Erik Co­rrea se mos­tró ilu­sio­na­do con emu­lar al “Tren­ci­to” Va­len­cia

Jo­sé Erik Co­rrea es co­lom­biano y tam­bién jue­ga de "9". Eso sí, ten­drá que mar­car go­les im­por­tan­tes pa­ra ga­nar­se el co­ra­zón del hin­cha de Olim­po co­mo lo hi­zo su com­pa­trio­ta en 2014.

La Nueva - - PORTADA - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com

UNI­CO RE­FUER­ZO EN OFEN­SI­VA. POR AHO­RA

Los que son muy hin­chas de Olim­po, en las re­des so­cia­les lo com­pa­ran con el “Tren­ci­to” Va­len­cia, quien en el tor­neo Fi­nal 2014, con la ca­sa­ca au­ri­ne­gra, con­vir­tió 7 go­les en 19 par­ti­dos y de­jó el re­cuer­do de un ar­ti­lle­ro im­pla­ca­ble y de­vo­ra­dor.

Fí­si­ca­men­te no son pa­re­ci­dos. En co­mún pue­den te­ner el co­lor de la piel, el pe­lo cor­ti­to y en­ru­la­do y el país que los vio na­cer: Co­lom­bia. Y al­go más, por­que Jo­sé Erik Co­rrea Vi­lle­ro, quien ayer se su­mó a la plan­ti­lla olim­pien­se pro­ve­nien­te de Ti­gre, tam­bién jue­ga de “9”. Es más, el DT Cris­tian Díaz lo pi­dió pa­ra cu­brir el pues­to de cen­tro­de­lan­te­ro na­tu­ral que tan­to le ha­ce fal­ta al con­jun­to bahien­se. --¿Es así Erik? --Es cier­to, soy de­lan­te­ro de área, me gus­ta ju­gar en­tre los cen­tra­les y es­tar cer­ca del ar­co ri­val, pe­ro de ahí a com­pa­rar­me con Va­len­cia... Al me­nos no por aho­ra, por­que él en Olim­po la “rom­pió” y yo re­cién lle­go. Jo­sé es un opor­tu­nis­ta del gol, un gran de­fi­ni­dor, y por lo que me di­cen de­jó una hue­lla im­bo­rra­ble en el se­gui­dor de Olim­po.

"Oja­lá pue­da ser igual o me­jor que mi com­pa­trio­ta. Por aho­ra pue­do de­cir que ven­go a lu­char por un lu­gar, que me lo ten­go que ga­nar por mis con­di­cio­nes y no por­que soy una de las in­cor­po­ra­cio­nes”.

--¿Por qué en Ti­gre, en el úl­ti­mo se­mes­tre, ju­gas­te tan po­co: 5 co­te­jos y un gol? --Es que me cos­tó vol­ver de la le­sión (ro­tu­ra de li­ga­men­tos cru­za­do an­te­rior y ex­terno de su ro­di­lla iz­quier­da), por­que es­tu­ve un año y me­dio inactivo re­cu­pe­rán­do­me de la ope­ra­ción. Me fui a Es­ta­dos Uni­dos, pen­sé que la evo­lu­ción iba a ser más rá­pi­da, pe­ro cos­tó. Su­frí mu­cho, más de la ca­be­za que de los pies.

“Cuan­do vol­ví a la Ar­gen­ti­na, Ti­gre me abrió las puer­tas, aun­que des­pués de una inac­ti­vi­dad tan lar­ga, al mo­men­to de ha­cer fút­bol apa­re- cie­ron otras le­sio­nes mus­cu­la­res, co­mo las fa­ti­gas o las dis­ten­sio­nes. En Ti­gre ter­mi­né ju­gan­do, sin se­cue­las ni mo­les­tias, pe­ro desea­ba acor­dar con un club pa­ra ha­cer la pre­tem­po­ra­da, for­ta­le­cer aún más la ma­sa mus­cu­lar y ha­cer una ba­se fí­si­ca que me sir­va pa­ra to­do el año. Por eso es­toy fe­liz de ha­ber lle­ga­do a Olim­po”.

--To­do bien, ¿pe­ro su­pe­ras­te la re­vi­sión mé­di­ca?

--Sí, es­toy ap­to pa­ra ju­gar. Aho­ra ne­ce­si­to re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do, po­ner­me a la par de mis com­pa­ñe­ros en el as­pec­to fí­si­co.

--¿Te po­dés desem­pe­ñar co­mo pun­ta por afue­ra?

--Sí, pe­ro mi pues­to es cen­tro­de­lan­te­ro. Me gus­ta pe­lear con los cen­tra­les, re­ci­bir de es­pal­das, ti­rar dia­go­na­les, ir a bus­car las des­car­gas, ser el de­fi­ni­dor de al­gún cen­tro o de al­gu­na ac­ción aso­cia­da.

--Ade­más de la de Olim­po, ¿tu­vis­te al­gu­na otra ofer­ta?

--Otras tres: Sar­mien­to de Ju­nín, Al­do­si­vi y Tem­per­ley.

--¡Jus­to ri­va­les de Olim­po en la lu­cha por la per­ma­nen­cia!

--Sí, cla­ro. Aun­que Olim­po me dio lo que yo pe­día y lo voy a res­pal­dar sa­cri­fi­cán­do­me den­tro del cam­po de jue­go.

“No me im­por­ta que es­té com­pli­ca­do por el des­cen­so, el ju­ga­dor pro­fe­sio­nal, si ga­na lo que ga­na y vi­ve só­lo pa­ra es­to, de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra lo que le toque".

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

EMMANJEL BRIANE-LA NUE­VA

FO­TOS: EMMANUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Buen por­te, y du­ro co­mo una pie­dra. Si se po­ne bien, Erik Co­rrea pue­de ser de­ci­si­vo en la de­lan­te­ra del elen­co olim­pien­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.