Cris­ti­na

La Nueva - - PORTADA -

Du­ran­te los do­ce años en los cua­les go­ber­na­ron el país, los Kirch­ner mon­ta­ron un en­gra­na­je pe­rio­dís­ti­co para de­fen­der su po­lí­ti­ca. Fa­vo­re­cie­ron, con pla­ta de los con­tri­bu­yen­tes, a los diarios que le eran afi­nes. El ca­so más es­can­da­lo­so fue el de Tiem­po Ar­gen­tino, un ma­tu­tino in­sig­ni­fi­can­te al que se le ex­ten­dió una pau­ta pu­bli­ci­ta­ria mul­ti­mi­llo­na­ria. Sus be­ne­fi­cia­rios no fue­ron los tra­ba­ja­do­res de ese me­dio, pre­ci­sa­men­te, sino sus due­ños: Ser­gio Spols­ki y Ma­tías Gar­fun­kel, que lo lle­va­ron a la quie­bra y se ale­ja­ron lo más cam­pan­tes.

El jue­ves, la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez lle­gó a lo que que­da de la re­dac­ción des­preo­cu­pa­da, co­mo si fue­se aje­na a la suer­te que co­rrió el ma­tu­tino hoy ce­rra­do. El per­so­nal que la re­ci­bió lo hi­zo con re­pro­ches. Qui­so de­fen­der­se y di­jo que ella no le ha­bía da­do la pla­ta a Spols­ki y a Gar­fun­kel. No min­tió. En reali­dad el des­pil­fa­rro kirch­ne­ris­ta –in­clui­do el de Tiem­po Ar­gen­tino- lo pa­ga­mos con nues­tros im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.