Los idea­les de Tu­cu­mán

La Nueva - - OPINIÓN - Por Jor­ge Ho­ra­cio Gen­ti­le

Los 29 con­gre­sis­tas – de los cua­les 17 eran abo­ga­dos y 11 ecle­siás­ti­cos - que de­cla­ra­ron la in­de­pen­den­cia en San Mi­guel de Tu­cu­mán el 9 de julio de 1816 lo hi­cie­ron en nom­bre de las “Pro­vin­cias Uni­das de Sud Amé­ri­ca” y al ha­cer­lo nos in­cor­po­ra­ron al con­cier­to de las na­cio­nes li­bres y so­be­ra­nas del mun­do

Pe­ro es­ta nue­va Na­ción no te­nía, en ese mo­men­to, de­fi­ni­do su nom­bre, su te­rri­to­rio, su po­bla­ción, su for­ma de go­bierno, ni co­mo se or­ga­ni­za­ría su es­ta­do.

Las ac­tas del Con­gre­so no­mi­na­ban a las Pro­vin­cia Uni­das, co­mo de “Sud Amé­ri­ca” y no “del Río de la Pla­ta” co­mo lo hi­cie­ron las del Ca­bil­do de Buenos Ai­res el 25 de ma­yo de 1810 cuan­do eli­gió la Pri­me­ra Jun­ta de Go­bierno pre­si­di­da por Cor­ne­lio de Saa­ve­dra.

En Tu­cu­mán no es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­das las pro­vin­cias del li­to­ral, ni la Ban­da Orien­tal (Uru­guay) y Pa­ra­guay –que lue­go se de­cla­ra­rían in­de­pen­dien­tes- ni la Pa­ta­go­nia, ha­bi­ta­da por pue­blos ori­gi­na­rios. Ha­bía dipu­tados del Al­to Pe­rú, que más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en la Re­pú­bli­ca de Bo­li­via.

Su for­ma de go­bierno y de es­ta­do se dis­cu­tió du­ran­te 37 años hasta que en 1853 se ju­ró la Cons­ti­tu­ción. Pri­me­ro se ges­tio­nó en Eu­ro­pa el traer un prín­ci­pe, pa­ra es­ta­ble­cer una mo­nar­quía. Ma­nuel Bel­grano le pro­pu­so a los con­gre­sis­tas, el 6 de julio, un in­ca co­mo mo­nar­ca que ten­dría por ca­pi­tal el Cuz­co, con­cre­ta­men­te a Juan Bau­tis­ta, un hi­jo de Tu­pac Ama­ru. Más tar­de pre­va­le­ció la idea re­pu­bli­ca­na que se en­sa­yó en cons­ti­tu­cio­nes que no lle­ga­ron a te­ner vi­gen­cia.

Lue­go ven­dría la dispu­ta en­tre fe­de­ra­les y uni­ta­rios y al fi­nal las dis­cu­sión en­tre los que que­rían más au­to­ri­dad – re­cor­de­mos lo de “las fa­cul­ta­des ex­traor­di­na­ria y la su­ma del po­der pú­bli­co” de Juan Ma­nuel de Ro­sas- y los que que­rían más li­ber­tad, co­mo Es­te­ban Eche­ve­rría, que las re­su­mía en “Las 15 pa­la­bras sim­bó­li­cas”: Dios, li­ber­tad, vi­da, tra­ba­jo, ho­nor, iden­ti­dad, dig­ni­dad, jus­ti­cia, de­re­cho, igual­dad, paz, equi­dad, ver­dad, bien y de­sa­rro­llo,

La Cons­ti­tu­ción de “la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na” –re­pu­bli­ca­na y fe­de­ral- de 1853, cam­bió su nom­bre por el de “la Na­ción Ar­gen­ti­na”, cuan­do en 1860 se re­for­mó pa­ra in­cor­po­rar a Buenos Ai­res, pe­ro allí se de­cla­ró que los nom­bres ofi­cia­les se­rían: “Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta; Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na (…), em­pleán­do­se las pa­la­bras “Na­ción Ar­gen­ti­na” en la for­ma­ción y san­ción de las le­yes” (Art. 35), se omi­tió de “Sud Amé­ri­ca”, co­mo se las lla­mó en el Con­gre­so de Tu­cu­mán.

A 200 años de la De­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia, en un mo­men­to que en nues­tro país, en la re­gión y en el mun­do se re­vi­san mu­chas de­ci­sio­nes, me pa­re­ce bueno res­ca­tar el ideal sud­ame­ri­ca­nis­ta de nues­tros pa­dres fun­da­do­res, ya que nues­tro país ne­ce­si­ta re­vi­sar sus proyectos de in­te­gra­ción con los paí­ses ve­ci­nos, que al­gu­na vez pu­die­ron ser par­te de las Pro­vin­cia Uni­das, co­mo ocu­rre con los que in­te­gran el Mer­co­sur, que es­tá en cri­sis, y que tie­ne un ór­gano de­li­be­ra­ti­vo el Par­la­sur, que es­tá muy de­bi­li­ta­do. Es­tos acuer­dos y ór­ga­nos cuan­do se crea­ron no só­lo te­nían por fi­na­li­dad fi­jar aran­ce­les o fa­ci­li­tar el in­ter­cam­bio co­mer­cial, sino se hi­cie­ron con el pro­pó­si­to de in­te­grar­nos po­lí­ti­ca­men­te, ob­je­ti­vo del que nos en­con­tra­mos le­jos to­da­vía,

Ade­más en la re­gión de­be­mos co­la­bo­rar pa­ra:

-Re­sol­ver la si­tua­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos y la revocatoria de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, en los tér­mi­nos de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na;

-Am­pliar y con­cluir el acuer­do de al­to el fue­go que fir­mó Co­lom­bia con las FARC pa­ra pa­ci­fi­car ese país;

-Con­cluir con el aná­li­sis y ne­go­cia­ción de los acuer­dos en­tre Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea y la “Alian­za del Pacífico”; y -Erra­di­car la po­bre­za y el nar­co­trá­fi­co. Es­tos pro­pó­si­tos son to­da­vía una deu­da que te­ne­mos con los Con­gre­sis­tas de Tu­cu­mán que de­cla­ra­ron la in­de­pen­den­cia de las “Pro­vin­cias Uni­das de Sud Amé­ri­ca.”

“A 200 años de la de­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia, cuan­do en nues­tro país se re­vi­san mu­chas de­ci­sio­nes, me pa­re­ce bueno res­ca­tar el ideal sud­ame­ri­ca­nis­ta de nues­tros pa­dres fun­da­do­res.”

Jor­ge Ho­ra­cio Gen­ti­le es pro­fe­sor emé­ri­to de la UNC, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la UCC y fue dipu­tado de la Na­ción.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.