El pro­pio Go­bierno se en­re­dó so­lo

Los ries­gos de po­ner una fe­cha o un to­pe en po­lí­ti­ca

La Nueva - - EL PAÍS -

Ni en po­lí­ti­ca ni en eco­no­mía se de­be po­ner nun­ca una fe­cha o un to­pe, ya que si no se al­can­zan los ob­je­ti­vos quie­nes los anun­cian co­men­za­rán de in­me­dia­to a re­ci­bir fac­tu­ras por de­ba­jo de la puer­ta.

Es­te mal pa­so lo dio el Go­bierno que asu­mió el 10 de di­ciem­bre cuan­do de­ci­dió echar a ro­dar ale­gre­men­te el mito del "se­gun­do se­mes­tre", co­mo la gran pa­na­cea del des­pe­gue. Las exi­to­sas sa­li­das del ce­po y del arre­glo de la deu­da le die­ron al equi­po de go­bierno cier­to ai­re al prin­ci­pio y qui­zás hasta al­gu- na per­cep­ción triun­fa­lis­ta.

Aun­que pro­ba­ble­men­te no por ser en­greí­dos, sino por su fal­ta de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su gen­te ca­ye­ron en la tram­pa de creer que es­ta­ba en sus ma­nos tor­cer la reali­dad y por eso, en­tre otros vai­ve­nes co­mu­ni­ca­cio­na­les, no con­si­de­ra­ron si­quie­ra la cues­tión de la "he­ren­cia" hasta el 1 de mar­zo.

Cuan­do com­pren­die­ron que lo so­cial con­di­cio­na­ba cual­quier otra cues­tión, que los shocks no se po­dían re­co­men­dar en ma­te­ria de ajus­te y cuan­do se die­ron cuen­ta que los li­mi­tan­tes le­gis­la­ti­vos ne­ce­si­ta­ban de com­bus­ti­ble pro­por­cio­na­do por el Te­so­ro pa­ra fun­cio­nar, fue­ron cam­bian­do so­bre la mar­cha y no tu­vie­ron re­pa­ros en ir y vol­ver en al­gu­nos te­mas.

A es­te prag­ma­tis­mo, re­sis­ti­do por la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, des­de el Go­bierno se le opu­so la ló­gi­ca ne­ce­si­dad de dia­lo­gar y de li­mar as­pe­re­zas con to­dos los sec­to­res y así hu­bo en es­tos me­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos lo­gros le­gis­la­ti­vos, pe­ro nun­ca un dis­cur­so que ba­ja­ra del ima­gi­na­rio ese ya fa­mo­so "se­gun­do se­mes­tre".

Es­te es­co­llo su­je­to a crí­ti­ca, que aho­ra pue­de agi­gan­tar­se a me­di­da que se avan­ce sin mu­chas no­ve­da­des, ten­drá se­gu­ra­men­te al­gu­nos ítems de me­jo­ra y de dis­ten­sión (no au­men­to de ta­ri­fas, in­fla­ción más con­tro­la­da), pe­ro aún de­mo­ras cier­tas en cuan­to a una co­rrien­te de in­ver­sio­nes sos­te­ni­da que ge­ne­re em­pleo ge­nuino y dé vuel­ta el po­bre pa­no­ra­ma del ni­vel de ac­ti­vi­dad.

Igual­men­te, sin que le sir­va la­men­tar­se por ha­ber ins­ta­la­do el te­ma, el Go­bierno tie­ne co­sas por ha­cer to­dos los días a fa­vor de ayu­dar a cru­zar un de­sier­to más lar­go de lo cal­cu­la­do, que van más allá de cru­zar los de­dos. Lo peor que po­dría ha­cer aho­ra es tras­la­dar la za­naho­ria del oa­sis pa­ra más ade­lan­te. (Hu­go E. Gri­mal­di / DyN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.