Benedicto se con­fie­sa en un li­bro re­ve­la­dor

El an­te­rior Pa­pa evi­den­cia en sus es­cri­tos la exis­ten­cia de un “lobby gay” den­tro del Va­ti­cano.

La Nueva - - SOCIEDAD - Agen­cia AFP

El Pa­pa emé­ri­to Benedicto XVI, primer pa­pa que re­nun­cia al car­go en sie­te si­glos, con­fie­sa sus tor­men­tos co­mo pon­tí­fi­ce, sus preo­cu­pa­cio­nes y no­ches in­som­nes, en un li­bro en­tre­vis­ta que lan­za­rá el pró­xi­mo sep­tiem­bre.

Con el tí­tu­lo Con­ver­sa­cio­nes fi­na­les, el li­bro se­rá pu­bli­ca­do en va­rios idio­mas y ten­drá la for­ma de una ex­ten­sa en­tre­vis­ta con el pe­rio­dis­ta ale­mán Pe­ter See­wald, con el que ha co­la­bo­ra­do pa­ra otros li­bros.

Se­gún una an­ti­ci­pa­ción pu­bli­ca­da por el dia­rio ita­liano “Co­rrie­re de­lla Se­ra”, que ha ad­qui­ri­do los de­re­chos y pu­bli­ca­rá ex­trac­tos en sep­tiem­bre, el pa­pa rea­li­za un ba­lan­ce de sus con­tro­ver­ti­dos ocho años de pon­ti­fi­ca­do, una ges­tión mar­ca­da por nu­me­ro­sos es­cán­da­los, en­tre ellos por los abu­sos se­xua­les de al­gu­nos cu­ras y la co­rrup­ción que sa­cu­día las fi­nan­zas del Va­ti­cano.

El re­ti­ra­do Pa­pa ale­mán, de 89 años, co­no­ci­do por ser un re­fi­na­do in­te­lec­tual y teó­lo­go, ha­ce un re­co­rri­do de su vi­da des­de la ju­ven­tud ba­jo el na­zis­mo, pa­san­do por el des­cu­bri­mien­to de su vo­ca­ción ecle­siás­ti­ca, has­ta su amis­tad con Juan Pa­blo II, del que fue el re­cio “guardián de la fe” co­mo pre­fec­to pa­ra la doc­tri­na de la fe, el ex San­to Ofi­cio.

Pe­ro el te­ma que sus­ci­ta más in­te­rés son sus con­fe­sio­nes más ín­ti­mas, ya que re­co­no­ce las no­ches pa­sa­das en blan­co, sin po­der con­ci­liar el sue­ño an­te el pe­so del car­go, así co­mo la exis­ten­cia de un “lobby gay” den­tro del Va­ti­cano, for­ma­da por clé­ri­gos ho­mo­se­xua­les que as­pi­ra­ban a ob­te­ner car­gos in­flu­yen­tes en la Cu­ria Ro­ma­na.

Se­gún el Pa­pa emé­ri­to se tra­ta­ba de 4 o 5 per­so­nas, un gru­po que lo­gró di­sol­ver, in­for­ma­ción que no ha­bía si­do con­fir­ma­da has­ta aho­ra.

Jo­seph Rat­zin­ger re­co­no­ce tam­bién su fal­ta de fir­me­za pa­ra go­ber­nar una igle­sia con 1.200 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos, una de las ma­yo­res crí­ti­cas que le lan­za­ron du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do y con­fie­sa que tie­ne apun­tes y ano­ta­cio­nes de to­do lo que ocu­rrió.

Sin em­bar­go, ase­gu­ra que “des­trui­rá” esos cua­der­nos, si bien con­si­de­ra que se­ría un man­jar úni­co pa­ra to­do his­to­ria­dor.

El pa­sa­do mar­tes, el Pa­pa Francisco ce­le­bró el 65º aniver­sa­rio de la or­de­na­ción de Benedicto XVI, una ce­re­mo­nia inusual a la que asis­tió bue­na par­te de la je­rar­quía de la San­ta Se­de, en­tre ellos nu­me­ro­sos car­de­na­les y mon­se­ño­res de la Cu­ria Ro­ma­na. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com El li­bro, ti­tu­la­do Con­ver­sa­cio­nes fi­na­les, con­fir­ma tam­bién que Jo­seph Rat­zin­ger, con un tem­pe­ra­men­to tan re­ser­va­do, no se sen­tía real­men­te ca­paz de di­ri­gir a los 1.200 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos, y a una Igle­sia sa­cu­di­da en su cú­pu­la por lu­chas in­ter­nas, y en su ba­se por los es­cán­da­los de los sa­cer­do­tes pe­dó­fi­los. El Pa­pa emé­ri­to ale­mán re­co­no­ce asi­mis­mo ha­ber ca­re­ci­do de un es­pí­ri­tu de­ci­di­do.

REUTERS

El ex Pa­pa Benedicto XVI rea­li­za en su li­bro un ba­lan­ce de sus ocho años de pon­ti­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.