Muer­te de la pa­re­ja: em­peo­ra la si­tua­ción del ope­ra­dor del 911

Un au­dio del ser­vi­cio de emer­gen­cias po­dría ex­po­ner el de­li­to de aban­dono de per­so­na. Nue­va.” “La ac­ce­dió a de­ta­lles de las dra­má­ti­cas gra­ba­cio­nes, aho­ra en ma­nos de la Jus­ti­cia.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Ser­gio Prie­ta sprie­ta@la­nue­va.com

El fis­cal Cris­tian Agui­lar ase­gu­ró ayer que de las gra­ba­cio­nes ob­te­ni­das del ser­vi­cio de emer­gen­cias 911 se de­ter­mi­na­rá si se co­me­tió el de­li­to de aban­dono de per­so­na en el ca­so de la pa­re­ja fa­lle­ci­da en el ba­rrio Las Ca­ñi­tas por in­to­xi­ca­ción con mo­nó­xi­do de car­bono.

"Se va a ana­li­zar la ac­tua­ción del 911 y del ser­vi­cio que arri­bó al lu­gar. El he­cho es gra­ve, por lo que re­sul­ta re­le­van­te ana­li­zar las co­mu­ni­ca­cio­nes y su con­te­ni­do", ex­pli­có el fis­cal en diá­lo­go con LU2. Nue­va.”

Ayer “La tu­vo ac­ce­so a va­rios de­ta­lles de la dra­má­ti­ca gra­ba­ción que se en­cuen­tra en ma­nos de la Jus­ti­cia. Con­tie­ne el diá­lo­go que man­tu­vo una de las víc­ti­mas --Ra­mi­ro Ga­vi­lán-con el ope­ra­dor del 911, el mar­tes 21 de ju­nio a las 16.52. Mi­nu­tos des­pués per­dió la con­cien­cia por los efec­tos del mo­nó­xi­do.

En ese primer lla­ma­do, el jo­ven pi­dió ayuda in­me­dia­ta pa­ra su no­via --Mi­cae­la Her- nán­dez-- afir­man­do que se en­con­tra­ba des­com­pen­sa­da, a lo que el ope­ra­dor res­pon­dió con pre­gun­tas so­bre cues­tio­nes ge­ne­ra­les so­bre la sa­lud de la mu­jer.

Sin em­bar­go el jo­ven in­sis­tió en el en­vío ur­gen­te de ayuda y cor­tó. Tras ese diá­lo­go, el ope­ra­dor --no tras­cen­dió su iden­ti­dad-- se co­mu­ni­có con la am­bu­lan­cia que mi­nu­tos más tar­de fue a Mal­ha­rro al 2500 y se re­ti­ró por­que los jó­ve­nes no aten­die­ron al tim­bre.

Des­de el vehícu­lo, cuan­do es­ta­ban en ca­mino, le pi­die­ron al ope­ra­dor que vuel­va a co­mu­ni­car­se con la vi­vien­da por­que ne­ce­si­ta­ban te­ner de­ta­lles de lo que pu­do ha­ber mo­ti­va­do la des­com­pen­sa­ción de la jo­ven.

“Ins­tan­tes des­pués se pro­du­ce el se­gun­do y de­fi­ni­ti­vo lla­ma­do des­de el 911 al ce­lu­lar de Ga­vi­lán. El tra­ba­ja­dor des­pe­di­do en las úl­ti­mas ho­ras vuel­ve a dia­lo­gar con el jo­ven y mien­tras es­pe­ra una res­pues­ta so­bre los an­te­ce­den­tes mé­di­cos de la mu­jer, se es­cu­cha un rui­do y to­do que­da en si­len­cio. Des­pués de va­rios se­gun­dos de si­len­cio to­tal, en la gra­ba­ción se es­cu­cha que una mu­jer llora a lo le­jos, pi­de au­xi­lio e in­ten­ta re­ani­mar al jo­ven que se en­con­tra­ba en el pi­so”, ex­pli­có una fuen­te cer­ca­na a la cau­sa.

“No sa­be­mos qué pa­só con el ope­ra­dor ni por qué mo­ti­vo du­ran­te los 8 mi­nu­tos en los que con­ti­núa con el te­lé­fono abier­to no ha­bló, no es­cu­chó los pe­di­dos de au­xi­lio ni se per­ca­tó de que ha­bía un pro­ble­ma más gra­ve en la vi­vien­da y que la mu­jer pe­día ayuda”, agre­gó.

En­tre las po­si­bi­li­da­des se men­cio­na que el ope­ra­dor pu­do ha­ber creí­do que la lla­ma­da es­ta­ba fi­na­li­za­da. Por lo pron­to, ya se or­de­na­ron de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les y otras di­li­gen­cias.

Re­cién a la no­che, so­bre las 21, am­bos fue­ron ha­lla­dos sin vi­da por sus familiares, quie­nes exi­gen que san­cio­nen a los res­pon­sa­bles de no ha­ber­los sal­va­do.

El ca­so ge­ne­ró una fuer­te re­per­cu­sión. El Con­ce­jo De­li­be­ran­te du­ran­te la se­sión del jue­ves apro­bó dos pe­di­dos de in­for­mes pa­ra que la co­mu­na re­mi­ta el pro­to­co­lo de emer­gen­cias pa­ra eva­luar la res­pues­ta an­te el he­cho.

Ra­mi­ro Ga­vi­lán y Mi­cae­la Her­nán­dez pi­die­ron ayuda pe­ro no lo­gra­ron so­bre­vi­vir a la in­to­xi­ca­ción por mo­nó­xi­do de car­bono.

ARCHIVO - LA NUE­VA.

A la no­che, ho­ras des­pués del primer lla­ma­do al 911 del mar­tes 21 de ju­nio, familiares en­tra­ron a la vi­vien­da y en­con­tra­ron la trá­gi­ca es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.