Una mu­jer se­ría abue­la y ma­dre a la vez

Pi­de que los óvu­los con­ge­la­dos de su hi­ja fa­lle­ci­da sean fe­cun­da­dos, así po­dría dar a luz a su pro­pio nie­to.

La Nueva - - SOCIEDAD -

Una mu­jer que quie­re usar los óvu­los con­ge­la­dos de su úni­ca hi­ja pa­ra dar a luz a su pro­pio nie­to ob­tu­vo un fa­llo fa­vo­ra­ble en la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Lon­dres, se­gún pu­bli­có el por­tal de la BBC.

La mu­jer, de 60 años, ha­bía ape­la­do con­tra la de­ci­sión del en­te re­gu­la­dor de fer­ti­li­dad asis­ti­da del Reino Uni­do, que le ha­bía ne­ga­do la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar los óvu­los crio­pre­ser­va­dos en una clí­ni­ca de Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra ser fe­cun­da­dos con se­men de un do­nan­te.

Su hi­ja, que mu­rió ha­ce cin­co años, le ha­bría pe­di­do a su ma­dre que tu­vie­ra a sus hi­jos, pe­ro la mu­jer per­dió el ca­so an­te los tri­bu­na- les de se­gun­da ins­tan­cia el año pa­sa­do.

No obs­tan­te, los jue­ces le con­ce­die­ron per­mi­so pa­ra im­pug­nar la de­ci­sión de la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Lon­dres an­te un tri­bu­nal de tres jue­ces.

El en­te re­gu­la­dor de la fer­ti­li­dad del Reino Uni­do, la Au­to­ri­dad de Fer­ti­li­za­ción Hu­ma­na y Em­brio­lo­gía (HFEA), ha­bía di­cho en 2014 que los óvu­los de la hi­ja no po­dían ser fer­ti­li­za­dos en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca por­que ella no ha­bía da­do su con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to por es­cri­to an­tes de mo­rir de cán­cer de co­lon, a los 28 años.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos pro­ce­sos ju­di­cia­les, los abo­ga­dos de la ma­dre sos­tu­vie­ron an­te los jue­ces que ella que­ría cum­plir el de­seo de su hi­ja de que ges­ta­ra al em­brión crea­do a par­tir de sus hue­vos con­ge­la­dos y "cria­ra ese ni­ño".

La abo­ga­da de la ma­dre, Jen­ni Richards, di­jo que si los jue­ces no re­vo­ca­ban la sen­ten­cia de la Cor­te, la con­se­cuen­cia "inevi­ta­ble" se­ría "sim­ple­men­te per­mi­tir que pier­da" los óvu­los.

Richards ar­gu­men­tó que ha­bía "evi­den­cia cla­ra" de lo que la hi­ja, co­no­ci­da só­lo co­mo "A", que­ría que pa­sa­ra con sus óvu­los des­pués de su muer­te, y que "to­das las prue­bas dis­po­ni­bles" mues- tran que que­ría que su ma­dre "tu­vie­ra a su hi­jo des­pués de su muer­te".

La ape­la­ción fue re­cha­za­da por la HFEA, or­ga­nis­mo que in­di­có que te­nía una gran sim­pa­tía por los pa­dres de la hi­ja muer­ta, co­no­ci­dos so­la­men­te co­mo el se­ñor y la se­ño­ra M.

"La ley nos obli­ga a con­si­de­rar si exis­te evi­den­cia su­fi­cien­te de con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do. Des­pués de mi­rar el asun­to con gran de­ta­lle, de­ci­di­mos que no ha­bía, una de­ci­sión que fue apo­ya­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo el pa­sa­do sep­tiem­bre”, di­je­ron.

"El fa­llo del Tri­bu­nal de Ape­la­ción re­afir­ma la ne­ce­si­dad de con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do, pe­ro con­clu­ye que hay prue­bas su­fi­cien­tes de los ver­da­de­ros de­seos de la hi­ja del se­ñor y la se­ño­ra M.”.

"Aho­ra va­mos a re­con­si­de­rar su ca­so tan pron­to co­mo sea po­si­ble a la luz de la pre­sen­te sen­ten­cia”, fi­na­li­za­ron. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com El lar­go li­ti­gio lle­vó a la mu­jer a so­li­ci­tar po­der ha­cer el tra­ta­mien­to a 3 jue­ces di­fe­ren­tes. Ar­gu­men­tó que era una de­ci­sión con­sen­sua­da con su hi­ja fa­lle­ci­da y que se li­mi­ta­ba a cum­plir sus de­seos por­que era un “ni­ño muy que­ri­do”. La lar­ga en­fer­me­dad de la jo­ven le im­pi­dió cum­plir el sue­ño de ser ma­dre y por ello ha­bría plan­tea­do ini­cial­men­te tras­plan­tar sus ova­rios a su ma­dre. Fi­nal­men­te op­tó por con­ge­lar óvu­los. La HFEA ar­gu­men­ta que en es­ta de­ci­sión nun­ca se es­pe­ci­fi­có que los óvu­los fue­ran usa­dos por su ma­dre en una­fer­ti­li­za­ción, al­go que la ma­dre ase­gu­ra que sí.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Los óvu­los con­ge­la­dos, ya ha­ce 5 años, es­tán en una clí­ni­ca de los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.