Bahía Blan­ca, una de las ciu­da­des del país más ele­gi­das por los in­mi­gran­tes chinos

En 2016 se ra­di­ca­ron sie­te nue­vos su­per­mer­ca­dos abier­tos por per­so­nas asiá­ti­cas que op­tan por nues­tra ciu­dad. Ya hay cin­cuen­ta fun­cio­nan­do. En prin­ci­pio, la cer­ca­nía con la Ca­pi­tal Fe­de­ral y la hos­pi­ta­li­dad son al­gu­nos de los mo­ti­vos.

La Nueva - - PORTADA - Fe­de­ri­co Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

A me­nos de 10 años de que em­pe­za­ran a lle­gar de ma­ne­ra ma­si­va a la ciu­dad, la ci­fra de su­per­mer­ca­dos chinos en Bahía Blan­ca ya su­pera los 50 y, gra­cias al rit­mo pre­sen­te, se es­pe­ra que ese nú­me­ro con­ti­núe in­cre­men­tán­do­se.

Re­co­no­ci­das por su sen­ti­do del tra­ba­jo y del aho­rro, de­ce­nas de fa­mi­lias asiá­ti­cas en­con­tra­ron en Bahía una opor­tu­ni­dad la­bo­ral, tie­rras y fa­ci­li­da­des pa­ra construir sus co­mer­cios, esos que no sa­ben de fran­cos ni fe­ria­dos y en los que sus pro­pios due­ños de­di­can 15 ho­ras dia­rias al tra­ba­jo.

“En los úl­ti­mos 3 años, Bahía se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des ele­gi­das por los chinos que lle­gan al país. Por eso en los úl­ti­mos me­ses se es­tá tra­ba­jan­do tan bien, gra­cias a lo cual rein­vier­ten en la ciu­dad e in­vi­tan a sus com­pa­trio­tas pa­ra que se su­men a ex­plo­tar el ru­bro”, ex­pli­có San­tia­go Vec­chi, abo­ga­do y ase­sor per­ma­nen­te de co­mer­cian­tes chinos que des­em­bar­can en la ciu­dad.

Vec­chi, quien tam­bién es apo­de­ra­do de in­mi­gran­tes an­te la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes, se de­di­ca des­de 2008 a abrir­les las puer­tas co­mer­cia­les a los asiá­ti­cos, ase­so­rán­do­los le­gal­men­te, se­lec­cio­nan­do lu­ga­res es­tra­té­gi­cos y acon­di­cio­nan­do sus lo­ca­les de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da em­pren­de­dor.

“Ofre­cer Bahía Blan­ca a co­mer­cian­tes que desa­rro­lla­ban su ac­ti­vi­dad en el Gran Bue­nos Ai­res no fue ta­rea sen­ci­lla. Sin em­bar­go, la con­di­ción de una ciu­dad en cre­ci­mien­to y con mu­chas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio fue una pro­pues­ta se­duc­to­ra que hi­zo que de las pri­me­ras 10 fa­mi­lias de ha­ce ca­si una dé­ca­da se pa­sa­ra a las 50 que hay en la ac­tua­li­dad”, ex­pli­có el abo­ga­do.

So­bre las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les que, se­gún él, ex­pli­can cier­to re­cha­zo de la co­mu­ni­dad ar­gen­ti­na ha­cia los orien­ta­les, Vec­chi sos­tie­ne que uno “nun­ca se acos­tum­bra a tra­tar­los”, sino que sim­ple­men­te “apren­de a ha­cer­lo, sien­do com­pren­si­vo y to­le­ran­te con es­ta gen­te que tie­ne cos­tum­bres ló­gi­ca­men­te dis­tin­tas por ve­nir des­de el otro ex­tre­mo del pla­ne­ta”.

“Es gen­te que va­lo­ra la con­fian­za, ac­túa por re­pe­ti­ción y, si bien pe­lea por ca­da pe­so, cum­ple co­mo po­cos. No to­dos son igua­les, si bien pa­san mu­chas ho­ras del día tra­ba­jan­do y al­gu­nos no lle­gan a so­cia­li­zar con los bahien­ses, hay otros que por ejem­plo fes­te­jan sus cum­plea­ños ha­cien­do una fies­ta pa­ra to­do el ba­rrio”, agre­gó.

La fa­mi­lia in­mi­gran­te chi­na pro­me­dio --des­cri­be Vec­chi-es­tá com­pues­ta por una pa­re­ja jo­ven --de en­tre 25 a 30 años--, sus pa­dres --40 a 45-- y un be­bé, que al­re­de­dor de los 3 años ha­bi­tual­men­te re­gre­sa con sus abue­los a su país pa­ra ser cria­do du­ran­te al­gu­nos años, mien­tras sus pa­dres con­ti­núan con su tra­ba­jo en la Ar­gen­ti­na.

“Des­de ha­ce unos 4 años, lo nor­mal es que com­pren el in­mue­ble en el que lue­go ins­ta­lan su co­mer­cio. Ya no quieren más ser so­cios del pro­pie­ta­rio. Mu­chos vie­nen con al­gu­na me­ta eco­nó­mi­ca que, se­gún las va­ria­bles, ter­mi­na trans­for­mán­do­se. Al­gu­nos de­mo­ran más años de lo que es­pe­ra­ban, pe­ro per­se­ve­ran, mien­tras que los más afor­tu­na­dos ex­pan­den su red de co­mer­cios o has­ta in­cur­sio­nan en otros ru­bros, lo que pron­to se va a em­pe­zar a ver en Bahía y el país”, se­ña­ló Vec­chi.

“En Bahía el cir­cui­to es­tá fun­cio­nan­do. En ju­nio se abrió un lo­cal y pa­ra el se­gun­do se­mes­tre se es­pe­ra, co­mo mí­ni­mo otras 6 inau­gu­ra­cio­nes. Mi­cro y ma­cro­cen­tro ya es­tán muy bien cu­bier­tos, aho­ra de­ci­die­ron em­pe­zar a abar­car to­da la ciu­dad”, con­clu­yó el letrado.

“Des­de ha­ce unos 4 años, lo nor­mal es que com­pren el in­mue­ble en el que lue­go ins­ta­lan su co­mer­cio”, di­jo San­tia­go Vec­chi.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Los su­per­mer­ca­dos chinos han te­ni­do un mar­ca­do cre­ci­mien­to des­de que em­pe­za­ron a lle­gar en for­ma ma­si­va a la ciu­dad,ha­ce unos 10 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.