La le­ve­dad del fra­ca­so

La Nueva - - OPINIÓN - por Ro­ge­lio Lopez Gui­lle­main Ro­ge­lio Lopez Gui­lle­main es ci­ru­jano plás­ti­co y es­cri­tor. Vi­ve en Bue­nos Ai­res.

Las per­so­nas no son re­cor­da­das por el nú­me­ro de ve­ces que fra­ca­san, sino por el nú­me­ro de ve­ces que tie­nen éxi­to”. (Thomas Al­va Edi­son)

La se­lec­ción de fut­bol de la Ar­gen­ti­na es­tá in­te­gra­da por ju­ga­do­res que son fi­gu­ras en sus equi­pos y co­mo si eso no fue­se su­fi­cien­te, cuen­ta en­tre sus fi­las con el me­jor ju­ga­dor del mun­do, Leo­nel Messi. Es­ta se­lec­ción ha si­do sub­cam­peo­na en las dos úl­ti­mas Co­pas Amé­ri­ca y en el mun­dial del 2014.

En­ton­ces ¿Por qué en Ar­gen­ti­na se con­si­de­ran un fra­ca­so es­tos re­sul­ta­dos? Qui­zás la res­pues­ta la en­con­tre­mos en la sen­ten­cia que di­ce “el se­gun­do es el pri­me­ro de los úl­ti­mos”, pa­ra­dig­ma de nues­tra mí­se­ra idio­sin­cra­sia triun­fa­lis­ta, qui­zás so­ber­bio es­pe­jis­mo de un ve­la­do com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad.

Los ar­gen­ti­nos so­mos ado­les­cen­tes que no to­le­ran la de­rro­ta, tan­to es así, que in­clu­so lle­ga­mos a sa­cri­fi­car to­do en pro­cu­ra de al­can­zar la vic­to­ria; sa­cri­fi­ca­mos nues­tros afec­tos, sa­cri­fi­ca­mos la mo­ral, in­clu­so sa­cri­fi­ca­mos nues­tra dig­ni­dad.

So­mos cla­ros re­pre­sen­tan­tes de la idea ma­quia­vé­li­ca de que “el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”. Y ba­sa­dos en es­te prin­ci­pio, que hi­pó­cri­ta­men­te ne­ga­mos, nos va­na­glo­ria­mos de “la mano de dios” an­te los in­gle­ses o de co­mo “le pa­sa­mos el cuar­to a al­gún gil” o de “co­mo evi­ta­mos ha­cer una co­la”. Nos pa­vo­nea­mos de lo que en reali­dad es una ver­güen­za, alar­dea­mos de nues­tra “vi­ve­za crio­lla”.

¡In­clu­so el tru­co, nues­tro jue­go de cartas tradicional, se ba­sa en la men­ti­ra y el en­ga­ño!

La fal­ta de to­le­ran­cia del fra­ca­so ajeno y la pro­pia in­ca­pa­ci­dad de so­bre­po­ner­nos al fra­ca­so pro­pio, su­ma­dos a con­di­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas la­be­rín­ti­cas so­lo tie­nen un re­sul­ta­do po­si­ble, la pa­ra­li­za­ción del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, cien­tí­fi­co y so­cial del país.

Es­ta con­jun­ción de ele­men­tos se trans­for­man en una fa­bu­lo­sa má­qui­na de im­pe­dir que nos con­vier­te en per­so­nas abú­li­cas, en con­ser­va­do­res sa­tis­fe­mi­tir­nos chos que vi­ven en un mun­do que se rein­ven­ta in­ce­san­te­men­te y que día a día ve­mos más dis­tan­te.

En su li­bro “In­no­var o mo­rir”, An­drés Op­pen­hei­mer ha­ce una des­crip­ción bri­llan­te de es­ta si­tua­ción; si que­re­mos su­bir­nos al mun­do de­be­mos co­rrer, el mun­do no se va a de­te­ner ni nos va a es­pe­rar pa­ra que lo ha­ga­mos.

Pa­ra ello, la po­lí­ti­ca de­be ha­cer su par­te. De­be sim­pli­fi­car los pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos, eli­mi­nar las tra­bas le­ga­les, ter­mi­nar con las cor­po­ra­cio­nes sin­di­ca­les y co­le­gia­les, aca­bar con los pri­vi­le­gios del es­ta­do a em­pre­sas y per­so­nas, ba­jar los cos­tos la­bo­ra­les e im­po­si­ti­vos y fa­ci­li­tar la in­ser­ción en el mer­ca­do mun­dial.

Pe­ro no­so­tros tam­bién te­ne­mos el desafío de cam­biar. Pri­me­ro de­be­mos per- el fra­ca­so pro­pio, asu­mién­do­lo co­mo una po­si­bi­li­dad; Thomas Al­va Edi­son des­dra­ma­ti­za el fra­ca­so y lo re­va­lo­ra al ase­gu­rar que “Una ex­pe­rien­cia nun­ca es un fra­ca­so, pues siem­pre vie­ne a de­mos­trar al­go”, mien­tras que Johann W. Goet­he sen­ten­cia que “El úni­co hom­bre que no se equivoca es el que nun­ca ha­ce na­da”, a lo que Fran­klin D. Roo­se­velt agre­ga “En la vi­da hay al­go peor que el fra­ca­so: el no ha­ber in­ten­ta­do na­da”.

Por úl­ti­mo, así co­mo de­be­mos apren­der a asu­mir con na­tu­ra­li­dad nues­tros fra­ca­sos, tam­bién de­be­mos ha­cer­lo con los aje­nos. Una per­so­na, in­te­lec­tual­men­te ho­nes­ta, que ha fra­ca­sa­do y ha asu­mi­do su fra­ca­so, ten­drá mu­cho más pa­ra ofre­cer que aquel que nun­ca sa­lió de su zo­na de con­fort.

Tam­bién de­be­mos apren­der de nues­tros fra­ca­sos co­mo ciu­da­da­nos. En los úl­ti­mos 100 años pa­sa­mos de ser el 8º país del mun­do a ser ape­nas una na­ción me­dio­cre.

No bus­que­mos cul­pa­bles en el ex­tran­je­ro, tam­po­co en las mul­ti­na­cio­na­les ni en los po­lí­ti­cos. To­dos y ca­da uno de no­so­tros so­mos res­pon­sa­bles de nues­tro fra­ca­so por inac­ción; en nues­tra co­mo­di­dad he­mos ce­di­do el ma­ne­jo de la pa­tria a los co­rrup­tos y de­ma­go­gos; y aho­ra es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias.

“Los ar­gen­ti­nos so­mos ado­les­cen­tes que no to­le­ran la de­rro­ta. In­clu­so lle­ga­mos a sa­cri­fi­car to­do en pro­cu­ra la vic­to­ria; sa­cri­fi­ca­mos nues­tros afec­tos, la mo­ral, tam­bién nues­tra dig­ni­dad.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.