Hoy, 2ª tem­po­ra­da de Mar­co Po­lo.

La exi­to­sa y atra­pan­te se­rie de Net­flix inau­gu­ra hoy su se­gun­da tem­po­ra­da con más emo­cio­nes.

La Nueva - - APLAUSOS - Co­men­tá es­ta crónica en la­nue­va.com

Mon­go­lia, Es­ta­dos Uni­dos, Italia, Chi­na, his­to­ria, po­lí­ti­ca y sa­bi­du­ría orien­tal, su­ma­das, dan co­mo re­sul­ta­do a Mar­co Po­lo. En esa mez­cla re­si­de el éxi­to de la se­rie de Net­flix que se es­tre­na hoy en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Tras una pri­me­ra tem­po­ra­da exi­to­sa so­bre to­do en Eu­ro­pa, la pla­ta­for­ma de te­le­vi­sión di­gi­tal lle­vó al ita­liano Lo­ren­zo Ri­chelmy y a su com­pa­ñe­ro Tom WU (na­ci­do en Hong Kong y cre­ci­do en Lon­dres), hasta Buenos Ai­res pa­ra pro­mo­cio­nar la se­gun­da en­tre­ga de la fic­ción

Pe­se a los fo­cos y los tiem­pos ri­gu­ro­sa­men­te cro­no­me­tra­dos, Ri­chelmy fue el úni­co de los ac­to­res del even­to que sa­lu­dó a ca­da pe­rio­dis­ta que en­tró con dos be­sos, así que, en los pa­si­llos, uno de los co­men­ta­rios más es­cu­cha­dos fue "se no­ta que es ita­liano".

A su la­do, Wu pa­re­ce tan so­brio co­mo su per­so­na­je, el mon­je taoís­ta cie­go Hun­dred Eyes, en­car­ga­do de en­tre­nar a Mar­co Po­lo. "Ten­go ex­pe­rien­cia de ar­tes mar­cia­les pe­ro el per­so­na­je es tan so­se­ga­do que tu­ve que ha­cer mu­cho tai-chi pa­ra con­se­guir esa sen­sa­ción. Tam­bién tra­ba­ja mu­cho con las ener­gías in­ter­nas y el tai­chi es la me­jor for­ma de ar­tes mar­cia­les pa­ra eso", ex­pli­có.

Apren­dió a lu­char

La pre­pa­ra­ción del pa­pel fue al­go más com­pli­ca­do pa­ra Ri­chelmy, ya que prác­ti­ca­men­te tu­vo que re­co­rrer el mis­mo ca­mino que su per­so­na­je: en un mun­do ex­tra­ño, in­mer­so en una cul­tu­ra aje­na, apren­dió a ser un gue­rre­ro.

"Yo hi­ce lo que se pue­de ver en la se­rie. Tu­ve que apren­der to­do, des­de in­glés hasta ti­ro con ar­co... Fue una es­pe­cie de pre­pa­ra­ción hu­ma­na por­que no es­ta­ba pre­pa­ra­do. Na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra me­ter­se en me­dio de esa lo­cu­ra, de esa se­rie lo­ca que es Mar­co Po­lo", con­tó.

Me­ter­se en la piel de Mar­co Po­lo su­pu­so tam­bién pa­ra el ita­liano co­no­cer al per­so­na­je his­tó­ri­co, del cual Ri­chelmy ad­mi­te que no sa­bía mu­cho antes de ate­rri­zar en el pro­yec­to.

"No es muy es­tu­dia­do. Uno di­ría que es un mer­ca­der... Bueno, hoy sé que es de to­do me­nos un mer­ca­der. Es un hombre que se va y que es­tá ahí du­ran­te 20 años sin traer­se na­da. ¿Có­mo pue­de ser un mer­ca­der?", apun­tó.

Li­bros y es­pa­das

Por eso, en­tre es­pa­das, entrenamientos en ar­tes mar­cia­les, ca­ba­llos y lí­neas de guión por apren­der, los ac­to­res de la se­rie tam­bién se ro­dea­ron de li­bros "pa­ra es­tu­diar, pa­ra en­ten­der la cul­tu­ra" mon­go­la del si­glo XIII y las ma­ne­ras de la cor­te de los des­cen­dien­tes de Gen­gis Kan.

"Lue­go te­nía­mos gen­te allí pa­ra acon­se­jar­nos y de­cir­nos 'no pue­des ha­cer eso', 'no pue­des ha­cer ese ges­to' por­que es mo­derno... Fue un lar­go pro­ce­so", ase­gu­ró el ac­tor.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Ku­blai Kan, el rey Mon­gol, con­ti­núa ma­ne­jan­do los hi­los del im­pe­rio. A su la­do, Mar­co Po­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.