Dos his­to­rias mar­ca­das por los mis­mos la­dro­nes

Tres in­di­vi­duos sus­tra­je­ron 30.000 pe­sos de un lo­cal de Es­ta­dos Uni­dos al 1200. Se fu­ga­ron pri­van­do de la li­ber­tad a un co­mi­sio­nis­ta de Pun­ta Al­ta.

La Nueva - - SEGURIDAD -

TO­DO OCU­RRIÓ EN ME­DIA HO­RA Juan Pa­blo Pe­ñal­ba (33) se desem­pe­ña co­mo co­mi­sio­nis­ta, es oriun­do de la ciu­dad de Pun­ta Al­ta y ayer con­du­cía una ca­mio­ne­ta Re­nault Mas­ter.

Al­re­de­dor de las 15.30, su des­tino la­bo­ral era la dro­gue­ría si­tua­da en ca­lle Es­ta­dos Uni­dos 1255, don­de de­bía en­tre­gar dos pa­que­tes.

Pa­re­cía ser una tar­de más de tra­ba­jo, pe­ro la his­to­ria cam­bió brus­ca­men­te al mo­men­to de des­cen­der de su ro­da­do.

Allí, tres per­so­nas des­co­no­ci­das --que mi­nu­tos an­tes ha­bían per­pe­tra­do un vio­len­to asal­to en una em­pre­sa cons­truc­to­ra em­pla­za­da en Es­ta­dos Uni­dos 1244-- lo ame­dren­ta­ron y ma­nia­ta­ron en la ca­ja del vehícu­lo. Fue el prin­ci­pio de la pe­sa­di­lla.

“Los tres su­je­tos es­ta­ban ar­ma­dos y ha­bían asal­ta­do mi­nu­tos an­tes a una em­pre­sa cons­truc­to­ra, pro­pie­dad de Eze­quiel To­rra­ba. Las per­so­nas que se ha­lla­ban en el in­te­rior del lu­gar nos in­di­ca­ron que fue­ron vio­len­tos”, ex­pli­có el sub­co­mi­sa­rio Gus- ta­vo Chep­pi, se­gun­do je­fe de la sec­cio­nal Pri­me­ra, al ser con­sul­ta­do por un cro­nis­ta de

Agre­gó que “des­co­no­ce­mos de qué ma­ne­ra se des­pla­za­ban los de­lin­cuen­tes al arri­bar a la fir­ma, pe­ro sí te­ne­mos en cla­ro que re­du­je­ron a to­dos los em­plea­dos y se al­za­ron con el suel­do de los tra­ba­ja­do­res, que fue es­ti­ma­do en unos 30.000 pe­sos apro­xi­ma­da­men­te”.

Tras sor­pren­der a Pe­ñal­ba, uno de los mal­vi­vien­tes to-

Nue­va. La

mó el vo­lan­te de la ca­mio­ne­ta Re­nault Mas­ter y se dio a la fu­ga --jun­to a sus cóm­pli­ces-- has­ta arri­bar al ki­ló­me­tro 1,5 de la ru­ta 252, en un ca­mino ve­ci­nal que cru­za la ru­ta 3 con Rafael Obli­ga­do.

Una vez es­ta­cio­na­do el ro­da­do, los la­dro­nes es­ca­pa­ron con rum­bo des­co­no­ci­do de­jan­do el vehícu­lo aban­do­na­do con el dam­ni­fi­ca­do en su in­te­rior.

Pe­ñal­ba lo­gró desatar­se las ata­du­ras por sus pro­pios me­dios, com­pro­bó que no le fal­ta­ba na­da y co­rrió va­rios ki­ló­me­tros has­ta co­mu­ni­car­le lo su­ce­di­do a un tran­seún­te.

“Al mu­cha­cho lo ma­nia­ta­ron con alam­bre y lo de­ja­ron en la ca­ja de la ca­mio­ne­ta. Se­gún de­cla­ró un tes­ti­go oca­sio­nal, los mal­he­cho­res es­ca­pa­ron a pie en di­rec­ción a Grün­bein y la víc­ti­ma só­lo ati­nó a desatar­se, pa­ra lue­go ca­mi­nar va­rios ki­ló­me­tros y so­li­ci­tar ayu­da a la ve­ra de la ru­ta 3”, co­men­tó la fuen­te po­li­cial.

Y agre­gó que los em­plea­dos de la em­pre­sa cons­truc­to­ra brin­da­ron “im­por­tan­tes de­ta­lles so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de los de­lin­cuen­tes, por lo que te­ne­mos mu­chas pre­ci­sio­nes que nos per­mi­te avan­zar en la in­ves­ti­ga­ción del he­cho”.

En uno de los la­te­ra­les de la ca­mio­ne­ta se en­con­tra­ron hue­llas que se­rían de otro ro­da­do, que en prin­ci­pio ha­bría ac­tua­do de apo­yo pa­ra que los sos­pe­cho­sos pu­die­ran es­ca­par.

Tra­ba­ja­ron tam­bién pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.