“En dos años y me­dio in­cre­men­ta­mos la ma­sa so­cie­ta­ria un cien por cien”

El Ti­ro Fe­de­ral de nues­tra ciu­dad ce­le­bra hoy su 118 aniver­sa­rio. Las au­to­ri­da­des des­ta­ca­ron una re­vi­ta­li­za­ción en ba­se a obras y aper­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal.

La Nueva - - DEPORTES - Ri­car­do Sbra­na rs­bra­na@la­nue­va.com

l Ti­ro Fe­de­ral de nues­tra ciu­dad ce­le­bra hoy 118 años. El aniver­sa­rio en­cuen­tra a la ins­ti­tu­ción de­por­ti­va bahien­se en un pro­ce­so de cre­ci­mien­to. Así lo se­ña­la­ron Ale­jan­dro Le­bed y Jor­ge Pic­ci­ri­lli, pre­si­den­te y te­so­re­ro, res­pec­ti­va­men­te, del club.

“Des­de ha­ce tres años que

Ea­su­mi­mos co­mo co­mi­sión di­rec­ti­va des­pués de diez o ca­si do­ce años que no ha­bía elec­cio­nes. Los car­gos se iban tras­la­dan­do en­tre los dis­tin­tos pre­si­den­tes, pe­ro no me­dian­te elec­cio­nes abier­tas. Bas­tan­te atí­pi­co”, di­jo Le­bed. Al in­gre­sar al pre­dio de ca­lle Bal­boa 1.094 se ob­ser­van ma­qui­na­rias. La tie­rra del ac­ce­so y ca­lles in­ter­nas fue re­mo­vi­da pa­ra or­ga­ni­zar el es­ta­cio­na­mien­to y la par­qui­za­ción del sec­tor prin­ci­pal del pre­dio, que to­ta­li­za 16 hec­tá­reas.

“Son tra­ba­jos que ha­bía que ha­cer por­que ha­cía mu­chí­si­mo que no se aco­mo­da­ban los te­rre­nos en la ins­ti­tu­ción. Co­mo ha­cía mu­chí­si­mo que aden­tro tam­po­co se ha­cía na­da", des­ta­có Le­bed.

“Los cam­bios es­tán a la vis­ta. Cual­quier per­so­na que ha­ya es­ta­do en el Ti­ro Fe­de­ral ha­ce cua­tro o cin­co años atrás, sin du­das no­ta­rá las obras y las gran­des di­fe­ren­cias con lo que era la ins­ti­tu­ción. He­mos he­cho mu­chí­si­mo hin­ca­pié en la se­gu­ri­dad, en el ma­ne­jo se­gu­ro de ar­mas. To­do es­to es­tá re­gla­men­ta­do por el Re­gis­tro Na- cio­nal de Ar­mas (RE­NAR), al igual que los dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos y elec­tró­ni­cos pa­ra la prác­ti­ca de­por­ti­va del ti­ro”, afir­mó.

Más allá de las ta­reas, las au­to­ri­da­des re­mar­ca­ron el per­fil y es­pí­ri­tu de­por­ti­vo de la dis­ci­pli­na.

“Que­re­mos de­cir­le a la so­cie­dad que el ar­ma aquí es nues­tro ele­men­to de de­por­te. Co­mo la ra­que­ta de un te­nis­ta o el pa­lo de golf”, com­pa­ró Le­bed, ins­truc­tor con el que cuen­ta la ins­ti­tu­ción.

La ins­truc­ción y or­ga­ni­za­ción de tor­neos, el prés­ta­mo de ar­mas pro­pias, ba­li­nes gra­tis pa­ra los más chi­cos y una cuo­ta so­cial muy ac­ce­si­ble (130 pe­sos), fue­ron cla­ves.

“Se arri­mó mu­cha gen­te, tan­to chi­cos co­mo gran­des, hom­bres y mu­je­res, tal vez por­que an­tes no exis­tía la po­si­bi­li­dad de que en el Ti­ro Fe­de­ral te en­se­ña­ran a ti­rar. El ám­bi­to de la gen­te que con­cu­rría era muy ce­rra­do. No ha­bía una re­cep­ción so­cial muy abier­ta. En dos años y me­dio in­cre­men­ta­mos la ma­sa so­cie­ta­ria un cien por cien, a unos 400 so­cios”, afir­mó.

Los sá­ba­dos a la ma­ña­na se dic­ta un cur­so de ma­ne­jo se­gu­ro de ar­mas de fue­go cor­tas.

“Lo pri­me­ro que acla­ro es que en el Ti­ro Fe­de­ral no se en­se­ña a de­fen­der­se con un ar­ma a na­die. El sa­ber ma­ne­jar un ar­ma, es­tá muy por le­jos de sa­ber de­fen­der­se con un ar­ma. Es­ta­mos cien por cien en­fo­ca­do al ám­bi­to de­por­ti­vo. El que pien­se que ven­drá al Ti­ro Fe­de­ral a apren­der a ti­rar pa­ra es­tar cu­bier­to an­te un even­to, es­tá equi­vo­ca­do", con­clu­yó.

Ha­cía mu­chí­si­mo que no se aco­mo­da­ban los te­rre­nos. Co­mo ha­cía mu­chí­si­mo que aden­tro tam­po­co se ha­cía na­da”. ALE­JAN­DRO LE­BED PRE­SI­DEN­TE DEL TI­RO FE­DE­RAL

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.