La es­cri­to­ra Li­za Por­ce­lli Pius­si pre­sen­ta su nue­vo li­bro en Bahía

La con­vo­ca­to­ria es pa­ra chi­cos a par­tir de los 7 años hoy, a las 17, en la li­bre­ría de Al­si­na 27. En es­ta opor­tu­ni­dad la au­to­ra trae a su ciu­dad una no­ve­la lla­ma­da "Mi her­mano lle­gó de otro pla­ne­ta un día de mu­cho vien­to".

La Nueva - - SOCIEDAD - Lau­ra Gre­go­riet­ti lgre­go­riet­ti@la­nue­va.com

CON EN­TRA­DA LI­BRE Y GRA­TUI­TA ¿Cuál es el primer re­cuer­do que vos te­nés de tu her­mano?

Es­te es el que guar­da Nahuel, el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la Mi her­mano lle­gó de otro pla­ne­ta un día de mu­cho vien­to: "Pa­ra mí, Bo­ris ha­bía lle­ga­do el día de las sá­ba­nas en el ca­nas­to. Y si ha­bía na­ci­do an­tes, yo no me en­te­ré. Siem­pre me acor­da­ba de ese día co­mo el pri­me­ro de to­dos… Ma­má, en­tran­do al de­par­ta­men­to con un ca­nas­to lleno de sá­ba­nas, el de su­bir y ba­jar la ro­pa de la te­rra­za.

La puer­ta del de­par­ta­men­to que se cie­rra de un gol­pe por el vien­to. Ma­má, con los pe­los re­vuel­tos, re­cli­na­da so­bre el ca­nas­to que ha­bía apo­ya­do en la me­sa. Las sá­ba­nas abu­llo­na­das so­bre­sa­lían de los bor­des y ella les ha­bla­ba con ca­ri­ño, co­mo si hu­bie­ra si­do un moi­sés con la me­jor cria­tu­ra del mun­do lo que te­nía de­lan­te más que un ca­nas­to de ro­pa.

Y ahí lo vi. Un bra­ci­to de be­bé se aso­ma­ba y se es­ti­ra­ba pa­ra to­car la ca­ra de mi ma­má con una mano de tres de­dos. Esa mano no po­día ser de es­te pla­ne­ta".

Así, en­tre imé­ge­nes guar­da­das y pu­ra in­tui­ción, Nahuel re­cons­tru­ye la vi­da de Bo­ris, un ne­ne es­pe­cial o es­pa­cial, se­gún có­mo lo mi­res.

"Es­ta no­ve­la no es más que la his­to­ria que Nahuel quie­re ate­so­rar de su her­mano. Por eso, es­ta es, en­tre to­das las po­si­bles, la me­jor his­to­ria", di­jo, con sus pro­pias pa­la­bras, la es­cri­to­ra y psi­có­lo­ga Li­za Por­ce­lli Pius­si so­bre su úl­ti­ma no­ve­la, que pre­sen­ta- rá hoy, en la li­bre­ría Henry, a las 17, en un ac­to re­ser­va­do pa­ra ni­ños des­de los 7 años y sus fa­mi­lias. Li­za y una "ne­ce­si­dad" ¿Có­mo me sur­ge la ne­ce­si­dad de es­cri­bir es­ta no­ve­la? Cuan­do era chi­ca no so­por­ta­ba los fi­na­les. No po­día en­ten­der que las co­sas bue­nas de la vi­da (la com­pa­ñía de cier­tas per­so­nas, ex­pe­re­rien­cias, etc.) no fue­ran pa­ra siem­pre. Me pa­re­cía iló­gi­co.Y era ca­paz de ne­gar­me a vi­vir al­go bueno si sa­bía de an­te­mano que iba a du­rar un tiem­po aco­ta­do. Cla­ro que es­to me pro­te­gía de no su­frir "des­pe­di­das", pe­ro tam­bién me impedía en­ri­que­cer­me por el tiem­po que sea que du­ra­se una ex­pe­rien­cia, una per­so­na a mi la­do".

Re­cor­dó que so­lía pre­gun­tar­le a los adul­tos "có­mo po­día ser que las co­sas bue­nas se aca­ba­ran".

"Pe­ro de nue­vo, sus res­pues­tas no me ce­rra­ban. Me hi­ce adul­ta y lo­gré, a tra­vés de la es­cri­tu­ra, re­be­lar­me con­tra el tiem­po: vol­ví a ser chi­ca (en el cuer­po del va­rón pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la) pa­ra tran­si­tar una si­tua­ción "bue­na" pe­ro efí­me­ra y aho­ra sí en­con­trar las res­pues­tas que en mi in­fan­cia no en­con­tré".

Es­ta no­ve­la re­ci­bió el Pre­mio Ca­sa de las Amé­ri­cas en 2012 y fue ubli­ca­da por edi­to­rial Su­da­me­ri­ca­na. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

"Un bra­ci­to de be­bé se aso­ma­ba y se es­ti­ra­ba pa­ra to­car la ca­ra de mi ma­má con una mano de tres de­dos. Esa mano no po­día ser de es­te pla­ne­ta".

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA­NUE­VA.

Con la ma­yo­ría de sus crea­cio­nes, Li­za y su fiel com­pa­ñe­ro, el pe­rro por­te­ño "Ber­ni", quien, des­de que lo res­ca­tó, no du­da en acom­pa­ñar­la a to­dos la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.