Una “to­rre Eif­fel” en la Ama­zo­nia

La Nueva - - OPINIÓN - OTRAS VOCES por Ja­vier To­var Ja­vier To­var es pe­rio­dis­ta de la agen­cia AFP-NA.

En­tre el es­pe­sor de la sel­va ama­zó­ni­ca bra­si­le­ña emer­ge una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca blan­ca y na­ran­ja. Es una to­rre de 325 me­tros, uno me­nos que la Eif­fel de Pa­rís, que ser­vi­rá de la­bo­ra­to­rio pa­ra es­tu­diar cam­bios cli­má­ti­cos en es­te pul­món del mun­do.

El Ob­ser­va­to­rio de To­rre Al­ta de la Ama­zo­nia (ATTO, por sus si­glas en in­glés) es­tá en el me­dio de la re­ser­va eco­ló­gi­ca de Ua­tu­má, a unos 350 ki­ló­me­tros de Ma­naos (nor­te del país) y se lle­ga tras un lar­go re­co­rri­do por ca­rre­te­ras de tie­rra y na­ve­ga­ción por río.

En la zo­na no hay co­ber­tu­ra pa­ra ce­lu­la­res ni In­ter­net, so­lo un ho­ri­zon­te ver­de de sel­va sin fin.

En el si­len­cio de es­te lu­gar re­cón­di­to, ale­ja­do de la ci­vi­li­za­ción, se mez­cla ese so­ni­do es­tri­den­te y mo­nó­tono de las ci­ga­rras con el can­tar de nu­me­ro­sas aves y el zum­bi­do del res­to de los in­sec­tos due­ños de esas tie­rras.

“El he­cho de es­tar dis­tan­te de las ciu­da­des y por lo tan­to de la in­fluen­cia hu­ma­na ga­ran­ti­za la co­lec­ta de da­tos re­la­ti­va­men­te no adul­te­ra­dos”, ex­pli­có Mein­rat An­drae, di­rec­tor del ins­ti­tu­to ale­mán Max Planck, que im­pul­sa el pro­yec­to jun­to al Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes de la Ama­zo­nia de Brasil (In­pa) y otros cen­tros es­pe­cia­li­za­dos.

Con 3.000 km de es­te a oes­te, la sel­va Ama­zó­ni­ca es el ma­yor bos­que tro­pi­cal ho­mo­gé­neo del mun­do. De­bi­do a su ex­ten­sión, los pro­ce­sos cli­má­ti­cos y at­mos­fé­ri­cos que allí ocu­rren pue­den in­fluir en otras re­gio­nes del pla­ne­ta.

“Con es­ta to­rre va­mos a en­ten­der me­jor cuál es el pa­pel de la Ama­zo­nia en es­tas re­gio­nes de sel­va, su efec­to en el cli­ma lo­cal, pe­ro tam­bién en el glo­bal”, di­jo a la AFP el pro­fe­sor An­to­nio Oci­mar Man­zi, coor­di­na­dor del pro­yec­to del la­do bra­si­le­ño, des­de lo al­to de la to­rre.

Na­die se sal­va del ca­lor en es­ta sel­va, evi­den­te en las fren­tes y ca­mi­se­tas su­da­das de to­dos en el cam­pa­men­to. Y pa­ra dis­fru­tar de una bri­sa re­fres­can­te, só­lo bas­ta su­bir a la to­rre... no ap­ta pa­ra per­so­nas con vér­ti­go.

Un ar­nés es obli­ga­to­rio pa­ra su­bir. Son más de 1.000 es­ca­lo­nes has­ta el to­pe. En el re­co­rri­do pa­ra la prensa, el lí­mi­te per­mi­ti­do fue de 150 me­tros, que ya da­ba pa­ra te­ner una per­cep­ción de que real­men­te es­tá en el me­dio de la na­da.

Es­te ob­ser­va­to­rio cli­má­ti­co, el más ele­va­do del mun­do, fue inau­gu­ra­do el sá­ba­do y aún no es­tá ope­ra­ti­vo. Has­ta aho­ra se han rea­li­za­do al­gu­nas prue­bas pi­lo­to, pe­ro en lo que res­ta de año se irán ins­ta­lan­do los ins­tru­men­tos pa­ra arran­car un lar­go ca­mino de es­tu­dios plan­tea­dos pa­ra tres dé­ca­das.

¿Có­mo fun­cio­na la to­rre? ¿Por qué tan al­ta?

Los bos­ques tro­pi­ca­les con­tri­bu­yen al con­trol cli­má­ti­co del pla­ne­ta por su po­ten­cial de ga­nar o per­der gran­des can­ti­da­des de car­bono. Pe­ro, con el au­men­to de 1,5 ve­ces en la emi­sión de ga­ses ocu­rri­do du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, los cien­tí­fi­cos se pre­gun­tan qué es­tá ha­cien­do la sel­va con ese ex­ce­so de an­hí­dri­do car­bó­ni­co. Hay otras dos to­rres en Ua­tu­má, de 50 y 80 me­tros de al­to, que analizan la in­ter­ac­ción de la jun­gla y la at­mós­fe­ra en un ra­dio de 10 me­tros.

Con ATTO, ese ra­dio se in­cre­men­ta­rá 100 ve­ces, a 1.000 me­tros.

“Un es­tu­dio a lar­go pla­zo, de dos o tres dé­ca­das, de­ter­mi­na­rá cua­les se­rán los efec­tos que los cam­bios cli­má­ti­cos van a te­ner so­bre esos eco­sis­te­mas aquí”, ex­pli­có Man­zi.

La idea sur­gió en un ca­fé... ¿o fue un té? Jur­gen Kes­sel­meier, coor­di­na­dor ale­mán del pro­yec­to, no es­tá se­gu­ro, pe­ro sí de aque­lla con­ver­sa­ción. “Es­tá­ba­mos de­ba­tien­do en nues­tro ins­ti­tu­to (el Max Planck) y An­drae di­jo que se­ría per­fec­to te­ner al­go co­mo la to­rre ZOTTO, que hay en Si­be­ria, en la re­gión ama­zó­ni­ca. Le di­je: ‘Ex­ce­len­te, pe­ro ¿quién va a pa­gar por eso?’”, re­cor­dó.

El ob­ser­va­to­rio de Zo­tino (ZOTTO) fun­cio­na des­de 2003 y es­tu­dia las con­cen­tra­cio­nes de gas car­bono, me­tano y otros ga­ses de efec­to es­tu­fa en la tai­ga de Si­be­ria.

ATTO cos­tó 26 mi­llo­nes de reales (7,4 mi­llo­nes de dó­la­res) y fue fi­nan­cia­da por par­tes igua­les por los go­bier­nos de Brasil y Ale­ma­nia.

Fue cons­trui­da en el sur de Brasil y pa­ra tras­la­dar sus 15.000 pie­zas por 4.000 km fue­ron ne­ce­sa­rios 15 días. Pe­sa 142 to­ne­la­das y es­tá sos­te­ni­da por lar­gos ca­bles de ace­ro que ade­más le dan es­ta­bi­li­dad.

Las me­di­cio­nes dia­rias ade­más ser­vi­rán pa­ra dar re­co­men­da­cio­nes a las au­to­ri­da­des con ba­se cien­tí­fi­ca so­bre cam­bio cli­má­ti­co.

El re­loj co­men­za­rá en bre­ve su cuen­ta re­gre­si­va: 30 años u 11.000 días o 254.000 ho­ras. Es­te tra­ba­jo inin­te­rrum­pi­do per­mi­ti­rá co­no­cer me­jor la Ama­zo­nia.

Y los re­sul­ta­dos, aun­que apa­sio­nan­tes, pue­den tam­bién en­cen­der o con­fir­mar gran­des alar­mas so­bre el fu­tu­ro del pla­ne­ta.

El Ob­ser­va­to­rio de To­rre Al­ta de la Ama­zo­nia es­tá en el me­dio de la re­ser­va eco­ló­gi­ca de Ua­tu­má, a unos 350 ki­ló­me­tros de Ma­naos, en el nor­te del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.