Ro­ba­ron en su ca­sa mien­tras no es­ta­ba

La­dro­nes apro­ve­cha­ron que Wal­ter Car­do­zo se au­sen­tó jun­to a su fa­mi­lia. Se lle­va­ron va­rios ob­je­tos.

La Nueva - - SEGURIDAD -

SU­CE­DIÓ EN RAW­SON AL 300 Wal­ter Car­do­zo (37) se au­sen­tó al­gu­nas ho­ras de su ca­sa y al re­gre­sar ad­vir­tió que la­dro­nes ha­bían in­gre­sa­do a ro­bar y es­ca­pa­ron con di­ver­sos ele­men­tos.

Ad­mi­te que la­men­ta lo su­ce­di­do y las co­sas que ya no ten­drá, aun­que va­lo­ra mu­cho más que no es­tu­vie­ra pre­sen­te su fa­mi­lia cuan­do an­te­ayer a la tar­de los de­lin­cuen­tes irrum­pie­ron en el in­mue­ble de Raw­son 347.

“Gra­cias a Dios in­gre­sa­ron cuan­do no ha­bía na­die. Pa­tea­ron la puer­ta, rom­pie­ron, en­tra­ron y se fue­ron”, ma­ni­fes­tó el dam­ni­fi­ca­do, quien al­qui­la la pro­pie­dad en la que re­si­de.

Lue­go in­di­có que, “por lo que pu­de ver se lle­va­ron dos te­le­vi­so­res (uno de 39 y el res­tan­te de 32 pulgadas), una no­te­book, un ne­bu­li­za­dor, creo que un ce­lu­lar de mi hi­ja, un par de za­pa­ti­llas y otras pren­das”.

Car­do­zo co­men­tó que “no le di mu­cha im­por­tan­cia, por­que ten­go dos nenas chi­cas y la de 7 años no qui­so dor­mir du­ran­te to­da la no­che por el mie­do".

"Eso es lo úni­co que me im­por­ta, por­que lo que me lle­va­ron lo po­dré te­ner de vuel­ta o no. No que­da otra que se­guir”, si­guió di­cien­do.

Ex­pli­có que por es­tas ho­ras lo que le in­tere­sa es que su hi­ja pier­da el te­mor y re­co­bre la tran­qui­li­dad con la que vi­vía has­ta ha­ce ape­nas al­gu­nas ho­ras.

“Fue com­pli­ca­do, por­que re­cién a las 11 de la no­che pu­de po­ner el par­che en la puer­ta que me rom­pie­ron, de­bi­mos es­pe­rar a que lle­gue la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca y ha­cía mu­cho frío”.

Co­men­tó que los des­co­no­ci­dos pro­vo­ca­ron gran des­or­den en la plan­ta al­ta de la ca­sa.

Por otra par­te, re­fi­rió que no tie­ne sos­pe­chas res­pec­to de los au­to­res.

“Acá pa­san siem­pre e in­clu­so al­gu­nos te gol­pean pa­ra pe­dir co­mi­da u otras co­sas, pen­san­do que al­gún día se van a acor­dar, pe­ro les da igual. No sé quié­nes son ni pa­ra dón­de es­ca­pa­ron, por­que en­ci­ma el ve­cino de al la­do tam­po­co es­ta­ba y los otros no vie­ron na­da”.

La si­tua­ción

So­bre la in­se­gu­ri­dad en el ba­rrio, el dam­ni­fi­ca­do agre­gó que “la semana pa­sa­da le ha­bían in­ten­ta­do abrir la ca­sa a un ve­cino de es­ta cua­dra".

In­di­có que "ha­ce tres años, cuan­do aún no te­nía co­lo­ca­das las re­jas, en­tra­ron por una ven­ta­na y co­mo es­ta­ba la ni­ñe­ra, sa­lie­ron co­rrien­do y de­ja­ron el te­le­vi­sor que es­ta­ban car­gan­do. Des­pués de eso no ha­bía­mos te­ni­do otros he­chos co­mo el que aho­ra nos pa­só”.

Fi­nal­men­te, Car­do­zo afir­mó que so­la­men­te le que­da tra­tar de asi­mi­lar lo ocu­rri­do y lle­var ade­lan­te los trámites co­rres­pon­dien­tes.

“Aho­ra res­ta ver bien qué nos que­da o si nos fal­ta al­go más. Co­mo ano­che me abo­qué a que mi ne­na es­tu­vie­ra bien, re­cién hoy (por ayer) voy a ir a la co­mi­sa­ría a rea­li­zar la de­nun­cia”. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Ac­cio­nar. Wal­ter Car­do­zo cree que los de­lin­cuen­tes “an­da­ban ca­mi­nan­do, car­ga­ron las co­sas y se fue­ron. Tu­vie­ron cua­tro ho­ras pa­ra ha­cer to­do tran­qui­los. Sin­ce­ra­men­te no me ima­gino a qué ho­ra fue, por­que a las seis de la tar­de ya es­tá os­cu­ro, aga­rrás el cam­po y no te ven más”.

El dam­ni­fi­ca­do ad­mi­tió que la ma­yor preo­cu­pa­ción por es­tas ho­ras ra­di­ca en que una de sus hi­jas pier­da el te­mor que le pro­vo­có lo su­ce­di­do

Me­di­das. Pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad de su vi­vien­da, el hom­bre sos­tu­vo lue­go que con­cu­rri­rá a la in­mo­bi­lia­ria que le al­qui­la la ca­sa pa­ra acor­dar po­ner una re­ja en la puer­ta: “otra co­sa no pue­do ha­cer".

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

El hom­bre co­men­tó que los de­lin­cuen­tes rom­pie­ron la puer­ta pa­ra ac­ce­der al si­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.