Lo con­de­nan a 10 años de pri­sión por abu­so se­xual a una jo­ven

Un hom­bre fue ha­lla­do cul­pa­ble de so­me­ter a una jo­ven du­ran­te un lap­so pro­lon­ga­do en nues­tra ciu­dad.

La Nueva - - PORTADA -

APRO­VE­CHÓ SU VUL­NE­RA­BI­LI­DAD Un hom­bre que ha­bría apro­ve­cha­do la si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad de una fa­mi­lia y que­bran­ta­do psi­co­ló­gi­ca­men­te a la víc­ti­ma, fue con­de­na­do a 10 años de pri­sión por abu­sar se­xual­men­te de una jo­ven du­ran­te un lap­so pro­lon­ga­do.

El impu­tado, de quien no se brin­da la iden­ti­dad pa­ra pre­ser­var a la dam­ni­fi­ca­da, tie­ne 49 años y fue arres­ta­do a me­dia­dos de 2015 en Neu­quén, don­de se en­con­tra­ba re­si­dien­do des­de ha­cía un tiem­po en un ba­rrio pri­va­do jun­to a su mu­jer y dos hi­jos.

El fa­llo, al que se arri­bó en trá­mi­te de jui­cio abre­via­do, fue re­suel­to por el juez del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1, Ri­car­do Gu­tié­rrez.

Pa­ra el ma­gis­tra­do se acre­di­tó que el pro­ce­sa­do abu­só de ma­ne­ra reite­ra­da de la chi­ca en­tre los 16 y 18 años.

Los epi­so­dios “se con­su­ma­ron me­dian­te el em­pleo de dis­tin­tas ma­nio­bras psi­co­ló­gi­cas so­bre la ni­ña, con la fi­na­li­dad de que­bran­tar su vo­lun­tad, ame­na­zán­do­la con ma­tar a sus pa­dres y, tam­bién, qui­tar­se el acu­sa­do su pro­pia vi­da, a quien la me­nor con­si­de­ra­ba la úni­ca per­so­na que po­día ayu­dar y sos­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te a sus pro­ge­ni­to­res y de quien de­pen­día to­da su fa­mi­lia”.

La ma­yor par­te de los he- chos se pro­du­je­ron en un do­mi­ci­lio del ba­rrio Ki­ló­me­tro Cin­co y en un au­to­mó­vil, cuan­do el in­di­vi­duo lle­va­ba a la jo­ven ha­cia lu­ga­res des­cam­pa­dos.

En su de­nun­cia de la pro­pia víc­ti­ma re­fi­rió otros abu­sos su­fri­dos con an­te­rio­ri­dad, aun­que los mis­mos ha­bían pres­crip­to al mo­men­to en que ex­pu­so la si­tua­ción a las au­to­ri­da­des.

In­clu­so la chi­ca tu­vo un hi­jo cuan­do ape­nas te­nía 14 años, pro­duc­to de esos so­me­ti­mien­tos.

Si bien esos he­chos no pu­die­ron ser juz­ga­dos, se los to­mó en cuen­ta co­mo un fir­me in­di­cio de la for­ma en que se pro­lon­gó la con­duc­ta abu­si­va.

La pro­pia dam­ni­fi­ca­da de­cla­ró que su pa­dre que­dó pos­tra­do co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te y que el acu­sa­do, que era ami­go de su fa­mi­lia, co­men­zó a asis­tir­los y ayu­dar­los.

En esas cir­cuns­tan­cias ha­bría co­men­za­do a ul­tra­jar­la y ame­na­zar­la pa­ra que no con­ta­ra na­da de ello, aun­que al lle­gar a la ma­yo­ría de edad la chi­ca de­ci­dió ven­cer su pro­pio temor y de­nun­ciar la si­tua­ción.

En­tre los ele­men­tos de prueba va­lo­ra­dos por el juez se en­cuen­tran los in­for­mes de los psi­có­lo­gos que la asis­tie­ron, quie­nes ma­ni­fes­ta­ron no ha­ber ha­lla­do in­di­cios de fa­bu­la­ción en sus di­chos.

Por to­do ello, le im­pu­so la san­ción de diez años de cár­cel.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Uno de los jue­ces del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1 sen­ten­ció al in­di­vi­duo de­te­ni­do en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.