La obs­ce­ni­dad mal en­ten­di­da

La Nueva - - OPINIÓN -

LA PRE­SI­DEN­TA Cris­ti­na Fer­nán­dez pa­re­ce no guar­dar ya cui­da­do al­guno a la ho­ra de ha­blar, con­ven­ci­da, aca­so, de es­tar “más allá del bien y del mal”, con­fun­di­da por una cor­te que se des­vi­ve por aplau­dir ca­da uno de sus di­chos y ce­le­brar­los co­mo mues­tra de su ge­nia­li­dad. EN ESE cua­dro fue que, en su ca­de­na oficial 32 del año, se re­fi­rió a la ac­ti­tud de al­gu­nos can­di­da­tos po­lí­ti­cos --la re­fe­ren­cia fue he­cha cla­ra­men­te a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, can­di­da­ta a go­ber­na­do­ra por el par­ti­do que li­de­ra el ac­tual je­fe de Go­bierno por­te­ño Mau­ri­cio Ma­cri-- de ha­ber­se acer­ca­do a los ba­rrios afec­ta­dos por las re­cien­tes inun­da­cio­nes en la pro­vin­cia. LA AC­TUAL vi­ce­je­fa del Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res se pu­so una cam­pe­ra --es­ta­ba el cie­lo ame­na­zan­te, la tem­pe­ra­tu­ra era ba­ja-- y bo­tas pa­ra ca­mi­nar jun­to a va­rios ve­ci­nos afec­ta­dos y co­no­cer en el te­rreno la reali­dad de su si­tua­ción. NO ES mu­cho se­gu­ra­men­te lo que po­día ha­cer; pe­ro si pre­ten­de go­ber­nar la pro­vin­cia, pa­re­ce ló­gi­co que se in­tere­se en es­tos he­chos. ES HA­BI­TUAL que es­te ti­po de con­duc­tas en los po­lí­ti­cos o can­di­da­tos ge­ne­ren crí­ti­cas y co­men­ta­rios por par­te de va­rios sec­to­res, co­mo si “apa­re­cie­ran pa­ra la foto” o sa­car ré­di­to per­so­nal. In­clu­so mu­chas ve­ces se ve­ri­fi­ca una pa­ra­do­ja sin so­lu­ción: si es­tán por­que es­tán, si fal­tan por­que fal­tan. CRIS­TI­NA, VOL­VIEN­DO a su dis­cur­so, ca­li­fi­có de “obs­ce­ni­dad” el com­por­ta­mien­to de Vidal, ol­vi­dan­do (los me­dios se en­car­ga­ron de ha­cer­lo re­cor­dar) que ella tam­bién se “dis­fra­zó” pa­ra re­co­rrer zo­nas inun­da­das en 2013, con las cá­ma­ras re­gis­tran­do su ca­pa­ci­dad de “ba­jar al llano”, to­car la ca­be­za de los ni­ños y emo­cio­nar­se has­ta las lá­gri­mas. USÓ ESA pa­la­bra, ca­li­dad de obs­ceno, que la Real Aca­de­mia asig­na a lo “im­pú­di­co, tor­pe, ofen­si­vo al pu­dor” y que los grie­gos usa­ban pa­ra re­fe­rir a aque­llas es­ce­nas tea­tra­les que por ser “vio­len­tas o in­mo­ra­les” que­da­ban fue­ra de la obra. “EL SUEL­DO de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos es tan al­to que re­sul­ta obs­ceno, com­pa­ra­do con la mi­se­ria que ga­na el co­mún de la po­bla­ción en es­ta épo­ca de cri­sis”. Esa es una ex­pre­sión que tam­bién cua­dra en el uso de tal pa­la­bra. Cris­ti­na men­cio­nó ade­más que no es bueno “sa­car ré­di­to po­lí­ti­co de si­tua­cio­nes de es­te ti­po”. UNA EX­PRE­SIÓN que, en bo­ca de quien la di­ce, no con­for­ma otra co­sa que una obs­ce­ni­dad.

La pre­si­den­ta cri­ti­có a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal por ha­ber­se acer­ca­do a los ba­rrios afec­ta­dos por las re­cien­tes inun­da­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.