Paí­ses ha­cia la in­te­gra­ción

La Nueva - - OPINIÓN - por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na an­te las Na­cio­nes Uni­das.

La mar­cha ha­cia la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca de los paí­ses del Sud­es­te de Asia no se de­tie­ne. Se tra­ta de con­so­li­dar, pa­so a pa­so, un área eco­nó­mi­ca de gran di­na­mis­mo, con unos 622 mi­llo­nes de mo­ve­di­zos e in­dus­trio­sos ha­bi­tan­tes. Y de tra­tar de equi­li­brar el pe­so eco­nó­mi­co re­la­ti­vo de los dos gi­gan­tes que do­mi­nan la re­gión: Chi­na y Ja­pón.

Ha­bla­mos de la lla­ma­da ASEAN, es­to es de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Sud­es­te Asiá­ti­co. En más, la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Asiá­ti­ca, que con­ti­núa su mar­cha ha­cia la li­bre cir­cu­la­ción in­ter­na de los ca­pi­ta­les y del tra­ba­jo de sus Es­ta­dos Miem­bros. Con la ob­via di­ver­si­dad que exis­te en­tre sus par­ti­ci­pan­tes, ex­te­rio­ri­za­da en sus eco­no­mías tan dis­tin­tas co­mo son las de Sin­ga­pur y Myanmar. O las de Bru­nei, Cam­bo­ya, Fi­li­pi­nas, In­do­ne­sia, Laos, Tai­lan­dia y Viet­nam, paí­ses to­dos en los que las cla­ses me­dias crecen ver­ti­gi­no­sa­men­te.

Por el mo­men­to no exis­ten, en ASEAN, pla­nes de unión mo­ne­ta­ria, ni so­bre la li­ber­tad de trán­si­to en­tre sus di­ver­sos Es­ta­dos miem­bros. Pe­ro am­bos pro­yec­tos es­tán en el ra­dar del fu­tu­ro.

Las ur­gen­cias son sin em­bar­go otras, co­mo la enor­me di­ver­si­dad de idio­mas y las di­fi­cul­ta­des que de ello se de­ri­van pa­ra la li­bre cir­cu­la­ción de la mano de obra re­gio­nal. O la ne­ce­si­dad de ho­mo­ge­nei­zar las nor­mas la­bo­ra­les, des­de que hay paí­ses en los que la ley aún per­mi­te tra­ba­jar has­ta diez ho­ra dia­rias. O po­der di­se­ñar y con­tar con una po­lí­ti­ca in­dus­trial re­gio­nal, en la que no ha­ya ga­na­do­res y per­de­do­res que per­ju­di­quen gra­ve­men­te a los de­más.

En pa­ra­le­lo, los Es­ta­dos Uni­dos im­pul­san en esa mis­ma re­gión -des­de oc­tu­bre pa­sa­do- el lla­ma­do “TPP” (“Trans Pa­ci­fic Part­ners­hip”) que, por el mo­men­to su­ma a do­ce na­cio­nes, in­clu­yen­do la ma­yo­ría de las que in­te­gran el acuer­do re­gio­nal an­tes nom­bra­do. Ellas aca­ban de sus­cri­bir sus acuer­dos, los que aho­ra de­be­rán ser ra­ti­fi­ca­dos con­for­me a las nor­mas de ca­da Es­ta­do Miem­bro.

Por el mo­men­to, el Sud­es­te Asiá­ti­co es –que­da vis­to- un in­can­sa­ble dí­na­mo con efec­tos in­te­gra­do­res. Y es­tá edi­fi­can­do, sin pa­rar, una mul­ti­pli­ci­dad de acuer­dos de li­bre co­mer­cio que con­ti­núan cre­cien­do, trans­for­man­do a la re­gión en uno de los rin­co­nes del mun­do en los que el co­mer­cio au­men­ta y se di­ver­si­fi­ca más ace­le­ra­da­men­te, en un mar­co en el que los obs­tácu­los do­més­ti­cos es­tán aho­ra des­apa­re­cien­do sis­te­má­ti­ca­men­te.

Pa­ra la Ar­gen­ti­na, que -te­me­ro­sa y equi­vo­ca­da­men­te- de­ci­die­ra en­ce­rrar­se so­bre sí mis­ma to­do a lo lar­go de la re­cien­te dé­ca­da, que –hoy es­tá cla­ro- fue­ra una des­apro­ve­cha­da, es­to es no­to­ria­men­te per­di­da, exis­te un desafío que si­gue abier­to. Con to­dos sus ries­gos y opor­tu­ni­da­des. Y tam­bién con sus pe­li­gros. De aque­llos que los em­pre­sa­rios ca­pa­ces pue­den en­fren­tar y ca­pi­ta­li­zar lue­go de iden­ti­fi­car las po­si­bi­li­da­des que en ca­da ca­so y sec­tor pu­die­ran exis­tir. In­clu­yen­do en el de los ali­men­tos, des­de que a ma­yo­res in­gre­sos de mi­llo­nes de al­mas asiá­ti­cas, me­jo­res re­que­ri­mien­tos en ma­te­ria de ca­li­dad y di­ver­si­dad en su ali­men­ta­ción. Pa­ra una nue­va Ar­gen­ti­na, dis­pues­ta a asu­mir ries­gos pa­ra apro­ve­char opor­tu­ni­da­des aún no tran­si­ta­das.

“Por el mo­men­to no exis­ten en ASEAN pla­nes de unión mo­ne­ta­ria, ni so­bre la li­ber­tad de trán­si­to en­tre sus di­ver­sos Es­ta­dos miem­bros. Pe­ro am­bos pro­yec­tos es­tán en el ra­dar del fu­tu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.