Cuan­do la me­ta es el ca­mino

La Nueva - - OPINIÓN -

TER­MI­NÓ LA Co­pa Amé­ri­ca, edi­ción cen­te­na­ria, y el gran can­di­da­to, el se­lec­cio­na­do na­cio­nal, re­sig­nó la po­si­bi­li­dad de ser su ga­na­dor, lue­go de per­der la fi­nal con Chi­le en una de­fi­ni­ción por pe­na­les don­de dos ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos fa­lla­ron su eje­cu­ción, lue­go de que el equi­po no pu­die­se im­po­ner­se en los 120 mi­nu­tos del par­ti­do. PA­RA MU­CHOS, es­te re­sul­ta­do es el pun­to fi­nal de una ge­ne­ra­ción que tu­vo en Lio­nel Mes­si a su prin­ci­pal re­fe­ren­te -pa­ra mu­chos el me­jor del mun­do-, acom­pa­ña­do por otros a los que se sue­le ver co­mo re­pe­ti­dos ga­na­do­res en sus equi­pos eu­ro­peos, ver­da­de­ros cracks en clu­bes campeones. SE SA­BE que los ar­gen­ti­nos so­mos exi­tis­tas por te­ner “un afán des­me­di­do de éxi­to”. Es­ta cua­li­dad po­dría no ser ne­ga­ti­va si no fue­ra que cual­quier re­sul­ta­do dis­tin­to a ser pri­me­ro nos lle­va a con­si­de­rar­lo in­digno, se lo men­cio­na co­mo un fra­ca­so. La fra­se “de los se­gun­dos na­die se acuer­da”, di­cha por el ex DT del se­lec­cio­na­do, Car­los S. Bi­lar­do, re­fle­ja esa fi­lo­so­fía. EN LO de­por­ti­vo, se ha con­si­de­ra­do ló­gi­co ig­no­rar al equi­po que lle­gó a la fi­nal del Mun­dial 1990 -cuan­do se de­jó afue­ra na­da me­nos que al se­lec­cio­na­do lo­cal, Ita­lia- y no se evo­ca co­mo un lo­gro ha­ber si­do uno de los dos equi­pos que in­gre­sa­ron al mí­ti­co Ma­ra­ca­ná de Río de Ja­nei­ro, en Bra­sil, pa­ra, en 2014, ju­gar la fi­nal con Ale­ma­nia. HU­BO TIEM­POS -en los 60 y 70- en que en ma­te­ria fut­bo­lís­ti­ca nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do a ser “campeones mo­ra­les”, le­jos de cual­quier ins­tan­cia fi­nal. Asu­mía­mos eti­que­tas que se­ña­ló Julio Cor­tá­zar en su poe­ma “La pa­tria”: “Te quie­ro, país des­nu­do que sueña con un smo­king,/vi­ce­cam­peón del mun­do en cual­quier co­sa, en lo que sal­ga,/ ter­ce­ra po­si­ción, ener­gía nu­clear, jus­ti­cia­lis­mo, va­cas,/tan­go, co­ra­je, pu­ños, vi­ve­za y ele­gan­cia”. AHO­RA NOS acos­tum­bra­mos a no ser más campeones mo­ra­les. Aho­ra ga­na­mos la co­pa o fra­ca­sa­mos. Sin gri­ses. O ser­vi­mos o so­mos desecha­bles. O va­le­mos o me­re­ce­mos el ol­vi­do. Nos acos­tum­bra­mos a no va­lo­rar el es­fuer­zo, el ca­mino, el pro­ta­go­nis­mo, el ta­len­to. A pe­sar de ocu­par lu­ga­res don­de muy po­cos han es­ta­do. RUDYARD KIPLING de­fi­nió de “im­pos­to­res” al éxi­to y al fra­ca­so y su­gi­rió tra­tar­los “siem­pre con la mis­ma in­di­fe­ren­cia”. Jor­ge Luis Bor­ges los men­cio­nó co­mo ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. ACA­SO EL tiem­po nos per­mi­ta evo­lu­cio­nar has­ta en­ten­der que cuan­do la me­ta se ale­ja más y más, aca­so sea por­que la ver­da­de­ra me­ta es el ca­mino.

Nos he­mos acos­tum­bra­do a no va­lo­rar el es­fuer­zo, el ta­len­to, a pe­sar de ocu­par lu­ga­res don­de muy po­cos han es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.