ta­do la muer­te del hi­jo. pués por la sa­li­da de la maes­tra, que era la que los es­ta­ba con­te­nien­do en es­te mo­men­to de due­lo.

“Fran­cis­co me di­jo que le­yó la car­ta, que es­ta­ba re­zan­do por no­so­tras. Le agra­de­cí mu­chí­si­mo y le di­je que no sa­bía lo que su­ce­día den­tro de la ca­sa del ni­ño co­mo pa­ra que to­do ter­mi­ne así. Y él ter­mi­nó di­cién­do­me 'aho­ra us­ted re­ce por mí'”, re­la­tó la di­rec­to­ra.

Por úl­ti­mo, Vin­co­va se­ña­ló que tras ha­blar con Jor­ge Ber­go­glio a ella le “que­dó una lec­ción gran­dí­si­ma de la humildad del Pa­pa Fran­cis­co”.

“A mí eso que me pa­só me ha­ce pen­sar que ten­go que de­di­car más tiem­po al ser­vi­cio. Me de­jó una en­se­ñan­za que me va a que­dar pa­ra to­da la vi­da", con­clu­yó la ex­di­rec­to­ra. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

WWW.INFOJUSNOTICIAS.GOV.AR

La di­rec­to­ra de la es­cue­la,

El­sa Vin­co­va, y la do­cen­te Ale­jan­dra Be­lli­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.