Un ar­gen­tino lo­gró es­ca­par, en otro cruel aten­ta­do del EI

El he­cho se pro­du­jo en un res­tau­ran­te con pa­na­de­ría, co­no­ci­do co­mo Ho­ley, y es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na me­di­te­rrá­nea. Por el mo­men­to se re­gis­tra­ron dos muer­tos y va­rios he­ri­dos.

La Nueva - - EL MUNDO - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Al me­nos dos per­so­nas mu­rie­ron y otras 26 re­sul­ta­ron he­ri­das en un ata­que de va­rios hom­bres ar­ma­dos con­tra un res­tau­ran­te fre­cuen­ta­do por ex­tran­je­ros de la zo­na di­plo­má­ti­ca de Dac­ca (Blan­gla­desh), don­de el ar­gen­tino Die­go Ros­si­ni con­si­guió es­ca­par por el te­cho del lu­gar.

El ata­que fue reivin­di­ca­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI).

"Lle­ga­ron 28 he­ri­dos y dos de ellos mu­rie­ron", di­jo Mi­raz Ul Is­lam, ge­ren­te del Uni­ted Hos­pi­tal, si­tua­do en el ba­rrio aco­mo­da­do de Guls­han, don­de se pro­du­ce el ata­que, y al que es­tán tras­la­dan­do gran par­te de las víc­ti­mas, en su ma­yo­ría po­li­cías se­gún me­dios lo­ca­les y un tes­ti­go.

Se­gún fuen­tes po­li­cia­les ci­ta­das por el dia­rio lo­cal The Daily Star, los dos fa­lle­ci­dos son efec­ti­vos po­li­cia­les.

"Es­to es un caos. Es­tán lle­gan­do mu­chos po­li­cías he­ri­dos de ba­la en bra­zos, ab­do­men, pier­nas... Al­guno in­clu­so te­nía que­ma­du­ras. Tam­bién hay al­gu­nos ci­vi­les he­ri­dos", de­ta­lló des­de el hos­pi­tal un em­pre­sa­rio es­pa­ñol re­si­den­te en Dac­ca.

El ob­je­ti­vo del ata­que fue el Ho­ley Ar­ti­san Ba­ker­yO'Kit­chen, un res­tau­ran­te con pa­na­de­ría co­no­ci­do co­mo Ho­ley y es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na me­di­te­rrá­nea cu­yos chefs son dos ar­gen­ti­nos.

Un em­plea­do del res­tau- ran­te, Su­mon Re­za, de­cla­ró que eran va­rios hom­bres ar­ma­dos con ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos, pis­to­las y es­pa­das los que ha­bían en­tra­do al lo­cal.

Uno de los chefs ar­gen­ti­nos del lo­cal, Die­go Ros­si­ni, se en­con­tra­ba en el es­ta­ble­ci­mien­to en el mo­men­to del ata­que.

"Es­tán ti­ran­do ti­ros. Por fa­vor, lla­mad a la Po­li­cía. Me es­con­dí en la te­rra­za", des­cri­bió Ros­si­ni en un fo­ro de una red so­cial, y un par de ho­ras des­pués con­fir­mó por Fa­ce­book que es­ta­ba "vi­vo" tras ha­ber es­ca­pa­do.

Va­rios me­dios ban­gla­de­síes y fuen­tes no ofi­cia­les die­ron cuen­ta de la exis­ten­cia de has­ta 20 rehe­nes en el es­ta­ble­ci­mien­to, en­tre los que fi­gu­ran ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros, aun­que nin­gu­na fuen­te po­li­cial lo con­fir­mó.

El Es­ta­do Is­lá­mi­co re­cla­mó la au­to­ría del ata­que en un men­sa­je di­fun­di­do por su agen­cia afín Amaq y re­co­gi- do por la con­sul­to­ría es­ta­dou­ni­den­se SITE a tra­vés de su cuen­ta de Twitter.

"Más de 20 per­so­nas de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des fue­ron ase­si­na­das en el ata­que de EI en Dac­ca", re­za el men­sa­je.

Las em­ba­ja­das de Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos en Ban­gla­desh di­fun­die­ron men­sa­jes a tra­vés de re­des so­cia­les pa­ra ad­ver­tir que evi­ten la zo­na.

Des­de 2013 Ban­gla­desh su­frió una ola de ata­ques de cor­te is­la­mis­ta que se in­ten­si­fi­có el año pa­sa­do, y que lle­vó a la Po­li­cía a lan­zar una am­plia ope­ra­ción po­li­cial con mi­les de de­te­ni­dos.

Al­gu­nas de las ac­cio­nes te­rro­ris­tas fue­ron reivin­di­ca­das por el gru­po yiha­dis­ta y otras por la ra­ma de Al Qae­da en el sub­con­ti­nen­te in­dio, si bien las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bi­li­zan a gru­pos au­tóc­to­nos.

El aten­ta­do mar­ca un dra­má­ti­co au­men­to de la vio­len­cia en ese país. Por pri­me­ra vez se usan las tác­ti­cas de los ata­ques yihadistas de Pa­rís, Es­tam­bul y Bru­se­las.

REUTERS

Ac­tua­ron va­rios te­rro­ris­tas ar­ma­dos, con ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos, pis­to­las y es­pa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.